18/7/12

Trata con fines de explotación sexual

Conversación con Teresa Ulloa, directora regional de la Coalición Contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe 


Antonia Tapia / Furias
Kaos en la Red

En los últimos años hemos detectado muchos casos de mujeres provenientes de Argentina para ser explotadas en Men’s Club de Cancún”, así comienza la conversación con Teresa Ulloa, directora regional de la Coalición Contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe, mientras se acomoda detrás de su escritorio en su oficina ubicada al sur de la Ciudad de México.

Al hablar de Argentina, trata con fines de explotación sexual y su relación con el país del norte, resuenan en mi cabeza nombres como el de Vanesa Martínez, que apareció muerta en 2007, semanas después de avisarles a sus familiares que en el lugar que estaba trabajando le cobraban “multas”, o el de Andrea Mensa, cuyo paradero aún es desconocido.

Aprovecho y pregunto por Lorena Martins y su viaje a México, a principios de año, para declarar ante la justicia mexicana en contra de su padre, Raúl Martins, ex agente de la SIDE y dueño de varios Men’s Club en Cancún y Buenos Aires, acusado de ser el responsable de una red de trata que involucra a ambos países. Teresa, al respecto, afirma que quienes deben actuar es la justicia mexicana y argentina. Teniéndole más fe a la justicia de nuestro país que a la de México. Y no es para menos, esta pedagoga y abogada feminista, abolicionista, en sus 40 años de lucha ha tenido que enfrentarse en infinidad de ocasiones con un sistema judicial y una sociedad patriarcal en la que la mujer se invisibiliza, cosifica y se vende como una mercancía.

El 83% de las víctimas de trata son explotadas sexualmente. Viven en absoluto sometimiento; la comunidad homosexual o trans son doble y triplemente discriminados y explotados. Las bandas de tratas saben donde las autoridades son corruptas, donde hay alianzas, donde se permite pasar con mayor tranquilidad. 22.000 mujeres al año son trasladadas desde México al mercado sexual de Estados Unidos”, explica.

Acto seguido, Teresa recuerda que en Oaxaca y Chiapas se rescataron hace un par de meses a 15 niñas. Sin embargo, afirma que cada día la demanda va en aumento: “no queremos que el cliente vaya a la cárcel, pero sí necesitamos hacer visible la demanda”.

¿En México, cómo se instaura cultural y socialmente la trata con fines de explotación sexual?


A través de múltiples factores, prácticas y discursos. Históricamente se vende la idea que la mujer viene al mundo para satisfacer sexualmente a los hombres. Los medios de comunicación ayudan a propagar esa idea. La educación sexual, que se imparte en las escuelas se da desde un enfoque biologicista: sólo se ven las funciones de los aparatos reproductivos, no se los vincula con la información, con la responsabilidad, con los derechos al placer. Se promueve una cultura patriarcal, machista. Por eso es importante involucrar a los hombres en esta problemáticas. Sobre todo cuando forman su identidad sexual, allí hay que intervenir sensibilizando, reflexionando sobre cómo se construye y ejerce la masculinidad.

Desde 2006, año en que Felipe Calderón asumió controversialmente la presidencia y lanzara su “guerra contra el narcotráfico”, las cifras son alarmantes. Más de 60 mil personas fueron asesinadas y unas 10.000 están en carácter de desaparecidas, más de 100 periodistas asesinados o desaparecidos y se han denunciado ejecuciones extrajudiciales y aplicación de tortura. El presupuesto para el combate al narcotráfico se acrecentó en 4.859 millones de dólares, y más del 35% de la población vive en pobreza extrema.

¿Cómo ha favorecido el aumento de la violencia a que se propague esta problemática?


Por un lado, en México, el narcotráfico está utilizando a las mujeres de tres formas: como esclavas sexuales de jefes de plaza, como sicarias y halconas. Las sicarias son niñas que tienen por lo general entre 12 y 17 años, los cárteles las entrenan porque a los jovencitos el ejército ya los ubica, en cambio a las niñas no. También son halconas, se ubican en las esquinas con una radio y avisan a los narcotraficantes por donde no se encuentra el ejército. Son niñas pobres y las familias quedan paralizadas cuando ellas ingresan en ese ambiente. Algunas han sido rescatadas pero no se pueden salir del todo porque tienen miedo de que las maten a ellas y a toda su familia.

Por otro lado, donde llega el operativo conjunto a cargo del ejército aumentan las violaciones, desapariciones, trata y prostitución. Las mujeres son el botín de guerra. La pobreza se ha feminizado. Frente a esto nadie da respuesta. Si una nación no cuida a sus niños o juventud está cavando su tumba.

En julio son las elecciones presidenciales ¿los candidatos y candidatas han manifestado un compromiso con esta temática o con la equidad de género?

No, en absoluto. Creo que los cuatro candidatos y candidatas tendrían que firmar un compromiso respecto al tema, es un problema que hay que asumir como sociedad e implica políticas de Estado.

En México, es necesario un cambio radical del modelo económico. No es con políticas populistas que se llegan a los cambios, estos deben ser estructurales. La acción ciudadana no tendría que terminar con el voto: la acción ciudadana es dar seguimiento, es responsabilidad nuestra recuperar espacios.

http://revistafurias.com/internacionales/trata-con-fines-de-explotacion-sexual-2

-:-
Nota relacionada:

-:-

No hay comentarios: