2/8/12

Juegos olímpicos: la gran alegoría del capitalismo


Entendamos los juegos olímpicos como un lugar donde podemos evaluar el desarrollo humano de un país, ya que el deporte es atendido por un Estado como una necesidad secundaria de la sociedad y del gobierno mismo. En el caso de nuestro país, la práctica deportiva no es una prioridad en las políticas públicas, por el contrario, parece ser uno de los aspectos más desatendidos por el gobierno; dígase del partido que sea.

La mejor participación de México en juegos olímpicos ha sido México 1968, en el que se obtuvieron 9 medallas: 3 de oro, 3 de plata y 3 de bronce. Si bien esto se debió a que los deportistas tenían la ventaja de ser locales, también debemos apuntar a las condiciones que el Estado del bienestar implementados en aquellos años , donde la clase media mexicana tenía salarios más o menos elevados y no existían las condiciones de pobreza tan agudizadas como las que nos aquejan hoy día.

Después del 68, México cayó del lugar 15 obtenido en aquella olimpiada al 33 en Munich 1972, una recuperación en Montreal 1976 al lugar 26 (aunque con menos medallas), 29 en Moscú 1980, nuevamente sube al 17 en Los Ángeles 1984, lugar 44 en Seúl 1988, 49 en Barcelona 19912, lugar 71 en Atlanta 1996, 39 en Sídney 2000, lugar 59 en Atenas 2004 y 36 en Pekín 2008. Podríamos hacer una relación entre el estado de la economía nacional y los resultados olímpicos y encontraríamos que éstos obedecen a los vaivenes económicos.

La relación parece evidente al tomar ejemplos como Brasil, que en 1968 obtuvo el lugar 35 y en Pekín 2008 se ubicó en el 26, muy por encima de México. Tomemos el ejemplo también de China, que en 1968 ni siquiera participó en la olimpiada y en 2008 arrasó el primer lugar con 51 medallas de oro, 21 de plata y 28 de bronce. Haciendo el mismo ejercicio también podríamos establecer una relación entre el mejoramiento de su economía y sus resultados deportivos.

Por otro lado, también podríamos decir que las medallas mexicanas suelen ser logros individuales, incluso la televisión nos presenta las “historias de éxito” de deportista que contra viento y marea superan su condición de pobreza para convertirse en grandes atletas. Por otro lado, y la explicación más convincente para mí, es que estos deportistas suelen tener su vida solucionada; no tienen que trabajar ni exponerse a las pésimas condiciones laborales y económicas en general, por lo que pueden dedicarse por entero a su formación. Esta situación es la que sucede en países como EU, China o Brasil, en las que el Estado asume la responsabilidad de proporcionar las condiciones necesarias a los atletas que los representan. Obviamente esto es difícil de lograr en un país con tanta pobreza y marginación; donde además la prioridad del gobierno es el gasto en seguridad (además infructuosa).

Los juegos olímpicos son una gran alegoría de la geopolítica mundial; los países centrales ocupan los primeros puestos mientras los periféricos (como el nuestro) están condenados a no sobresalir más que por esporádicos logros individuales. En ese sentido, los juegos no son una competencia fraterna y desinteresada, sino la guerra ritualizada, donde, como en la política, los poderosos se imponen sobre los demás, los dominan y humillan y donde, además, se nos vende la historia de que “sí se puede”, siempre y cuando nos “esforcemos” y “trabajemos duro”. En síntesis: el gran cuento del capitalismo bajo el disfraz de una sana competencia deportiva.

Fuente: Impunemex 

-:-

Petras: detrás de las Olimpiadas está la corrupción de Occidente y el genocidio de los pueblos


30/julio/2012// James Petras de EEUU, para la CX36 Radio de Montevideo, Uruguay: Quienes compiten en las Olimpiadas en Londres no son propiamente deportistas, sino mercachifles esclavos de la codicia en movimiento; se trata de un vulgar marketing, de Inglaterra, EEUU y países occidentales, detrás de lo cual presentan sus groseros performances para tratar de tapar su corrupción y el genocidio contra los pueblos indefensos y explotados como Siria, Afganistán, Irak, Palestina, etc.

-:-

No hay comentarios: