3/2/12

Organizaciones de derechos humanos expresan su solidaridad con el pueblo Wixárika

Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos “Todos los Derechos para Todos y Todas”

Sábado, 04 de Febrero de 2012


Se reúnen todas las comunidades en el sitio que ha sido un emblema de larga lucha de los pueblos indígenas de la zona en contra de la explotación minera

- Comienza la peregrinación anual del pueblo Wixárika hacia el centro ceremonial de Wirikuta

- Se reúnen todas las comunidades en el sitio que ha sido un emblema de larga lucha de los pueblos indígenas de la zona en contra de la explotación minera

Boletín 1/2012
3 de febrero de 2012

El próximo 6 y 7 de febrero se llevará a cabo la ceremonia anual que el pueblo Wixárika realiza año con año en su centro ceremonial sagrado Wirikuta. En esta ocasión excepcional la ceremonia espiritual reunirá a todas las comunidades que escucharán las palabras de los guardianes que ahí habitan, los kaka+yarixi (Deidades) y el mensaje que darán sus mayores los Mara´akame (Consejo de Ancianos).

Las organizaciones de la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos “Todos los Derechos para Todas y Todos” estamos atentas al mensaje que darán a conocer sus mayores y que será el sentir y voz del pueblo Wixárika con respecto a lo que acontece en Wirikuta con los planes de explotación minera.

Sabemos que para el pueblo Wixárika es de vital importancia mantener vivo este lugar sagrado que ahora se encuentra bajo amenaza y que en su defensa se han emprendido diversas acciones llamando a la solidaridad de la sociedad civil, de los mexicanos y de todos los pueblos del mundo, ya que lograr el respeto hacia Wirikuta no sólo es trascendente para la subsistencia de las comunidades wixaritari sino para todos los pueblos que se encuentran luchando por salvaguardar su territorio frente al despojo operado por las empresas y permitido por el Estado mexicano en detrimento de los pueblos indígenas y mestizos de México.

Wirikuta ha sido considerado por la Organización de las Naciones Unidad para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) como Patrimonio Mundial Natural y Cultural de la Humanidad, donde se encuentra uno de los centros ceremoniales de la comunidad indígena de los huicholes (wixárika). Los Wixárika han tenido que enfrentar una intensa lucha desde febrero de 2008 por el reconocimiento de sus derechos indígenas, a su territorio sagrado, a la consulta, a su identidad cultural y a un medio ambiente sano, entre otros, por la ejecución de dos proyectos mineros, uno de extracción de oro realizado por las empresas mineras Golondrina S.A. de C.V., filial de la empresa canadiense West Timmins Mining, y otro de extracción de plata, realizado por las empresas mineras Firs Majestic Silver, la canadiense Revolution Resourses Corp y su filial mexicana Real Bonanza, S.A. de C.V, entre otros. Wirikuta es considerada uno de los sitios sagrados en el mundo, cuya explotación minera ha puesto en riesgo uno de los centros de peregrinación y oración indígena más importantes del planeta, así como la estabilidad ambiental de la región.

En México, se han otorgado concesiones a empresas mineras extranjeras y mexicanas hasta por 50 años sin la participación del pueblo indígena, en total violación de la legislación nacional e internacional aplicable al caso relativo al derecho a la consulta y a la protección de sus tierras ancestrales, a pesar de ser un área protegida por la UNESCO, encontrarse en una Reserva Natural Protegida y ser un sitio sagrado.

Como organizaciones de derechos humanos admiramos y acompañamos la lucha del pueblo Wixárika, que consideramos como legítima y que exige hacer valer los acuerdos internacionales en cuanto a los derechos de los pueblos indígenas y los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales. Exigimos a las autoridades el cumplimiento de los deseos de las comunidades Wixárika y el respeto a los derechos humanos de los pueblos indígenas de México.

Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos “Todos los Derechos para Todos y Todas”, conformada por 75 organizaciones en 22 estados de la República: Agenda LGBT (Distrito Federal, Asistencia Legal por los Derechos Humanos, A.C. (Distrito Federal); Asociación Jalisciense de Apoyo a los Grupos Indígenas, A.C. (Guadalajara, Jal.); Asociación para la Defensa de los Derechos Ciudadanos "Miguel Hidalgo", A.C. (Jacala, Hgo.); Casa del Migrante Saltillo (Coahuila), Católicas por el Derecho a Decidir, A.C. (Distrito Federal); Centro “Fray Julián Garcés” Derechos Humanos y Desarrollo Local, A. C. (Tlaxcala, Tlax.); Centro de Apoyo al Trabajador, A.C. (Puebla, Pue.); Centro de Derechos Humanos "Fray Bartolomé de Las Casas", A. C. (San Cristóbal de Las Casas, Chis) ; Centro de Derechos Humanos "Fray Francisco de Vitoria O.P.", A. C. (Distrito Federal); Centro de Derechos Humanos "Miguel Agustín Pro Juárez", A. C. (Distrito Federal); Centro de Derechos Humanos “Don Sergio” (Jiutepec, Mor.); Centro de Derechos Humanos “Fray Matías de Córdova”. A.C. (Tapachula, Chis); Centro de Derechos Humanos de la Montaña, Tlachinollan, A. C. (Tlapa, Gro.); Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (Chihuahua), Centro de Derechos Humanos, “Juan Gerardi” , A. C. (Torreón, Coah.); Centro de Derechos Humanos Ñu’u Ji Kandií, A. C. (Tlaxiaco, Oax.); Centro de Derechos Humanos Paso del Norte (Cd. Juárez), Centro de Derechos Humanos Solidaridad Popular, A.C. (Monterrey, N.L.); Centro de Derechos Humanos Tepeyac del Istmo de Tehuantepec, A. C. (Tehuantepec, Oax); Centro de Derechos Humanos Victoria Diez, A.C. (León, Gto.); Centro de Derechos Indígenas “Flor y Canto”, A. C. (Oaxaca, Oax.); Centro de Derechos Humanos Toaltepeyolo (Tlilapan, Veracruz); Centro de Derechos Indígenas A. C. (Bachajón, Chis.); Centro de los Derechos del Migrante (DF); Centro de Estudios Fronterizos y Promoción de los Derechos Humanos, A. C. (Reynosa, Tamps.); Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo, A. C. (CEPAD) (Guadalajara, Jal.); Centro de Reflexión y Acción Laboral (CEREAL-DF) (Distrito Federal); Centro de Reflexión y Acción Laboral (CEREAL-Guadalajara) (Guadalajara, Jal.); Centro Diocesano para los Derechos Humanos “Fray Juan de Larios”,A.C. (Saltillo, Coah.); Centro Juvenil Generando Dignidad (Comalcalco, Tabasco); Centro Hermanas Mirabal de Derechos Humanos (León, Gto.), Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Distrito Federal), Centro Mujeres (La Paz, BC.), Centro Regional de Defensa de DDHH José María Morelos y Pavón, A. C. (Chilapa, Gro.); Centro Regional de Derechos Humanos “Bartolomé Carrasco”, A. C. (Oaxaca, Oax.); Ciencia Social Alternativa, A.C. - KOOKAY (Mérida, Yuc.); Ciudadanía Lagunera por los Derechos Humanos, A. C. (CILADHAC) (Torreón, Coah.); Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos, A. C. (Monterrey, NL); Colectivo Educación para la Paz y los Derechos Humanos, A.C. (San Cristóbal de Las Casas, Chis.); Colectivo contra la Tortura y la Impunidad (Distrito Federal); Comité Cerezo (Distrito Federal); Comisión de Derechos Humanos "La Voz de los sin voz" (Coyuca de Benítez, Gro.); Comisión de Derechos Humanos y Laborales del Valle de Tehuacan, A.C. (Tehuacan, Pue.); Comisión de Solidaridad y Defensa de los Derechos Humanos, A. C. (Chihuahua, Chih.); Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos, A. C. (CIDHMOR) (Cuernavaca, Mor.); Comisión Intercongregacional "Justicia, Paz y Vida" (Distrito Federal); Comisión Parroquial de Derechos Humanos “Martín de Tours”, A.C. (Texmelucan, Pue.); Comisión Regional de Derechos Humanos "Mahatma Gandhi", A. C. (Tuxtepec, Oax.); Comité de Defensa de las Libertades Indígenas (Palenque, Chis.); Comité de Derechos Humanos Ajusco (Distrito Federal); Comité de Derechos Humanos "Fr. Pedro Lorenzo de la Nada", A. C. (Ocosingo, Chis.); Comité de Derechos Humanos "Sembrador de la Esperanza". A. C. (Acapulco, Gro.); Comité de Derechos Humanos “Sierra Norte de Veracruz”, AC. (Huayacocotla, Ver.); Comité de Derechos Humanos de Colima, No gubernamental, A. C. (Colima, Col.); Comité de Derechos Humanos de Comalcalco, A. C. (Comalcalco, Tab); Comité de Derechos Humanos de Tabasco, A. C. (Villahermosa, Tab); Comité de Derechos Humanos y Orientación Miguel Hidalgo, A. C. (Dolores Hidalgo, Gto.); Comité Sergio Méndez Arceo Pro Derechos Humanos de Tulancingo, Hgo AC (Tulancingo, Hgo.); Frente Cívico Sinaloense. Secretaría de Derechos Humanos. (Culiacán, Sin.); Indignación, A. C. Promoción y Defensa de los Derechos Humanos (Chablekal, comisaría del municipio de Mérida, Yuc.); Iniciativas para la Identidad y la Inclusión A.C. (Distrito Federal); Instituto Guerrerense de Derechos Humanos, A. C. (Chilpancingo, Gro.); Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia (Distrito Federal); Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario, A. C. (IMDEC), (Guadalajara, Jal.); Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, - Programa Institucional de Derechos Humanos y Paz. (Guadalajara, Jal.); Oficina de Defensoría de los Derechos de la Infancia A.C. (Distrito Federal), Programa de Derechos Humanos. Universidad Iberoamericana-Puebla (Puebla, Pue); Programa Universitario de Derechos Humanos. UIA –León (León, Gto.); Proyecto de Derechos Económicos, Sociales Y Culturales (Distrito Federal); Promoción de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Estado de México); Respuesta Alternativa, A. C. Servicio de Derechos Humanos y Desarrollo Comunitario (San Luis Potosí, S.L.P.); Servicio, Paz y Justicia de Tabasco, A.C. (Villahermosa, Tab.); Servicio, Paz y Justicia, México (SERPAJ-México) (Comalcalco, Tab.); Servicios de Inclusión Integral, A.C. (Pachuca, Hidalgo); Taller Universitario de Derechos Humanos, A. C. (Distrito Federal).


Red Nacional Todos los Derechos para Todas y Todos (Red TDT)
Patricio Sanz 449 Colonia del Valle. C.P. 03100 México, D. F. Tel. 5523-9992
Correo electrónico: contacto@redtdt.org.mx
Facebook: Red Todos los Derechos
Twitter: @redtdt

Tonatiuh Moreno, su testimonio después de interpelar a Calderón

Fuente: Proceso

MÉXICO, D.F. (apro).- Estoy sorprendido. Cuando me decidí a interpelar a Felipe Calderón en el anuncio de Ciudad Creativa Digital el pasado lunes, no sabía lo que iba a desencadenar. Sabía, sí, que me arriesgaba a ser detenido por el Estado Mayor. Tambíen sabía que mi acto no le iba a agradar a la mayoría de mis “colegas” empresarios del mundo de los medios digitales y que iba a perder ciertas posibilidades de negocios.

Me llamo Tonatiuh Moreno. Soy estudiante de la Maestría en Comunicación de la Ciencia y la Cultura del Iteso. Desde hace seis años dirijo un pequeño estudio de animación llamado Haini. Hago caricatura profesionalemente desde 1988 y doy clases de animación en el CAAV. Dirigí un cortometraje apoyado por IMCINE (con dinero de los ciudadanos mexicanos) que se ha seleccionado en festivales internacionales. Mi estudio está desarrollando un largometraje en busca de financiamiento. No soy un agitador “movido” por ningún partido político, ni un “hippie mugroso”, como me dijeron queriendo insultarme y sin lograr ofenderme. No fui a esa asamblea con un plan o una estrategia. Fui con una pregunta: ¿Cúando se acaba la guerra? Y realmente quería que Calderón me la contestara, aunque tenía pocas esperanzas de que realmente lo hiciera. Y así sucedió: no contestó mi pregunta. Se limitó a repetir su discurso de “nosotros los buenos contra ellos los malos”. Como si disentir de su proceder automáticamente me colocara en el bando de los malos. Como si sólo hubiera dos lados en esta cuestión.

Es muy difícil tener un verdadero diálogo cuando uno de los lados tiene todos los micrófonos, cámaras y guaruras de su lado y está a más de veinte metros de distancia de su interlocutor. Por eso Calderón me acusó de “vociferar”. Claro que grité. ¿De qué otra manera me podría hacer oír? Calderón también usó la falacia del hombre de paja, poniendo palabras en mi boca. Nunca expresé que el gobierno debería quedarse de brazos cruzados ante la delincuencia. Sólo formulé una pregunta.

Creo que iniciar un conflicto tan sangriento como el que se ha desatado implica grandes responsabilidades. Una de ellas es la de informar a los involucrados cuáles indicios debemos ver como señal del final del conflicto. Si se tratara de la lucha contra un ejército invasor, sabríamos que la guerra se acabará cuando el enemigo se retire de nuestro territorio.

En el caso de la lucha contra el crimen organizado ¿de veras se espera que los narcos salgan con las manos en alto y digan “nos rendimos”, si los suministros de dinero y armas siguen fluyendo libremente desde los Estados Unidos? El número de arrestos y muertes no me parece un indicador convincente. Que se saquen cientos de cucarachas de una casa no significa que la casa se esté limpiando, si el criadero sigue adentro.

Y ese me parece el asunto central: la estructura social, económica, cultural y política de nuestro país no sólo permite, sino que estimula el crecimiento de la corrupción y la delincuencia. Se trata de un sistema intrínsecamente injusto, un reglamento de juego que favorece a los que más tienen, premia a los que más transan, ve como héroes a quienes más abusan y como idiotas a quienes tratan de ser honestos.

El proyecto de Ciudad Creativa Digital está inscrito dentro de este mismo sistema. Si nos hemos de guiar por otros proyectos donde están involucrados los mismos actores, como el de Batallón 52, se tratará de un intento, no de apoyar la creatividad y el desarrollo de quienes emprenden proyectos interesantes, sino de concentrar el poder y acaparar el capital. Una iniciativa donde el control lo tendrán unos pocos, donde se obtienen recursos sin contar ni con guiones ni con propuestas originales (eso es secundario, lo importante es contar con maquinotas).

La estructura económica y política de este país se materializa en ecosistemas propicios para que prosperen proyectos como el de Dreamsky (“Escuadrón 2011″), dirigido por Mario Alberto Ochoa, que logró obtener recursos de organismos de gobierno para producir animación (una serie y una película) para los Juegos Panamericanos, y dejó el proyecto inconcluso y a más de cien trabajadores sin pago y desempleados, incluyendo a gente de mi propio estudio, Haini, y EsComic, de León Guanajuato.

Calderón me dijo que debía agradecer que en “su gobierno” gozo de libertad de expresión. Debo señalar dos cosas: la libertad de expresión es un derecho humano y una garantía individual protegida constitucionalmente, no una concesión del gobierno. Y si en la actualidad gozamos de mayor libertad de expresión, no es por una decisión individual del presidente, sino un logro de la lucha continua de miles de mexicanos, como los periodistas valientes, que la han ejercido y defendido, a veces con su propia sangre. El presidente se adjudica logros que no le corresponden. Es demasiado pedir cualidades como la humildad de un gobernante en estos días. ¿Saben cómo Calderón me podía haber desarmado? Siendo humilde y admitiendo que empezó una guerra que no sabía como terminar. Pidiendo ayuda y consejo a intelectuales, politólogos e instituciones para que su arrogancia no cause más dolor.

No me sorprendió recibir insultos, muchos de muy baja categoría: se burlan del color de mi piel, de que no uso traje y hasta de lo autóctono de mi nombre. A los que lo han hecho así, debo decirles que de las tres cosas me siento orgulloso, y que las representaciones que manejan, relacionando esas características con pobreza e incultura, tienen un origen que debe ser atacado. ¿De verdad me están diciendo que están contentos con un México clasista y racista?

¿Qué es lo que me sorprendió tanto, después de haber interrumpido el discurso de Calderón? Lo enorme de las muestras de apoyo, que agradezco a todos. Sabía que al hablar, no hablaba sólo por mí mismo, pero no sabía que representara a tantos. Ahora he recibido la confirmación de que mi voz en esa asamblea no era mi voz sola, sino la voz de miles, quizá millones de mexicanos que ya estamos hartos de que las cosas sigan igual.

Muchos mexicanos estamos hartos del lenguaje de las balas y la sangre, y preferimos el de las palabras, aunque a veces tengan que gritarse. ¿Qué logré? Quizá materializar la voz de muchos que queremos que las cosas cambien. No sabía si el incidente terminaría con el silencio y mi detención o habría otras repercusiones. Creo que por lo menos logré que se reavive el debate, volver a darme cuenta de que somos muchos los que no estamos conformes y que podemos alzar la voz. El mundo ha cambiado y podemos cambiarlo. Iniciativas como la del Túmin o espacios como Nuestra Aparente Rendición dan esperanza y cada vez hay más indicios. Cada vez somos más los que creemos que otro mundo es posible.

Incidente en presentación de Ciudad Creativa Digital GDL

--o-Ø-o--

La guerra en México - Debate sobre la guerra contra las drogas en México

Debate sobre la guerra contra las drogas en México
La guerra en México (I) 22-01-2012

Cuauhtémoc Contreras (22-01-2012)
Rebelión

Luego de que lograra establecer un gobierno de facto tras su fraude electoral, Calderón decidió iniciar una acción militar de gran escala, desde un principio le llamo guerra, aunque de un modo coloquial, esto no es un accidente, él y su lobby sabían que existe un protocolo legal para declarar una guerra que pasa por el congreso. Su pequeña jugada semántica lograba atender tres problemas con una sola acción: Otorgarle legitimidad por la vía de “atender “el grave problema de seguridad publica inflamado por la violencia de pandillas narcotraficantes; Introducir en la opinión publica una nueva emergencia que le alejara del tema del fraude electoral y finalmente otorgar legitimidad a una de las instituciones públicas más sucias del país: el ejército federal mexicano.

Al mismo tiempo la multitud de grupos que pueden denominarse como izquierda estaban en sus propios problemas, mientras unos se habían alineado con AMLO, algunos habían mantenido su independencia y sus iniciativas. La falta de claridad programática en ambos casos les impidió a todos realizar un análisis oportuno de la nueva situación. No fue sino hasta un año después cuando se anuncio el primer corte de caja que entonces ya contaba diez mil muertos que se comenzó a entender que la situación era extraordinariamente grave.

En este contexto todos los grupos de izquierda iniciaron esfuerzos por ser tomados en cuenta en el escenario donde la política se desvanecía y era sustituida por las balas, el resultado fue una serie de teorías que no interpretan la realidad y que han servido de base para diversas movilizaciones y declaraciones poco trascedentes, no fue sino hasta que Javier Sicilia motivado por la muerte de su hijo, diera un respiro a la interpretación de la situación que algo se movió, pero este ímpetu inicial parece ahogado por la presencia en el movimiento por la paz de personas de corte burocrático y por las propias limitaciones intelectuales de Sicilia.

Sin embargo la izquierda tanto vinculada o no a los partidos ha demostrado una notoria incapacidad por explicar la violencia y ha manifestado una seria de teorías equivocadas que no solo no ayudan a resolver nada sino que además nos introducen a un escenario donde se carece de capacidad de intervención sobre la situación actual. Algunas de estas teorías son las siguientes:

-Esta es una supuesta guerra contra el narcotráfico.

Aquí cabe aclarar lo siguiente, la guerra actual no es un supuesto, se trata de acciones militares amplias por parte del ejército y las policías contra un enemigo difuso, así mismo también se trata de acciones armadas que frecuentemente tiene carácter militar por parte de grupos criminales que han creado ejércitos privados y que además cuentan con una multitud de grupos irregulares que incluyen personas en labores de espionaje, grupos armados de reacción, vehículos blindados artesanales, policías corruptos y además en algunos estados una estructura de gobierno local basado en cacicazgos criminales vinculados en algunos casos a grupos fundamentalistas católicos.

El error de la teoría del “supuesto” es que no aclara que la guerra no es supuesta sino una realidad, pero además que si bien el acabar con el narcotráfico no es una de las intenciones de la guerra, el narcotráfico si participa en la misma, de hecho es indispensable para que funcione. Esto nos llevara más adelante a caracterizar a los actores de la guerra y sus intenciones, ya mencione las tres intenciones principales del gobierno al declarar la guerra pero aun falta mencionar sus objetivos.

-La guerra es en realidad una acción de limpieza social contra la izquierda y la juventud.

Podemos claramente clasificar las operaciones de “limpieza social” porque el mundo ha tenido muchas de estas tragedias, desde el genocidio armenio, pasando por el holocausto judío y las masacres étnicas pagadas por la CIA en los Balcanes y Chechenia o la operación Cóndor en el cono sur. Esto implica que una operación de “limpieza social” tiene por lo menos dos características clave:

1.-Está dirigida contra un grupo específico y caracterizable.

2.- Su intención es eliminar o segregar a este grupo de la sociedad.

No hay evidencia de que tal cosa sucediera en México hasta fines de 2011 cuando se asesino individualmente a miembros del movimiento de Javier Sicilia. Pero la teoría es previa a estos acontecimientos, se trata de un caso donde las organizaciones de izquierda que no han trabajado en entender la realidad concreta han inventado una realidad donde ellos son el centro de la escena y el objetivo principal de la guerra, esto es falso por varias razones. Uno de los objetivos de la guerra es crear una situación donde la política independiente del régimen no puede suceder, pensemos en el caso de Tamaulipas donde el activismo sería imposible en comparación a lo que vemos en el DF por ejemplo, es decir un escenario de violencia criminal es adecuado para cancelar las opciones de organización, pero ello no implica matar activistas, de hecho existen muy pocos casos que se puedan vincular entre muertes de activistas políticos y acciones realizadas en el marco de la guerra, diversas organizaciones han tratado de vincularlos sin investigaciones concluyentes en un afán de potencializarlos como discurso político. Además la guerra ha demostrado ser mucho más ciega, los muertos solo tienen por conexión estar en territorio mexicano, no se puede identificar un grupo por edad, por género, por afinidad política, por etnia o por clase social. Tampoco podemos equiparar de facto la violencia histórica de caciques y gobiernos contra grupos específicos con la violencia generada de las acciones militares, se trata de hechos independientes y que se vinculan solo cuando se reúnen geográficamente todos los actores de ambos conflictos. Tampoco estamos ante una acción de que pretenda acabar con la juventud del país, si se pretendiera tal cosa veríamos estadísticas de edad en los muertos por la violencia vinculada a la guerra que así lo determinaran, sin embargo nadie ha presentado datos al respecto que verifiquen esta idea.

-La estrategia de guerra ha fracasado.

A excepción de los senadores, nadie fuera del lobby inmediato de Calderón sabe cuál es la estrategia de esta guerra, ellos recibieron un documento secreto en donde se dice cual es el discurso oficial para justificar esta guerra. Pero aun ese documento no tendría porque explicar la intención política de la guerra. Además cada uno de los actores de la guerra tiene sus propios objetivos y en una situación de guerra revelar los objetivos puede ser contraproducente.

Como ya mencione la intención de Calderón era legitimar su gobierno, encontrar espacio político de supervivencia y maniobra, además de crear una emergencia que cancelara y eventualmente diluyera la oposición política a su régimen. Para que esto sea posible es necesario que la guerra sea constante y tenga picos de violencia convenientes. Es decir, desde el gobierno de Calderón el objetivo de la guerra es que haya guerra, la victoria no está en que se termine con los enemigos declarados sino en que el conflicto continúe y mantenga las condiciones necesarias para la supervivencia del régimen. Esta intención es más clara cuando vemos que las acciones militares no son puntuales y rara vez están apoyadas por labores de inteligencia previa, son en su mayoría reacciones a movimientos importantes del bando contrario.

-El narcotráfico representa una opción laboral para los jóvenes desempleados y una salida a la pobreza.

Esta afirmación es frecuente y no solo carece de veracidad sino que es peligrosa en todas sus implicaciones, no se puede pretender (menos aun desde la izquierda) que la solución al desempleo pase por trabajar en actividades ilegales que no generan bienestar a la sociedad, que implican el riesgo de morir, que no pueden ofrecer ninguna condición de seguridad social y que están administradas por caciques armados que cuentan con ejércitos privados.

Necesitamos entender que el narcotráfico finalmente es solo un negocio, no tiene ningún carácter místico ni heroico, no existen los “buenos criminales”, para ser un capo del narcotráfico en México hoy día no se tiene que haber escalado por redes de corrupción, de asesinatos de tortura y de banalización de la vida humana (este último rasgo hermana el pensamiento de todos los actores de la guerra). La intención de cualquiera de los capos es maximizar las ganancias de su negocio, no les interesa el bienestar de nadie más que de sí mismos y están dispuestos a forzar a quien sea para trabajar con ellos, conocemos desde hace décadas de las experiencias de los capos de la droga en la producción a través de trabajo esclavo y semi esclavo, sabemos que son capaces de matar a cualquiera que no quiera participar de su negocio o a quien pretenda abandonarlo.

No existen datos que vinculen la presencia de bandas de narcotraficantes con la reducción de la pobreza, y esto no es ninguna sorpresa, si bien el precio de las cosechas de narcóticos es mayor al de muchos productos agrícolas lícitos el pago a los campesinos no significativamente mayor que lo que obtendrían con cultivos tecnificados, además para el narcotraficante la maximización de ganancias pasa necesariamente por el pago mínimo posible a los productores, cuando vinculamos esto con el control político regional vemos que la autoridad local (el cacicazgo dirigido por narcotraficantes) establece el precio de las cosechas, ejerce funciones de vigilancia sobre la población y niega la posibilidad de la organización de los productores para negociar un pago adecuado por sus cosechas. Pero también está el hecho de que el uso del terreno disponible se dedique a narcóticos significa una reducción de la producción de alimentos, cuando sumamos esto a la crisis alimentaria que ya vivimos el resultado es una profundización de pobreza. Además de que el capital obtenido por los narcotraficantes (al igual que el capital obtenido por los empresarios lícitos) no es destinado a la creación de riqueza a través de la industrialización. Las labores ligadas al narco significan trabajo simple poco tecnificado y por ende barato, la intención de los narcos nunca ha sido reducir la pobreza sino obtener riqueza para si mismos.

--o-Ø-o--

Debate sobre la guerra contra las drogas en México
La guerra en México (II) 23-01-2012

Rebelión

Previamente he analizado cuatro de los grandes mitos surgidos desde organizaciones de izquierda respecto a la guerra que se desarrolla en el país, antes de continuar con algunos mitos faltantes, quiero establecer una propuesta de definición para esta guerra. No se trata, como es evidente, de una guerra del gobierno para acabar con el narcotráfico o con la violencia deriva del mismo. Por ende no pude ser definido como una guerra contra las drogas o contra el narcotráfico, se trata si, de una guerra del gobierno con los narcotraficantes, pero no está encaminada a derrotarlos ni se hace para reducir el tráfico de drogas, es una guerra orientada a generar las condiciones ideales de existencia de un gobierno de facto en una sociedad que puede negarse a la existencia del mismo. Debemos entenderlo como una forma de golpe de estado donde se construye una dictadura a velocidad moderada, no es una dictadura orientada a un liderazgo personal, porque tienen las condiciones para organizar elecciones donde (ganen o no) establezcan sucesiones sin cambiar de orientación. Al mismo tiempo el estado de emergencia inducido por la guerra permite que el discurso de la necesidad de la violencia desde el gobierno sea asimilado por los sectores más atrasados de la población, serán estos sectores quienes se volverán el núcleo duro del apoyo al régimen y a políticas aun más violentas. El apoyo social a políticas más violentas, mas represivas, a un control mayor de la vida pública y privada junto con la necesaria reducción de libertades civiles es de hecho una realidad creciente, y es aprovechada por los partidos del régimen para profundizar el nivel de control que poseen. Si bien esta situación guarda semejanzas con la consolidación histórica de regímenes fascistas, no es descriptible como fascismo, mi propuesta es definir la situación actual como una dictadura de derecha apoyada en una guerra inducida. Más adelante analizare también como es que fue posible inducir esta guerra y qué papel e intención en la misma tiene el gobierno de los Estados Unidos.

Continúo con la revisión de los mitos surgidos desde las organizaciones de izquierda respecto a la guerra:

-La legalización de las drogas reduciría la violencia.

Esta es una afirmación frecuente desde los grupos más o menos organizados de consumidores de mariguana y es particularmente complicada, con frecuencia se le utiliza por parte de partidos o miembros de los partidos que pretenden usar este argumento como símbolo de “progresismo” o como posible solución a la violencia, pero hay argumentos para negar esta afirmación.

De principio no es posible legalizar todas las drogas, si bien algunas drogas agrícolas tienen efectos limitados en el organismo (que pueden potenciarse mediante el cultivo selectivo, como de hecho ya sucede en los Países Bajos donde la mariguana ya paso de un contenido de THC de 5% a 15%, lo que legalmente implica que no se le puede considerar como droga blanda por la propia legislación holandesa) otras son particularmente dañinas y han sido históricamente utilizadas como factor de destrucción social por parte de las naciones imperialistas. Desde las guerras del opio en China hasta la invasión de Afganistán el negocio de la droga se conecta de manera directa con una política exterior que pretende reducir las capacidades de un pueblo para que se convierta en una sociedad meramente consumidora de todos los satisfactores que requiere y no desarrolle una capacidad productiva propia, esta fue la razón de las guerras del opio en China y es a nivel internacional parte de la razón de la participación de gobiernos en el negocio de drogas ilegales.

Los consumidores de mariguana por ejemplo, son en su mayoría incapaces de cultivar sus propias plantas, esto no debe sorprendernos, los efectos de mariguana (y en general de las drogas recreativas) reducen la capacidad productiva de quienes la consumen. Aun cuando el cultivo de mariguana es relativamente sencillo no es frecuente que los consumidores puedan siquiera realizar esta labor. En el caso de las drogas duras su efecto en la vida productiva de las personas es aun de mayor consideración. No podemos esperar que una sociedad sea capaz de producir los bienes y servicios necesarios para su bienestar si sectores importantes de la misma no son capaces de producir o están dedicados a labores que no generan riqueza ni bienestar social y además utilizan recursos escasos como la tierra cultivable a producir drogas y no alimentos u otros satisfactores.

La argumentación actual a favor de la legalización ha tenido además un amplio eco en la derecha política, la revista nexos dedico una edición completa al tema, el siniestro ex rector de la UNAM Jorge Carpizo presento un extenso documento (absurdamente a nombre de la UNAM) donde incluye la posibilidad de legalizar las drogas y después del incendio del casino Royal en Monterrey el propio Calderón expreso una exigencia al gobierno de los Estados Unidos para que legalizara rutas de abastecimiento de drogas.

También es frecuente que se citen los casos de Holanda, California o Canadá como paradigmas de sociedades seguras donde se puede consumir legalmente mariguana en particular. Sin embargo parte de estos paradigmas son falsos.

En el caso de Holanda el consumo está permitido pero no así su producción, su venta esta tolerada pero no aceptada y la demanda interna es abastecida por fuentes internas y externas, en el caso del abastecimiento externo, dado que está prohibida la importación, el producto mismo es introducido ilegalmente al país, lo que necesariamente requiere de la participación de delincuentes. Además el gobierno no reconoce que el consumo de drogas sea inocuo para la salud, mas aun los consumidores de drogas, particularmente de drogas duras son considerados como enfermos y reciben tratamiento encaminado al abandono de la adicción. Es decir el gobierno Holandés tolera un nivel de consumo que pueda manejar a través de su sistema de salud, pero es incapaz de detener el uso y el tráfico de sustancias ilegales, tampoco ha podido frenar el cultivo selectivo que se realiza localmente y que ha logrado potenciar la composición de la mariguana.

Sin embargo esta tolerancia está fundamentada en la situación de paz interna que tiene el país, pero no es porque no haya violencia asociada al negocio de las drogas, el problema es que la violencia está fuera de Holanda, los consumidores Holandeses que poseen salarios significativamente más altos que las personas en los países pobres son un mercado ideal para cualquier droga recreativa. Ellos junto con el resto de Europa son por ejemplo el destino habitual de la heroína producida con opio cultivado en Afganistán. Lo que los gobiernos europeos o la OTAN no reconoce es que para que la juventud de Europeos blancos vivan de modo festivo, los países pobres y colonizados estamos pagando el costo de violencia. En México pagamos parte de la violencia social que permite a un sector importante de estadounidenses vivir en una realidad alterada.

En el caso del estado de California, la legalización es inicialmente para la mariguana medicinal y posteriormente para su uso recreativo, aquí habría que mencionar que el uso de mariguana como analgésico es controversial y frecuentemente es solo una excusa para su uso recreativo, además se trata de una legalización limitada y no incluye las drogas duras que continúan siendo prohibidas. El principal argumento para la legalización en California es la recaudación de impuestos. No se trata finalmente de discutir las libertades personales (algo que no se ha hecho ni allá ni aquí) se trata de obtener más dinero para el gobierno a costa de tolerar una situación que no resulta benéfica para el bienestar de la sociedad.

Además en los Estados Unidos tienen sus propios problemas de violencia asociada a las drogas, esta no ha disminuido por la legalización de uno droga en particular, el mercado de las drogas restantes sigue siendo lo suficientemente amplio como para que los efectos del tráfico ilegal sigan expresándose de modo violento.

Entonces la evidencia no indica que legalizar reduzca la violencia, puede en algún caso trasladarla a la zona de producción y reducirla en la zona de consumo, pero no lo resuelve. Además en el caso mexicano la legalización implicaría beneficiar a quienes han cometido crímenes, a quienes se han enriquecido ilícitamente y se han convertido en caciques con ejércitos privados. No se puede apelar al estado de derecho y proponer una situación que significaría una amnistía de facto para los criminales y eso es exactamente lo que implica la propuesta de Carpizo por ejemplo.

-Es imposible terminar con el negocio de las drogas ilícitas.

Una afirmación como esta es incomprensible desde la izquierda, históricamente la izquierda ha considerado que la posibilidad de cambiar la sociedad por completo es real y creíble, sorprende encontrarse con argumentos como estos. Además tenemos por lo menos dos casos históricos concretos que han logrado prácticamente borrar el consumo y tráfico de drogas ilegales: Cuba y China.

El caso de China es probablemente el más importante porque tuvieron que transitar desde la situación heredada de las guerras del Opio hasta la situación actual, quiero mencionar que no estoy avalando o enalteciendo el modelo de desarrollo de la China actual, pero si estoy recuperando la experiencia de un gobierno que busco seriamente resolver una situación de catástrofe nacional con sus propios recursos y estrategias, y eventualmente tuvo éxito.

En el caso de Cuba la propaganda anticubana generada en los estados Unidos ha tratado desde hace décadas de implicar al gobierno de la Isla en el trafico o la producción de drogas, sin embargo la realidad es que Cuba es el único país del continente que no tiene presencia de grupos que trafiquen con drogas, en la situación actual donde la demanda en estados unidos es mayor que en cualquier periodo previo la única situación que han tenido que enfrentar las fuerzas de seguridad cubanas es el tránsito de drogas en aguas territoriales del país.

Así mismo vale mencionar el caso de Venezuela, donde desde la expulsión de la DEA han logrado aumentar la detección de cultivos ilícitos, la destrucción de los mismos, la destrucción de laboratorios para la transformación de drogas y el arresto de personas integrantes de los grupos criminales responsables de estas actividades.

En el caso de Bolivia (país que tradicionalmente se cultiva y consume hoja de coca) el gobierno ha logrado establecer un modelo productivo donde la coca producida es contabilizada y dirigida al mercado nacional, si hay excedentes estos son comprados por el gobierno y utilizados para la creación de nuevas empresas que incluyan la planta como parte de sus insumos, el resultado es que no se desvía la producción de coca para su transformación en clorhidrato de cocaína y se han presentado nuevos productos alimenticos en el mercado como galletas o pan de coca.

De las experiencias conocidas podemos concluir que la erradicación de las drogas ilegales es posible y beneficia a la sociedad. Además la participación de la DEA y en general del gobierno de los Estados Unidos o el resto de los países de la OTAN no ayuda en ningún sentido a la erradicación de los problemas derivados del tráfico de drogas, mas aun estos gobiernos participan del negocio del trafico de drogas como demuestran las guerras del opio, el escándalo Irán-Contras, la operación “rápido y furioso” y el resultado de las políticas soberanas de los países del ALBA.

Pero como he señalado en el caso mexicano estamos ante una situación donde no se pretende acabar con el problema, ni siquiera con la violencia derivada, aun en sus declaraciones públicas Calderón ha reducido paulatinamente los objetivos de su guerra, al principio afirmaba que acabaría con los carteles de la droga, después que pretendía acabar con la violencia de los narcotraficantes, luego que solo quería establecer un mejor estado de derecho. Como ya he dicho su única intención es que su gobierno se estableciera y perdurara, en su caso específico eso era la puerta para permitir a los grupos capitalistas de sus amigos el derecho de volverse hegemónicos en el país. Pero para lograr su objetivo tenía que llegar al poder, mantenerse en el poder y ganar margen de maniobra, la guerra le dio todo, pero a cambio nos introdujo a una situación de barbarie tal que los problemas ancestrales de miseria y falta de desarrollo han pasado a un segundo término ante el tamaño de la tragedia.

Sin embargo afirmar por ejemplo que de llegar AMLO al gobierno sabría como resolver el problema de las drogas, es absurdo, ni siquiera fue capaz de exigir a su partido que dejase de proteger a un criminal como Godoy Toscano, prefirió callar cuando sus aliados en el congreso metieron por la puerta de atrás a este delincuente para permitirle protegerse de la acción penal por medio del fuero legislativo (y aprovecho para manifestarme contra cualquier tipo de fuero), pero no solo eso, la explicación que él ha dado al problema de la violencia de las drogas carece de fundamento y lógica. AMLO ha dicho que la violencia se debe a la falta de empleo y oportunidades, pero naciones con una tasa mayor de desempleo no viven crisis de violencia tan agudas. Y aun cuando tiene la posibilidad de hacerlo no le ha pedido a ningún think tank de intelectuales de izquierda que elabore un diagnostico adecuado de la situación, quizá su apuesta es al descredito del régimen para ganar la elección, pero él sabe bien que con o sin descredito se puede robar una elección.

Tenemos también la experiencia del gobierno perredista de Michoacán, misma que demuestra las enormes carencias del perredismo para entender la sociedad y gobernar sin corrupción, mientras Leonel Godoy imaginaba que tenía el gobierno del estado, los caciques de las drogas locales habían construido una estructura paralela de gobierno donde participaban los gobiernos y policías municipales junto con la iglesia católica local, el resultado fue una organización de corte mesiánico, cuya ideología era solo una forma de control social en un estado empobrecido donde se estructuro una eficiente red de producción de mariguana y adormidera que cuenta con la protección de policías locales y ejércitos privados, donde además los caciques de la droga pueden intervenir para colocar a través de las elecciones a gobernantes. La absoluta falta de ideología y programa del PRD permitió no solo que surgiera y creciera esta situación, sino que le hizo perder el gobierno del estado. Tendríamos que entender que esta seudo izquierda sin programa, dividida en tribus que pelean por migajas de poder, que no se apoya en el trabajo intelectual serio para definir sus acciones es exactamente la oposición que necesita un régimen como el actual para sobrevivir.

Es cierto que esta valoración es muy sombría, pero también creo que sin un diagnostico correcto no se puede obtener una solución adecuada, en la siguiente contribución me centrare en los actores de la guerra y sus intenciones particulares.

--o-Ø-o--

Debate sobre la guerra contra las drogas en México
La guerra en México (III) 23-01-2012

Rebelión

Quiero comenzar esta sección aclarando que no solo no creo que México sea un “estado fallido” sino que además sostengo que este concepto es un cuento engañabobos creado por un Grupo de trabajo de la CIA para justificar intervenciones colonialistas. El concepto en sí mismo es sumamente ambiguo y confuso, es decir, ideal para las terribles intenciones de los grupos de poder en el gobierno de los Estados Unidos. Este concepto ha sido asimilado y repetido por no pocos grupos de izquierda o derecha en México, en mucho por falta de análisis, en parte por oportunismo político y eventualmente por ignorancia.

Somos ciertamente un estado en crisis, pero esa no es una realidad novedosa, la pobreza, la corrupción y la multitud de problemas que eso acarrea nos han acompañado toda la historia de nuestro país. Pero hoy día nos encontramos con que a nuestros problemas históricos se añade una crisis de violencia que amenaza con cancelar cualquier posibilidad de desarrollo e incluso podría llegar a servir como pretexto para una invasión militar.

En este contexto analizare a los tres principales grupos que participan en la guerra:

El narco

Con este término conocemos hoy a múltiples pandillas criminales, caciques armados y ejércitos privados que se dedican a organizar la producción, traslado y distribución de drogas ilegales, el principal destino de sus productos son los Estados Unidos, con menor participación en el mercado Europeo y aun menor en el creciente pero pequeño mercado nacional. Si bien estos grupos tiene raíces históricas que nos remontan a los años 50’s hoy día se trata de grupos nuevos, con significativas diferencias respecto a sus predecesores y estructuras de administración diferentes.

Se ha dicho con frecuencia que durante los años 70´s y 80´s el gobierno negociaba con estos grupos para evitar choques violentos, sin embargo la realidad es que la corrupción política que desde entonces imperaba en el país permitió que hubiese personajes que eran al mismo tiempo parte del gobierno y parte de las mafias. Es probable que antes de la administración de Salinas no hubiese contactos de nivel significativo entre las bandas criminales y el gobierno, y aun en ese momento no había realmente demasiado que negociar. El negocio de los narcotraficantes es hacer llegar su mercancía a Estados Unidos con los menores costos y las menores perdidas, para ello no requiere realmente demasiado del gobierno federal, puede establecer rutas que pasen por zonas vigiladas por policías o militares corruptos que a su vez no se preocupan demasiado de la acción de sus superiores, porque saben que también son corruptos. Mas que una negociación lo que sucedía entonces era una participación de mandos militares y civiles en el negocio de la droga. Esta situación es una de las más complicadas de aceptar para el ejército federal, aun cuando sea el único caso en que se haya enjuiciado a mandos importantes dentro de su estructura.

En cuanto al nivel de participación actual de mandos militares y civiles en el negocio del narco es difícil establecer su dimensión, sabemos que el ejército tenía una participación amplia y por ello fue sustituido por la armada en muchas operaciones. Pero la capacidad de fuego y organización con las que cuentan los ejércitos privados, sobretodo los que están dirigidos por desertores del ejército parecería implicar que ya no es necesaria una participación militar directa de gran escala en el negocio. La participación actual está dirigida más probablemente a acciones públicas del gobierno para pretender demostrar que su intención es detener la violencia asociada al narcotrafico, mas no a realizar directamente acciones de transporte o vigilancia de cargamentos.

Si bien la integración de desertores del ejército a las labores del narcotrafico junto con la renovación generacional de las pandillas ha logrado mejorar su estructura organizativa también existe una serie de exageraciones que pretenden presentarlos como invencibles e incluso una escena musical que los deidifica. Basta por comenzar estableciendo el valor del mercado de las drogas en México, hemos escuchado números disparatados sin ningún sustento y hoy hay quienes dan por hecho que por ejemplo Guzmán Loera poseería una fortuna que estaría entre las mayores del mundo. Si bien los capos y caciques de la droga se han enriquecido significativamente, el valor de este mercado es de menos de 3mil millones de dólares anuales, lo que representa menos del 2% del PIB mexicano, esta es una cifra muy distinta de las presentadas por funcionarios de ambos lados de la frontera sin establecer metodologías, se ha hablado de un valor que va de 6mil millones hasta 900mil millones. La cifra que yo presento está sustentada en la investigación del Dr. Carlos Reza Nestares quien ha realizado un análisis serio sobre el tema. Si bien seguimos hablando de grandes cantidades no se trata de recursos que rivalicen con la renta petrolera o la recaudación fiscal. Se trata si de cantidades enormes, pero no lo suficientes para que un gobierno sea incapaz de enfrentar el reto de desmantelar ese mercado clandestino con los recurso disponibles.

También se ha pretendido que las drogas generarían ganancias suficientes para pagar la deuda externa o acabar con la pobreza, esta versión es vieja y se ha mencionado en otras situaciones en el pasado, por ejemplo formo parte del guion orquestado para invadir Panamá. Pero basta considerar que el negocio de las drogas en México representa menos del 2% del PIB y tenemos a mas de 60% de la población en situación de pobreza, evidentemente no se trata de recursos suficientes para terminar con la pobreza aun cuando alguien pretendiera hacer tal cosa, pero como mencione anteriormente el narcotrafico es simple y vulgarmente un negocio capitalista. No se trata de ninguna actividad mística ni heroica, menos aun cuando hoy día está funcionando con miles de muertos de por medio.

Recientemente se ha llegado a mitificar al narcotrafico a tal punto que se le implico en la disparatada trama de espionaje donde el gobierno iraní lo contrataría para asesinar al embajador saudí en Estados Unidos, esta versión fue presentada por funcionarios de México y Estados Unidos sin presentar pruebas y sin poder argumentar un motivo creíble para que el gobierno iraní realizara tal acción. Se trata evidentemente de una historia falsa que pretende implicar a México en el conflicto que Estados Unidos mantiene contra Irán y en dar al narcotrafico mexicano un papel de terrorista internacional, razón suficiente para una intervención armada en México. Y no quiero más que mencionar que junto con los “malvados árabes” el narco mexicano es uno de los villanos de moda en Hollywood.

Pero esta magnificación no implica que el narco sea un problema menor, se trata de organizaciones criminales muy activas que han llegado a desfigurar estados enteros de la republica, que han tomado el control del tráfico de personas a través del territorio nacional y que han matado a decenas de miles de personas. La razón para entender cómo es que unos pocos miles de criminales han causado tantos estragos está en una de las razones de su origen: la corrupción del gobierno mexicano.

Si quisiéramos resumir los mayores problemas de México estos serian la pobreza de su población y la corrupción de su gobierno, si en esta lógica incluimos un negocio ilícito que obtiene importantes ganancias podemos entender que cualquiera con el suficiente desprecio por la vida ajena puede ser candidato a participar del mismo. Es esta corrupción personal el motivo por el que hay personas que se integran en el narcotrafico, si a ello sumamos las carencias, deficiencias y corrupción del sistema judicial, encontramos que los costos de ser narcotraficante son en realidad bajos y como ya estableció el DrXXXXX premio Nobel de economía, la razón económica del delito esta en el bajo costo de las consecuencias. Basta decir que diciembre de 2006 a marzo de 2010 se había detenido a 121 mil 199 personas por vínculos por el crimen organizado, pero de ellas solo 1359 fueron consignados por delitos contra la salud con nexos confirmados con el crimen organizado y solo hubo 735 sentencias de ultima instancia por delincuencia organizada y solo 2 averiguaciones previas consignadas ante la autoridad judicial por lavado de dinero. A esto hay que sumar las fugas masivas de reos que se organizaron por los grupos de narcotraficantes para recuperar empleados detenidos, o la situación de control de las bandas asociadas al narco dentro de los penales del norte del país.

En cuanto al porque de la participación de los narcos en la guerra, esta situación obedece a varios factores:

1.- No se trata de un grupo homogéneo sino de una multitud de grupos capitalistas que compiten por el mercado y las rutas del mismo, también difieren en características ideológicas, mientras el cartel de Sinaloa está dirigido por personajes formados en la cultura de los agronegocios y con arraigo por una estructura familiar, El Cartel del Golfo es una organización de contactos y redes de corrupción en diversos niveles, Los zetas son desertores de las fuerzas de elite del ejército con formación en logística y un fuerte arraigo por las tradiciones de lealtad de grupo, además de una administración vertical con rangos definidos. La familia michoacana y su escisión los caballeros templarios son un grupo de corte mesiánico católico similar en su estructura a Al-Shabab de Somalia, cuentan con poder político sobre la región que controlan y formaron una estructura de gobierno paralela al gobierno estatal basado en caciques locales apoyados por el clero local.

2.- Si bien estos grupos compiten por las zonas de producción, las rutas y el mercado, no es indispensable que se confronten con armas para que opere su negocio, los factores que desencadenaron la guerra entre ellos son de dos niveles.

Primero, un crecimiento de las organizaciones impulsado por la demanda del mercado y la saturación de rutas tradicionales de transporte, así como una disponibilidad amplia de personas dispuestas a laborar para ellos.

Segundo, la participación y presión de los tratantes de la DEA para establecer regiones definidas para cada grupo. Al mismo tiempo esta acción implico el abasto de grandes cantidades de armas a los carteles y probablemente fue la DEA o la CIA quienes contactaron originalmente a los fundadores de los zetas con el cartel del Golfo.

3.- Hablamos de un grupo de capitalistas que pueden existir en una lógica de mercado sin restricciones legales de ningún tipo, pueden enfrentar la competencia matándola, y cuentan con ejércitos privados integrados por individuos que no tienen ningún aprecio o respeto por la vida ajena, es decir por individuos que reflejan la parte más cruel del fracaso nacional. Sin embargo es una falacia acusar a la desintegración de la familia o a la falta de valores por la violencia de estos grupos, si bien en zonas urbanas ha crecido el modelo de familias con una madre soltera y sus hijos ello no ha puesto en riesgo la prevalencia de la familia nuclear, además tanto a nivel de dirección como a nivel de reclutamiento están comprobados los vínculos familiares dentro de las organizaciones criminales, el narco en México es históricamente y en la actualidad, un negocio familiar. E incluso tenemos a los católicos fundamentalistas de la familia michoacana y su escisión, los caballeros templarios, quienes no solo fomentan valores coloniales en su organización, sino que además cuentan con poder político para permearlo a la sociedad con el apoyo de la iglesia local o el caso de los llamados “carteles unidos” en guerrero quienes organizaban marchas de taxistas, comerciantes y familias para pedir la salida del ejército y la policía federal.

Evidentemente los narcos son parte de esta guerra, se les ha pertrechado desde Estados Unidos y su intenciones incluyen desde el seguir enriqueciéndose hasta fundar zonas feudales de producción con trabajo esclavo, si ellos entienden o no como han sido aprovechados por sus mayoristas, es un tema aparte. Finalmente para entender de donde obtienen a los asesinos que reclutan podemos empezar por analizar uno de los significados de la palabra japonesa yakuza que es “bueno para nada”, cito esta etimología para indicar que el problema no está en la pobreza, no se puede equiparar la pobreza con la criminalidad, el factor fundamental está en una de las características del capitalismo mediocre que vivimos: no hay una valoración del trabajo como una actividad dignificante (aunque ello no quita que existan muchos trabajos indignos). En México es frecuente que las personas que viven del engaño y los fraudes no solo queden impunes sino que además sean vistos como personajes exitosos, el mismo Guzmán Loera es visto como un “gran empresario” y no falto el imbécil funcionario público que llamo a los campesinos a “aprender del narco”. Pero no solo, tenemos por lo menos 30% de la economía nacional en la informalidad desde hace décadas, este sector de la economía está orientado fundamentalmente al comercio. Es decir que no solo no paga impuestos, tampoco produce bienes. No debemos engañarnos recurriendo a la glorificación de lo folklórico para negar que mayoritariamente no exista una cultura del trabajo. Pero además este sector de la economía está administrado por mafias como las que controlan las calles del centro de la ciudad de México, es decir por criminales cómplices de los gobiernos locales y necesarios para sostener a la población que de otro modo tendría tasas de desocupación de hasta 40 ó 50%. El éxito del narcotrafico está en poder ofrecer a una parte de esa masa de población, inculta, inpreparada y violenta una opción de enriquecimiento en un plazo corto, en labores que no requieren años de formación escolar o esfuerzos físicos y mentales significativos, es decir, se trata de la eterna promesa del capitalismo llevada al punto donde las vidas ajenas son insignificantes.

El gobierno mexicano

Inicie mi artículo con una descripción de la situación posterior a la elección de 2006, como ya dije se trato de un fraude, y si bien no apoyo ni creo en el proyecto de AMLO le reconozco que ganó la elección, al mismo tiempo lo acuso de haber neutralizado la resistencia que el mismo convocó. Él es en todo caso un político pusilánime que no fue capaz siquiera de dirigir una resistencia exitosa (aun cuando esta fuese pacífica) y contribuyó con sus corruptelas y medias tintas a la consolidación del gobierno de facto que impulso a Calderón.

Pero antes de ese momento y desde mucho atrás en el pasado (mucho antes de 1982) el gobierno mexicano ya era una locura. Durante el periodo Foxista los gobernadores tuvieron luz verde para hacer a su antojo, se establecieron como gobiernos feudales y cometieron todo tipo de atrocidades sin que el poder federal interviniera por miedo a desestabilizar el equilibrio entre facciones y por la defensa de su propio derecho a ser corrupto, vimos los crímenes de Ulises Ruiz, Peña Nieto o Mario Marín, vimos como el primer acto de gobierno de Fox, aun antes de tomar posesión fue el reconocer y aplaudir el control gansteril de charros sindicales, vimos como Fox y su corrupta esposa se aliaron con la repugnante criminal que es Elba Esther Gordillo y la empoderaron aun mas, vimos como el gobierno del DF le regalo un espacio público en el abandono a la iglesia católica y vimos también como le regalo a un gran oligarca los edificios del centro histórico. Vimos como toda la clase política aplaudió las acciones terribles de Juan Ramón de la Fuente y vimos como AMLO lo candidateo entonces y ahora, aun a sabiendas de su pasado y de sus crímenes, vimos como también el lopezobradorismo reciclo a todo clase de criminales priistas y su ingenua y fervorosa militancia trago saliva y les aplaudió a los mismos que les habían ofendido antes.

Pero no solo, vimos un país en la catástrofe de la pobreza, sin una sociedad activa en transformar esa situación y con cada vez menos herramientas para siquiera describir su mundo, una sociedad indefensa y muda. Desde hace años se anuncia la posibilidad de una explosión social, pero eso es casi una quimera que no solo no se ha materializado sino que además ha sido contenida o anulada conscientemente por los partidos en el poder, el propio AMLO así lo declaro, el propuso el plantón en reforma para detener cualquier manifestación social fuera de su control, sin embargo no es que falten motivos para la indignación pública, es la presencia de los partidos y la propia indefensión y carencia de lenguaje del pueblo lo que ha terminado por dejarle a merced de las circunstancias, sería un error y un autoengaño que desde la izquierda se hable de una masa social organizada y amplia dispuesta a transformar el país, dado que nadie puede afirmar con datos que este sector sea mayoritario.

La guerra que nos llego empezó alrededor de 2005, en ese año se registraron las primeras masacres en el estado de Sinaloa, las policías creadas por la administración de Zedillo y Fox, es decir la PFP y la AFI, resultaron estar integradas por delincuentes y por ende eran absolutamente inútiles para combatir grupos criminales. Lo de ellos era la represión en su forma más primitiva, dar golpes con garrotes a personas indefensas, eso lo vimos en Chiapas y en la UNAM, vimos que la corrupción que nunca desapareció permitió que uno de los capos que curiosamente si había sido apresado, salió de un penal “de alta seguridad” y consolido su negocio hasta ser el más exitoso de su ramo.

El enfrentamiento entre carteles hubiera sucedido sin importar que partido o persona gobernara, pero la llegada de Calderón y mas aun su forma de llegar implicaron que el necesita apuntalarse, es decir estaba necesitado de hacer un trato con el gobierno de Estados Unidos y ellos que habían empezado la guerra entre carteles, le ofrecieron apoyo a cambio de entrar de lleno a la guerra, solo un gobierno con alguna dignidad sobre la soberanía hubiera entendido que se trataba de un trato en el que no se ganaba nada, pero el gobierno de Calderón decidió participar porque así le convenía y porque la condición de católico milenarista de su dirigente le hacía despreciar la vida de los otros. Pero no solo, al final pese a las patologías de Calderón, el poder le viene bien a sus negocios y a los de su difunto secuaz, Mouriño.

Si bien todos los ex presidentes posteriores a Cárdenas dejaron el cargo enriquecidos ilegalmente con dinero público, las últimas décadas han sido escenario de una sofisticación terrible en el modo de hacerlo, Zedillo como integrante de la junta de administración de las empresas a las que como presidente regalo el patrimonio nacional o Fox, permitiendo que su esposa espulgara el dinero público para que los hijos de esta crecieran su mediocres negocios. En el caso Calderón-Mouriño, ellos entraron al negocio más grande de México: PEMEX.

Probablemente como ya apuntaba Jalife Ramhe, esta maniobra y la marginación en la asignación de contratos a los Estados Unidos le costó la vida a Mouriño, pero permite que hasta hoy tengamos metidas hasta la cocina a las empresas piratas españolas que la dupla funesta nos trajo. Sin embargo ¿cómo hablar de soberanía en un país que al mismo tiempo domestico el maíz y pasa hambre? En una situación como la nuestra la desmemoria y la pasividad de la población cuestan caras, la movilización mal pensada también.

Los dos gobiernos panistas nos han hecho desfilar a un enorme grupo de mediocres en cargos públicos, hemos visto caer (literalmente) a varios secretarios de gobernación y aun dentro de la derecha de su partido le han salido opositores a Calderón. Lo que ha apuntalado en el frente interno a su gobierno es la patética oposición partidista. Mientras la oposición no partidista enfrenta a un enemigo más complicado, la desmemoria del pueblo y su pasividad, aunado a la falta de grandes proyectos y la sangría que representa en sus organizaciones la presencia del grupo de partidos afines a AMLO y el sistema.

No creo en las alianzas artificiales ni en aquello de marchar separados y golpear juntos, creo sí, que las organizaciones políticas deben ser la expresión de lo mejor de su tiempo y a partir de ello significar el liderazgo que movilice a aquellos que tienen motivos para exigir una revolución, desafortunadamente en la izquierda no partidista no hemos logrado tal cosa. Debemos reconocer una buena idea venga de donde venga, hacerla nuestra y actuar en consecuencia en lugar de aferrarnos a dogmas de fe y discursos que han demostrado su propio fracaso, debemos abandonar el papel liberal que no reconoce una buena idea solo por ser de alguien mas.

Para entender como un gobierno tan mediocre y violento pudo llegar, hemos sumado, la corrupción imperante, el apoyo norteamericano, el fracaso de todas las formas de oposición y la miseria cultural del país (igual de importante que la miseria económica). En las partes previas del artículo he caracterizado a este gobierno una dictadura de derecha apoyada en una guerra inducida, ahora falta caracterizar a las instituciones del mismo que pelean en la guerra: la policía federal y las fuerzas armadas.

Cuando Calderón empezó toda esta locura, inicio por subir los sueldos militares, a contracorriente del resto de los salarios, esta acción debe ser entendida como la creación de un ejército desideologizado (en parte porque ya no tienen ninguna ideología para ofrecer) y que se transforma en un grupo mercenario profesional, para enfrentar mercenarios "menos" profesionales. Lo que Calderón le ofreció a los militares no fue ni siquiera la lucha por la gloria, se ha tratado siempre de la lucha por la pasta. En términos de ideología ni el ejército ni el narco se diferencian.

El ejército federal tiene un sistema educativo donde se enseña una versión falsa de la historia donde justifican sus masacres, tiene un alto mando formado en la corrupción y el poder despótico que no acepta ninguna crítica de ningún tipo. Además en términos formativos los ejércitos privados del narco y el ejército federal son equivalentes en el sentido de que asimilan la idea de obedecer órdenes sin mediar criterios propios o valoraciones ideológicas o humanitarias. No obstante en honor a la verdad debemos reconocer que aun ahí existen personas prudentes y capaces, sin embargo están en mandos medios donde no pueden acceder a toda la información necesaria para entender el conjunto del problema.

Pero también debemos decir que hablamos de un ejército, cuyas únicas acciones relevantes previas a esta guerra son las masacres a la oposición política y que no se ha atrevido a iniciar un proceso de juicio histórico a sus crímenes, algo que por lo menos en Argentina ya es una realidad y no ha significado ni la desaparición del estado argentino ni la desaparición de sus fuerzas armadas, ni la reducción de las mismas.

Pero las fuerzas armadas federales es decir el ejército y la armada, aun cuando estén mal pertrechadas para una guerra de gran magnitud (como señala correctamente el subcomandante Marcos) no son una fuerza incapaz de detener la guerra, si no lo ha hecho es porque en realidad no lo ha pretendido. La ubicación y ejecución de Beltrán Leyva es muestra de ello, pudieron localizar a uno de los capos más significativos de las organizaciones criminales, pudieron reunir suficiente personal y recursos para derrotar sin duda a las fuerzas contrarias.

Pero al mismo tiempo no pudieron detener la corrupción de sus propios efectivos y por ello alteraron la escena de la muerte y exhibieron el cadáver del capo como trofeo. Pudieron capturarlo vivo, pero esa nunca fue la intención, de haberlo hecho se habría obtenido información valiosa respecto a la corrupción de presidentes municipales, pero se prefirió matarlo y dejar la corrupción en paz. Del mismo modo parece ridículo que las incursiones del ejército en el triangulo dorado hayan incluido apenas unos cientos de efectivos sin apoyo aéreo. Si realmente los capos del cartel de Sinaloa se encuentran ahí, bien podrían tomar la región con una fuerza contundente que no diera pie al escape de los mismos ni a la pérdida de control en la región. Pero el despliegue militar no está acompañado de una labor de planificación adecuada y en muchos casos es inútil y perjudicial como tristemente hemos constatado en el caso de los asesinatos cometidos en retenes carreteros por efectivos del ejército, Sin embargo la oposición a la presencia militar en la ciudades tiene dos caras, una pagada por el narco, que incluye las marchas que vimos en Michoacán y Guerrero; y la que viene de organizaciones de izquierda que no saben que opción presentar a la guerra, si se va el ejército y la policía, el narco permanece y nadie ha dado una opción a ello, mi impresión es que en realidad es necesario un cambio de régimen, el despido de todos los altos mandos militares y la integración de un nuevo estado mayor con oficiales jóvenes que no hayan participado de la corrupción. Esa opción permitió en Bolivia renovar a un ejército que trabajaba para la CIA y convertirlo en un garante de la soberanía nacional.

Por su parte la policía federal es el resultado de una historia de corporaciones fallidas y corruptas, desde la siniestra DFS hasta la PFP y el CISEN, las instituciones que le dieron origen siempre estuvieron marcadas por ser una de las caras más dura del poder opresivo. Sus antecedentes inmediatos son la PFP una invención de Zedillo y Labastida para golpear (literalmente) las expresiones organizadas de descontento social y la AFI una idea de Fox para crear un FBI tropicalizado, ambas instituciones se consumieron a sí mismas por medio de su corrupción y se fusionaron en la gendarmería militarizada que es la PF, su acciones mas destacadas son la represión a la APPO en Oaxaca y la batalla de Michoacán contra el cartel fundamentalista: la familia michoacana. Su confiabilidad está basada en el polígrafo, es decir, prefieren dejar la responsabilidad a una maquina en la evaluación de sus policías, hasta hoy solo 17% de la policía de todo el país (básicamente la policía federal) ha pasado por algún proceso de evaluación, es decir pese a las rabietas discursivas de Calderón nunca tuvo una fuerza de tarea confiable y terminara el sexenio sin ella, esto no es una sorpresa, como dije antes nunca existió una voluntad de que la guerra terminara y como garante de esa intención se mantuvo la evaluación policiaca como un tema de segunda línea, primero se fue a la guerra y luego se acepto que no había fuerzas propias confiables. Pero si ello no fuera suficiente los secretarios de seguridad publica panistas quienes han comandado estas fuerzas son personas corruptas, violentas y con intereses terribles detrás de sus acciones, Martin Huerta (muerto en una de las frecuentes situaciones con aeronaves) y Medina Mora quien ahora está en la embajada de Reino Unido fueron la primera ola de violencia institucional , en el caso de Medina Mora su habilidad para presentarse en discursos con la técnica de la voz lenta (usada frecuentemente por sectas religiosas para programar personas) le valió un papel destacado para ser la cara publica del gobierno cuando se realizaban actos de represión. En el caso de García Luna es probablemente el personaje con más poder dentro del gabinete, es la torre del juego de Calderón y es además un tecnócrata de nueva cepa, habituado a la estadística confusa como discurso y al show televisivo como rostro institucional. Sus actos de mediocridad y corrupción son enormes, no obstante es una de las piezas clave de la estrategia federal de prolongación de la guerra, como ha demostrado Calderón él no tiene ninguna intención de mover a nadie de su gabinete (como no sea por su muerte física o política) y menos aun a uno de los artífices cruciales del proceso.

El gobierno norteamericano

He indagado en la participación del gobierno de los Estados Unidos en la guerra y todas las evidencias demuestran que se trata de un actor clave de la misma, pero ello no exculpa ni minimiza a los otros actores, todos son terribles y genocidas. En el caso del gobierno de Estados Unidos debemos empezar por entender que no son una sola institución monolítica, ni siquiera una misma secretaria o agencia de estado es entendible como un espacio único o monolítico, de hecho algunas de las instituciones encargadas del trabajo sucio han crecido tanto que tienen secciones y grupos de tarea (task force) que no pueden abarcar sino paquetes de información. Sin embargo lo cierto es que la política de estado de ese gobierno es comprensible cuando se abandona la propaganda y se reconocen los hechos, también es cierto que eta política no es caótica sino muy bien planeada.

Pese a que siempre se ha denunciado el papel imperialista de Estados Unidos, parecería que así como nuestra accidentada caída a la modernidad, nuestra entrada a la postmodernidad y a la hipermodernidad no vinieron acompañadas de una labor de comprensión del mundo, si bien los Estados Unidos siguen siendo un poder imperial no tienen todas las cartas consigo, si bien la desaparición de la Unión Soviética les significo un auge expansivo hacia los países que pertenecían al pacto de Varsovia, los poderes regionales encontraron que su propia sobrevivencia pasaba por contener a los Estados Unidos y los Estados Unidos a su vez empezaron a luchar por contener a los otros poderes regionales.

Esta situación de tensión permanente (distinta de la guerra fría, pero acompañada de un componente militar) llevo al gobierno de Estados Unidos a crear, fomentar y financiar toda una serie de ejércitos fundamentalistas, traficantes de droga, gobiernos títeres y académicos ultra liberales. Pero esta estrategia de contención es cara, ya la expansión capitalista a llegado a limites prácticos, ni la superficie del planeta, ni la cantidad de población, ni la relación comercial internacional le permite a Estados Unidos seguir expandiendo su economía interna. Los fracasos estratégicos en sus aventuras militares en Asia central y la presencia de gobiernos soberanos en el cono sur le impidieron obtener nuevos mercados de dimensión suficiente para alimentar su economía, la relación de socios-rivales que desarrolla con Rusia y China detuvo sus planes en Asia central y solo la acción clandestina le permite incidir en espacios soberanos sin detonar una guerra de fuego.

Esta acción clandestina pasa necesariamente por el mercado de las drogas, como ya se ha demostrado desde el caso Irán-contras el mayor problema de la acción militar clandestina es que resulta cara, y dado que pese a todo Estados Unidos es una sociedad abierta donde mucha información del gobierno puede ser publica, las agencias encargadas del trabajo sucio han encontrado formas “creativas” de obtener recursos. Lo principal es mantener una distancia prudente entre los organizadores de la guerra y los ejecutores de la misma. El flujo de drogas no solo financia la acción clandestina sino que además el propio uso de las drogas es parte de una estrategia permanente de contención política interna y externa.

En el caso de la guerra en México la intervención estadounidense tiene intenciones muy bien definidas:

1.- Mantener el flujo de drogas a través de puntos estables en la frontera, con organizaciones criminales con poder regional, esto reduce los costos de transporte y garantiza un vínculo empresarial con una dirección criminal clara en cada región, los actores no acordados pierden presencia y se logra una integración vertical del proceso y abasto de droga.

2.-Reducir o detener el flujo de trabajadores migrantes. La economía de Estados Unidos está en una recesión donde no puede garantizar los puestos de trabajo para su propia población, la masa migrante es ahora un factor perjudicial para su economía que no requiere ampliar el volumen de trabajadores, sino la dimensión del mercado. Por ello, pero también por el control que ejercen los narcos en los punto de cruce, la migración ha tenido que ser abordada por el narco aun cuando no era parte de sus actividades tradicionales, muchos de los “polleros” tradicionales han desaparecido porque no son parte de las organizaciones del narco, desde 1992 es perceptible el cambio de organizaciones encargadas del flujo migrante, pero es a partir de 2005 que se evidencia la participación del narco como nuevo rector de esta actividad.

3.-Contener el contagio sudamericano. Tanto la experiencia bolivariana como el caso brasileño y argentino plantean el mayor reto regional de Estados Unidos, siempre fueron capaces de evitar la existencia de gobiernos soberanos en la región, su historia de intervenciones es monstruosa y conocida. Pero desde 1998 con la llegada de Hugo Chávez y la llegada de Lula da Silva en 2003 no han podido anotar sino triunfos parciales y temporales en la región, los últimos gobiernos clave de derecha conservadora-ultra liberales (un oxímoron explicable) son Colombia y México, en ambos casos la guerra, el narco y la violencia son la principal veta del discurso que permite la permanencia en el poder de los gobiernos locales. Centro América y el Caribe son la zona en disputa más activa entre la concepción soberana de América Latina y la necesidad imperialista de expansión, por ello el fomento desde Estados Unidos a expresiones golpistas o al financiamiento de pandillas criminales.

4.-. Apuntalar a un gobierno canalla que solo responde a los intereses políticos de los Estados Unidos tanto en su política domestica como en su política internacional.

En esta situación lo que resulta claro es que solo una acción soberana podría resolver la problemática actual, Solo si entendemos nuestro fracaso histórico, si podemos reconocer nuestra tragedia sin filtrarla por autoengaños triunfalistas podremos tocar fondo y empezar la reconstrucción nacional, pero ello no pasa por las vacías promesas de ningún candidato o candidata a la presidencia, toda la clase política ha preferido apostarle por ignorar los hechos y seguir su carrera al poder antes de convocar a una cruzada que empiece por limpiar de criminales sus instituciones, todos comparten su cuota de ignominia e impunidad, por eso han preferido callar.

--o-Ø-o--

Carlos Bolado anuncia película que abordará el asesinato de Colosio

'Colosio: El asesinato', una historia de ficción que narra los hechos posteriores al crimen del candidato del PRI a la presidencia de México

Carlos Bolado y parte del elenco presentaron la cinta en la Ciudad de México (Cuartoscuro Archivo).

CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) — El cineasta Carlos Bolado y un elenco integrado por José María Yazpik, Daniel Giménez Cacho y Kate del Castillo trabajan en una cinta que abordará el asesinato del candidato a la presidencia de México, Luis Donaldo Colosio.

Colosio: El asesinato, es una historia de ficción que recrea algunos hechos posteriores al atentado que consternó al país en 1994, a través de la historia de Andrés Vázquez, encargado de investigar el magnicidio.

Vázquez, interpretado por José María Yazpik, recibe la encomienda de realizar una investigación paralela a la de las autoridades, una misión que es obstaculizada por un sistema policial viejo que quiere evitar que la verdad salga a la luz.

El rodaje de la cinta fue anunciado el miércoles en la Ciudad de México, en una conferencia en la que Bolado y parte del elenco dieron detalles del proyecto.

El filme se centra en el México de 1994, cuando el país vivió la rebelión indígena liderada por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), además de protestas por un tratado de libre comercio con Norteamérica y la tensión creciente por la sucesión en la presidencia, en ese entonces en poder del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Al momento de su asesinato, Colosio lucía como el aspirante favorito para suceder a Carlos Salinas en la presidencia de México.

La historia será contextualizada mediante flashbacks, en los que será inevitable abordar episodios históricos, de acuerdo con los creadores de la cinta. “Sabemos que en la medida de que el filme aborda hechos históricos habrá quien se sienta aludido, pero el filme es simplemente ficción”, aseguró Carlos Bolado.

El proyecto no le inspira temor a su protagonista, José María Yazpik, quien consideró que los tiempos han cambiado y ahora la libertad de expresión es posible en México.

“Siempre habrá cosas oscuras, pero se puede jugar con la realidad de los acontecimientos sociales y políticos, pero todo está en la investigación que hicimos y en el informe de la fiscalía que es un documento público”, afirmó Carlos Bolado.

La realización de la cinta ha contado con la colaboración de gente cercana a Colosio, de la cual saben incluso los dos hijos del excandidato. La actriz Ximena González Rubio dará vida a Diana Laura Riojas, la viuda de Colosio.

Colosio: El asesinato se encuentra en la tercera semana de las siete que durará el rodaje en distintos escenarios, entre ellos un municipio en el Estado de México, donde se recreará el lugar del atentado, simulando Lomas Taurinas, en Tijuana. Además, se usarán locaciones en distintos puntos de la colonia Cuauhtémoc en la Ciudad de México.

--o-Ø-o--

Norma Andrade agredida nuevamente en la Ciudad de México

Fuente: Nuestras Hijas de regreso a casa A.C.

La activista y madre, Norma Andrade fue atacada en su domicilio en el Distrito Federal con un arma punzocortante. Según información de su hija Malú García Andrade, se encuentra conciente y estable.

México, D.F.- Esta mañana la cuenta @feminicidios reportó un nuevo ataque contra la activista y madre Norma Andrade García, pero esta vez perpetuado en el Distrito Federal.

En entrevista con SDPNoticias Malu García informó que alrededor de las 8 a.m. una persona no identificada tocó a la puerta y agredió a Norma con un objeto punzo cortante.

En este momento un agente del ministerio público toma su declaración en el Hospital donde se encuentra ingresada, dato que no fue proporcionado por seguridad, y agregó que a través del secretario de seguridad pública se les han brindado las facilidades para denunciar y documentar el violento acto.

Sin embargo, Malú agrega que los responsables de este nuevo ataque sigue siendo el gobierno federal y estatal de Chihuahua, ya que nunca se les han brindado medidas de seguridad. “El Gobierno Federal ha hecho una tremenda omisión” sentencia Malú García.

De acuerdo con la información del blog Nuestras Hijas de Regreso a Casa, la defenskra de la causa de feminicidios en Ciudad Juárez, Chihuahua, fue atacada con un objeto punzo cortante e ingresada en el hospital, información que fue proporcionada por Malú García Andrade.

Tanto Norma como Malú habían sido presuntamente amenazadas en diciembre pasado, cuando unasmantas fueron colocadas en las inmediaciones del lugar donde trabajaban en Ciudad Juaréz.

El traslado de Norma y Malú se analizó y ocurrió también en diciembre.

--o-Ø-o--

Las autoridades mexicanas deben asegurar que Norma Andrade reciba atención médica adecuada sin miedo a represalias, tras el ataque sufrido esta mañana en el DF; comprometerse a realizar las investigaciones necesarias y garantizar de manera inmediata su seguridad y la de su familia.

¡Actúa! - Activista atacada continúa en riesgo
(firma)
¡Actúa y comparte nuestra petición!

Amnistía Internacional México - Alerta de seguridad sobre Norma Esther Andrade

--o-Ø-o--

La activista Norma Andrade sufre un nuevo atentado en la Ciudad de México

Andrade se recupera en un hospital de la capital mexicana tras una agresión en el cuello con un arma punzocortante, afirman autoridades

(CNNMéxico) — La activista contra los feminicidios en México, Norma Esther Andrade, fue agredida la mañana de este viernes en la Ciudad de México, donde permanece refugiada luego de sufrir un atentado en Ciudad Juárez en diciembre pasado, confirmó a CNN en Español Malú García Andrade, hija de la activista.

Andrade, originaria de Ciudad Juárez, Chihuahua, fue atacada con un arma punzocortante al salir de su casa en el sur de la Ciudad de México, según información proporcionada por la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal. La agresión le ocasionó a Andrade cortaduras en el cuello, muy cerca del rostro, detalló la dependencia.

La activista se encuentra estable en un hospital de la capital mexicana, aseguró Malú García, directora de la organización Nuestras Hijas de Regreso a Casa A.C.

La Procuraduría capitalina asumió la custodia de Andrade, quien recibe cuidados médicos por parte del Instituto Mexicano del Seguro Social.

La Fiscalía de Chihuahua, se deslindó de responsabilidades por la falta de protección a Norma Andrade a través de un comunicado.

“La Fiscalía General del Estado de Chihuahua ha cumplido puntualmente el traslado de la señora Norma Andrade fuera de Chihuahua, de no revelar a que ciudad llegó, pagar gastos de manutención, renta y necesidades planteadas por la familia, tanto cuando estuvo en Ciudad Juárez como ahora que está en el Distrito Federal”, informó la dependencia de Chihuahua.

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal pidió este viernes a las autoridades locales y de justicia proteger la vida de la activista de Chihuahua.

El ombudsman capitalino, Luis Armando González Placencia, dijo que frente a este hecho y mientras se establece el móvil del ataque, se deben tomar las medidas necesarias para proteger a la activista

“Se trata de un descuido gravísimo porque ella ya había sufrido un atentado. Era obligación de las autoridades protegerla y esto no ocurrió”, lo citó Notimex.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) solicitó en diciembre medidas cautelares al gobierno de Chihuahua para garantizar la seguridad de Andrade y su familia, luego de la agresión que sufrió en Juárez, en la que recibió cinco disparos que obligaron a su hospitalización en calidad de grave.

Tras el atentado de diciembre, el caso de Norma Andrade llamó la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos en México, que condenó la agresión y pidió protección para los defensores de los derechos humanos en el país.

Norma Andrade se unió al Movimiento por la Paz del poeta Javier Sicilia, en busca de un alto a la violencia derivada de los enfrentamientos entre el gobierno y el crimen organizado.

Otra hija de la activista, Lilia Alejandra García Andrade, fue asesinada en febrero de 2001.

--o-Ø-o--

BAJO JUÁREZ

--o-Ø-o--