20/7/12

Persiste el acoso contra mujeres agredidas sexualmente en Atenco

· Autoridades les han negado el acceso al expediente y no avalan las recientes detenciones de agentes

Araceli Olivos, Alberto Herrera, Bárbara Italia Méndez, José Rosario Marroquín y Clemencia Correa ofrecieron una conferencia para informar de las recientes amenazas a mujeres del caso Atenco · Foto Roberto García Ortiz
Víctor Ballinas
La Jornada 20/07/2012

En conferencia de prensa, Bárbara Italia Méndez, una de las mujeres violadas en Atenco por policías en el operativo policiaco de 2006, denunció que Valentina Palma, la estudiante chilena que fue agredida sexualmente en ese hecho y deportada, recibió el pasado 2 de julio una amenaza a través de su correo electrónico, en la que con lenguaje procaz le recuerdan la tortura a la que fue sometida junto con otras 46 mujeres en Atenco.

Acompañada de Alberto Herrera, director de Amnistía Internacional y del director del Centro de Derecho Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Prodh), José Rosario Marroquín, Bárbara Italia Méndez dijo que el mensaje que recibió Palma es el siguiente: Tuviste mucha suerte, porque ese día pudiste ser violada por todo mi equipo, no nos dio tiempo, sólo había dos horas y media de camino (...).

Araceli Olivos, abogada del Centro Prodh, quien lleva el caso de las mujeres de Atenco –de 11 de las 47 mujeres que presentaron denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por la tortura sexual a que fueron sometidas por agentes del estado de México– dijo que en la comparecencia del Estado mexicano ante el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (Cedaw, por sus siglas en inglés), en Nueva York, Estados Unidos, el pasado 17 de este mes, los funcionarios que asistieron, informaron a dicho comité que ya se habían girado tres órdenes de aprehensión contra tres policías, por tortura sexual, referentes a este caso.

Olivos destacó que el Estado mexicano actúa por presión y la información que proporciona es para simular que se está avanzando en el caso, pero a quienes tendría que informar es a las mujeres afectadas.

Añadió que Valentina Palma no se encuentra dentro del grupo de las 11 mujeres que presentaron la denuncia ante la CIDH, pero la amenaza y el hostigamiento que se le hizo es para todas las que tuvieron el valor de exigir justicia.

La abogada señaló: No avalamos esas detenciones, no sabemos quienes son los detenidos. Nos han obstaculizado ver el expediente, y no se ha hecho efectiva la coadyuvancia.

Bárbara Italia Méndez destacó: Nos preocupa la amenaza que recibió Valentina Palma, en ella se hace un relato de lo ocurrido en mayo de 2006 en Atenco, le dicen que esa amenaza le puede suceder si regresa a México, donde incluso la pueden desaparecer.

Aseveró: nos preocupa nuestra seguridad, pero queremos dirigirnos al Estado mexicano para exigir justicia y hacerlo responsable de nuestra integridad, no vamos a cejar en nuestra demanda de justicia, vamos a continuar en ese camino.

-:-
Información relacionada:
“ (…) tuviste mucha suerte porque ese dia pudiste ser violada por todo mi equipo, no nos dio tiempo solo habia 2 horas y media de camino (…)” (sic).
El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh) y la Organización Mundial contra la Tortura (OMCT) aseguraron que –contrario a lo que dicen las autoridades mexicanas– en el caso de la tortura sexual de las mujeres de Atenco, no se ha consignado a ningún responsable.

Estas son las primeras órdenes de aprehensión que se aplican en contra de uniformados que participaron en los operativos del 3 y 4 de mayo de 2006
AI pide sanciones por caso Atenco 
Amnistía Internacional lanza un llamado al Estado mexicano para que se garantice la rendición de cuentas de los funcionarios responsables por el encarcelamiento de 12 personas en 2006
Edith y Patricia no se conocían antes del 3 y 4 de mayo del 2006, fecha en que fueron violentadas por la policía
Hoy no hubo misa en la iglesia del Divino Salvador; las puertas se cerraron con cadena y candado. El templo amaneció bajo sitio, rodeado por la devastación y cientos de policías que al alba recuperaron este pueblo.

No hay comentarios: