23/11/13

Preaudiencia “Reunión para la justicia y verdad” en Susuclumil, Tila, Chiapas.


22 de noviembre de 2013 - CHIAPAS,México.

PREAUDIENCIA " REUNIÓN PARA LA JUSTICIA Y VERDAD" EN SUSUCLUMIL, TILA, CHIAPAS.

Con tu firma, súmate a la convocatoria de la Preaudiencia “Reunión para la justicia y verdad” Tyempä Cha’an Ysacla’tiel Melelä (Chol), Tzoblej ye´un xcholel chápanel sol´ jmelelil (tseltal), Tsomblej yu’un melelil xchi´uk lekil chapanel (tsotsil)

Fecha: 6 y 7 de diciembre de 2013

Lugar: Susuclumil, Tila, Chiapas.

Convoca: Eje de Guerra Sucia, como violencia, impunidad y falta de acceso a la Justicia del Tribunal Permanente de los Pueblos, capítulo México y la Comisión organizadora de la Preaudiencia del Eje de Guerra Sucia del TPP en Chiapas

20 de noviembre de 2013

A todas las organizaciones populares, sociales, políticas y de derechos humanos, familiares, amigos y personas solidarias de las víctimas de la guerra de contrainsurgencia en el estado de Chiapas.

Al Pueblo de México:

Los días 6 y 7 de diciembre del 2013, en Susuclumil, Tila, Chiapas organizaciones populares, indígenas, de derechos humanos, de víctimas y personas que participamos en el “Eje de Guerra Sucia como violencia, impunidad y falta de acceso a la justicia” del Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP) capítulo México, nos encontraremos en especial con testigos, sobreviviente y familiares de las comunidades de zona Norte, Selva y Altos en Chiapas, todas víctimas de la estrategia de guerra contrainsurgente y exterminio contempladas en el Plan de Campaña Chiapas 94’ implementada por el gobierno mexicano a partir del levantamiento armado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en 1994, que dio como consecuencia decenas de desapariciones forzadas, asesinatos, desplazamientos forzados, violencia sexual y masacres; todos crímenes de lesa humanidad que aún siguen en la impunidad. La finalidad del encuentro es denunciar y probar las violaciones graves de derechos humanos que el Estado mexicano ha cometido en contra del pueblo de México, en especial de los pueblos originarios en Chiapas.

A las organizaciones convocantes de los anteriores eventos les pedimos, sí ese es su deseo, ratificar con su firma la convocatoria a esta nueva preaudiencia.

Cabe destacar que la audiencia final del Eje de Guerra Sucia, como violencia, impunidad y falta de acceso a la Justicia se realizará, con la presencia de los jueces internacionales, en mayo del 2014.

Para mayor información, detalle sobre lo qué es el TPP, las actividades y documentos del Eje de Guerra Sucia pueden consultar el siguiente Blog: http://tppmx-guerrasucia.blogspot.mx
Boletín 1. Boletín 2. Boletín 3 Boletín 4.

email: tpp.guerrasucia.mx@gmail.com

Facebook: https://www.facebook.com/TppMexicoejeGuerraSucia

Twitter: https://twitter.com/TPPGuerraSucia

Atentamente,

Eje de Guerra Sucia como violencia, impunidad y falta de acceso a la justicia” del Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP) Capítulo México y la Comisión organizadora de la Preaudiencia del Eje de Guerra Sucia del TPP en Chiapas

Acción Urgente para Defensores de Derechos Humanos A.C (DF), Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas A.C (Chiapas), Colectivo Contra la Tortura y la Impunidad (DF y Guerrero), Colectivo de Mujeres “Tejiendo Resistencias en La Sexta” (DF), Comité Cerezo México (DF), Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos “Hasta encontrarlos” (DF y Oaxaca), Comité de Solidaridad y Derechos Humanos Monseñor Romero (DF), Estudiantes del Posgrado de DH de la UACM (DF), Red de apoyo a la salud en Acteal (DF), Sociedad Civil Las Abejas de Acteal (Chiapas), Telar de Raíces AC. (DF), (más las organizaciones, coordinaciones e individuos que se vayan sumando)

Individuos:
María de los Ángeles Fernández (Fili), adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

-.-

22/11/13

La alianza de Repsol y Pemex, en el alero

La ruptura obligaría al grupo mexicano a retirar su representante en el Consejo de Administración de la petrolera española, que se reúne el próximo miércoles.

Antonio Brufau, presidente de Repsol / Luis Sevillano

El País, 21/11/2013

Las explosivas declaraciones que el director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya, realizó el pasado miércoles ante la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados de su país han puesto al borde del abismo la Alianza Industrial Estratégica que la empresa firmó con Repsol en enero del pasado año. Lozoya arremetió contra el presidente de la petrolera española, Antonio Brufau, al que responsabilizó de la que él considera negativa evolución de las acciones del grupo. Asimismo, criticó las “altas remuneraciones” de este y dejó clara su oposición a que continúe en el cargo.

Estas afirmaciones de Lozoya, por sí solas y al hacerse en sede parlamentaria, serían motivo suficiente para romper la citada alianza e, incluso, a que el representante de Pemex en el consejo de administración de Repsol tuviera que abandonar ese puesto. La alianza, que ponía fin al conflicto que había provocado el intento de Sacyr con el apoyo de Pemex de desbancar a Brufau, se formalizó, precisamente, para facilitar la presencia de una empresa competidora en el consejo de otra, como es el caso.

Las dos empresas firmaron unos acuerdos por los que salvaban las reglas de competencia. Entre ellos, Pemex se comprometía a no bajar del 5% y no superar el 10% de Repsol, a “apoyar la estructura de gobierno y liderazgo de Repsol y su actual composición” y a contar con la empresa española “para evaluar y promover las oportunidades de negocio que puedan resultar de interés mutuo”. En ese sentido, se ha suspendido la colaboración en uno de los proyectos que tenían más avanzados.

Asimismo, se constituyeron varios comités con funciones consultivas e informativas en las distintas áreas funcionales (exploración, producción, comercialización...) y en condiciones paritarias. Si cualquiera de estos acuerdos se incumple, se aplicaría la regla general que veta el acceso al consejo a competidores.

La desconfianza que han generado las declaraciones y la animadversión de Lozoya contra Brufau no invitan precisamente a avanzar en la alianza. Sin embargo, el presidente de Repsol prefiere calmar las aguas y reconducir la situación para volver a la normalidad. En caso contrario, la empresa tendría que convocar junta general extraordinaria para que lo aprobase la mayoría de los accionistas.

Reunión clave el próximo miércoles

El asunto se pondrá sobre la mesa el próximo miércoles en la reunión mensual que celebrará el máximo órgano de administración de la petrolera. El consejo lo forman 16 miembros, de los cuales seis se los reparten los socios del núcleo duro de accionistas (dos corresponden a CaixaBank, otros dos a Sacyr, uno a Temasek y otro a Pemex), otros ocho son independientes (Paulina Beato, Artur Carulla, Luis Carlos Croissier, Ángel Durández, Javier Echenique, Mario Fernández, Isabel Gabarró y Henri Philippe Reichstul) y dos ejecutivos (Brufau y el secretario, Luis Suárez de Lezo).

Será la primera oportunidad para medir la temperatura que hay en el seno de la empresa. Todo dependerá de la actitud que mantenga Pemex antes y después del consejo. Su representante, Arturo Henríquez, tendrá la ocasión de explicar la postura del grupo mexicano en el citado consejo. También podrá explicar el objetivo de la reunión que mantuvieron en Houston (Texas, EE UU) Lozoya y el director de Pemex en España, José Manuel Carrera, y él con representantes del bufete Cuatrecasas, del banco Crédit Agricole y de una firma especializada en aglutinar votos de inversores (proxy).

Ese encuentro se enmarca en la ofensiva lanzada contra Brufau desde México y, según algunas fuentes consultadas, perseguiría la preparación de una solicitud para convocar una junta general extraordinaria y plantear en ella la sustitución de Brufau al frente de Repsol. Para convocar una junta es necesario un 5% del capital, que Pemex supera de sobra (tiene el 9,34%) y para sustituir al presidente se precisa superar el 50%. Según todos los indicios, esta posibilidad se antoja bastante remota, toda vez que el resto de accionistas del núcleo duro (La Caixa, con 12,02%; Sacyr, con el 9,52%, y Temasek, con el 6%) se han desmarcado de la operación. Es decir, necesitaría arrancar al menos un 41% del 63% del capital que está en manos de minoritarios o de fondos de inversión.

El objetivo prioritario del pretendido cambio sería hacer un nuevo intento de acuerdo con YPF para cerrar el conflicto por la expropiación del 51% hecha a Repsol. Precisamente, el inicio de la ofensiva de Pemex fue la oferta de YPF llevada por Lozoya al consejo de Repsol. Esta oferta —consistente en la creación de una sociedad en la que participaría Pemex y el pago de 5.000 millones de dólares (unos 3.500 millones de euros) mediante en bonos de 1.500 millones y activos sin explorar del orden de 42.300 dólares el acre— fue rechazada por el consejo, incluido el consejero de Pemex. El grupo español ha exigido una compensación de justamente el doble, aunque está dispuesta a negociar un acuerdo sobre cifras y activos reales, según han subrayado sus responsables reiteradamente.  

Más información:
-.-

Desde Europa: Carta de solidaridad con Mario González


En razón del estado de salud tan delicado del compañero anarquista Mario González que cumple hoy 42 días de huelga de hambre, los colectivos europeos abajo firmantes enviamos esta carta de apoyo solidaridad y denuncia. Responsabilizamos al gobierno del distrito federal y a la juez Marin Sasaki de cualquier cosa que pueda ocurrirle al compañero Mario.

Al compañero Mario González
A su familia y amigos
A la sexta
A la Red contra la Represión
A los compañeros-as anarquistas en México y en el Mundo

20 de noviembre de 2013

Lo que recordamos del 2 de octubre 2013 como de muchos otros 2 de octubres, es que la ciudad de México se despertó bajo un fuerte dispositivo policiaco, el miedo gubernamental fue tan desmesurado como las paredes metálicas de 2.5 metros de altura que rodearon una buena parte de la ciudad y las centenas de granaderos que se movilizaron para hacer irrupción con lo único que saben hacer: Reprimir, golpear y encerrar a nuestros compañeros y compañeras que no se rinden.

Lo que no olvidamos es que hace 4 años, un 2 de octubre, Víctor Herrera Govea, anarquista y adherente a la sexta decidió salir a la calle como tantos estudiantes para conmemorar la matanza de Tlatelolco en 1968, ese día Victor no llegó a su casa, fue arrestado y condenado por la juez Celia Marin Sasaki, misma que el 2 de octubre pasado se encargaría de negar la libertad al compañero, también anarquista, Jorge Mario González García. Mario y otros jóvenes fueron detenidos el 2 de octubre de este año mientras se encontraban en una unidad del transporte público horas antes de que se iniciara la marcha conmemorativa del 2 de octubre.

Los antecedentes de persecución política contra Mario se habían agudizado desde la instalación de un plantón en la explanada de rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México desde donde él y otros compañeros exigían su reinstalación por ser expulsados del CCH Naucalpan de manera arbitraria, pese a los testimonios de sus profesores que señalan que Mario era un buen alumno. Sobre esta persecución y criminalización los compañeros han venido denunciando el papel de las autoridades de la Universidad quienes los habían amenazado de atentar contra su libertad, si no levantaban dicho plantón.

Mario es el único compañero que permanece preso por el delito de ataques a la paz pública- delito considerado no grave- las irregularidades y las violaciones han sido sistemáticas, desde la tortura que recibió antes de ser presentado, las constantes humillaciones que recibe al interior del penal, hasta las negativas de ponerlo en libertad.

Ante toda esta arbitrariedad y por el abuso de poder de la juez Marin Sasaki, el compañero decidió empezar una huelga de hambre. Al día de hoy Mario lleva ya 42 días sin alimentarse, ha bajado 12 kilos de peso y su estado de salud ya es crítico.

Ante estos acontecimientos, ante la actitud represiva que conocemos del gobierno del Distrito Federal y del gobierno en turno de Enrique Peña Nieto, ante la incompetencia servil del sistema jurídico, la rabia y la organización nos unen hoy para exigir se respete la integridad física y psicológica de nuestro compañero Mario González.

Como hace cuatro años, en el caso del compañero Victor Herrera Govea, hoy reiteramos nuestra entera solidaridad con Mario González! A la juez Marin Sasaki como hace 4 años, le exigimos libere inmediatamente al compañero quien se encuentra en un estado de salud crítico.

¡Alto a la persecución política contra Mario González!
¡Libertad inmediata al compañero Mario González!
¡Liberación a todos los presos del 2 de octubre 2013!

Responsabilizamos al gobierno del distrito federal y a la juez Marin Sasaki de cualquier cosa que pueda ocurrirle al compañero Mario.

Grupo Les trois passants, París, Francia.
Caracol Zaragoza, Estado español
La adhesiva, Barcelona
Comitato Chiapas "Maribel", Bergamo, Italia
Centro de Documentación sobre Zapatismo -CEDOZ- Estado español
CGT - Estado Español
ASSI (Acción social Sindical Internacionalista)
Plataforma de solidaridad con Chiapas de Aragón
Lo Comitat Chiapas d'Aude, Francia
Tamazgha, París, Francia
Gruppe B.A.S.T.A., Munster, Alemania
La Reus, Cultural i Solidària per la Pau - Reus. Catalunya
Colectivo la digne rage, Lille, Francia

-.-

18/11/13

Desinformémonos 119


Periodismo desde abajo


Reportajes México

GLORIA MUÑOZ RAMÍREZ Y ADAZAHIRA CHÁVEZ

EZLN

DESINFORMÉMONOS

MV. 

ADAZAHIRA CHÁVEZ
FOTO: CUARTOSCURO


Reportajes Internacionales
 
ADAZAHIRA CHÁVEZ

ZEYNEP GAMBETTI
TRADUCCIÓN: LINDSEY HOEMANN

JONATAN RODAS

DANIELA FERNANDES ALARCON
TRADUCCIÓN: ERNENEK MEJÍA

TERESA PARTIDA


Autonomías

RICCARDO TROISI
TRADUCCIÓN: M. ALEJANDRO GONZÁLEZ LEDESMA
FOTO: COOPERATIVES EUROPE


Imagina en Resistencia

CLAYTON CONN


Fotoreportaje

FOTOGRAFÍAS: NINA BERMAN
TEXTO: DESINFORMÉMONOS
MÚSICA: “A MINER’S LULLABY”, LUKE KELLY
PRODUCCIÓN: DESINFORMÉMONOS


Audio

RADIO MUNDO REAL

--   
________________________________________________________

http://www.desinformemonos.org
skype: desinformemonos
________________________________________________________

"...desinformémonos hermanos
hasta que el cuerpo aguante
y cuando ya no aguante
entonces decidámonos
carajo decidámonos
y revolucionémonos."
Mario Benedetti

-.-

Aunque atacado y perseguido, el EZLN conmemora 30 años de su fundación

· En un comunicado, Marcos expone cómo ven y se ven los zapatistas en su historia propia.
· Critica aquella modernidad en que "la ignorancia simula regir los destinos de una nación".

Subcomandante Insurgente Marcos

Hermann Bellinghausen
La Jornada 18/11/2013

"Siempre atacados y perseguidos, siempre resistiendo; siempre siendo aniquilados, siempre reapareciendo", los zapatistas conmemoraron este domingo los 30 años de la fundación del Ejército Zapatista de Libración Nacional (EZLN) en las montañas de la selva chiapaneca. No obstante, o "tal vez por eso", las denuncias de sus bases de apoyo, hechas a través de sus juntas de buen gobierno, tienen tan pocas lecturas. "Pero también aquí nos mostramos."

El subcomandante Marcos dio a conocer un comunicado donde relata “el excepcional encuentro entre un escarabajo y un ser desconcertante (quiero decir, más desconcertante que el escarabajo), y las reflexiones no coyunturales y sin importancia que en él se dieron; así como la forma en que, aprovechando un aniversario, el Sup intenta explicar, sin lograrlo, cómo ven los zapatistas su propia historia”.

Explica que, como advirtió en su anterior comunicado (3 de noviembre), no se hicieron públicos los textos que lo antecedían. Ahora los "rebobina". Adelanta que no se centrará en temas políticos ni coyunturales, pero en una posdata expone cómo ven y se ven en su historia propia los zapatistas. Ésta no es sólo lo que han sido, lo que les ha pasado, lo que han hecho. Es sobre todo "lo que queremos ser y hacer". Ahora bien, en la "avalancha" de nuevos medios audiovisuales que muestran la realidad en colores que “no tienen nada qué ver con la realidad, podemos ubicar, en una improbable ‘línea del tiempo’, nuestro modo de ver nuestra historia con el ­kinetoscopio”.

Admite haberse ido "un poco lejos, a los orígenes del cine". Así, "nuestra historia parece una imagen de movimiento continuo y repetitivo, con algunas variaciones que dan esa sensación de móvil inmovilidad". Establece un símil con el kinetoscopio de Edison en 1894, (Annie Oakley): “Como si nosotros fuéramos la moneda lanzada al aire, mientras la señorita civilización nos dispara una y otra vez (sí, el gobierno sería el empleado servil que lanza la moneda). O como si en La llegada del tren, de los hermanos Lumiere, de 1895, nosotros fuéramos quienes permanecen en el andén mientras el tren del progreso llega y se va”. Para ilustrar el punto, el subcomandante Marcos añade "unos videos": Rebobinar-3

Pero "el colectivo que somos" toma cada fotograma "viendo la realidad que fuimos y somos, muchas veces con los negros de persecuciones y cárceles, con los grises del desprecio, y con el rojo del despojo y la explotación. Pero también con el color marrón y verde que somos de la tierra que somos".

Añade: “Cuando alguien de fuera se detiene a mirar nuestra ‘película’, por lo regular comenta: ‘¡qué hábil tiradora!’ O ‘¡qué arriesgado empleado que arroja la moneda al aire sin temor de ser herido!’, pero nadie comenta nada de la moneda. O, en el tren de los Lumiere, dicen: ‘pero qué tontos, ¿por qué siguen en el andén y no se suben al tren?’ O ‘he ahí una muestra más de que los indígenas están como están porque no quieren progresar’ (...) Pero si alguien nos preguntara por qué no subimos a ese tren, diríamos ‘porque las estaciones que siguen son Decadencia, Guerra, Destrucción, y el destino final es Catástrofe. La pregunta pertinente no es por qué no nos subimos nosotros, sino por qué no se bajan ustedes”.

Quienes vienen a estar con los zapatistas descubren que "en cada fotograma" han agregado "una imagen que no es perceptible a simple vista, como si el movimiento aparente de las imágenes ocultara lo particular que cada fotograma contiene", algo que "sólo con un corazón muy grande se pueden apreciar".

No falta, señala, "quien nos diga que ya hay tabletas y celulares con cámaras al frente y atrás, con colores más vívidos que los de la realidad", que "la democracia representativa, que las elecciones, que los partidos políticos, que la modernidad, que el progreso, que la civilización".

Dicho todo eso, editando torpemente que es en su modernidad donde se perpetran los crímenes más atroces; donde los infantes son quemados vivos y los pirómanos son diputados y senadores; donde la ignorancia simula regir los destinos de una nación; donde se destruyen las fuentes de trabajo; donde los maestros son perseguidos y calumniados; donde una gran mentira es opacada por otra mayor.

Y apunta: "Para los grandes medios de paga, ellos son los modernos, nosotros los arcaicos"; ellos "los que trabajan, nosotros los haraganes"; ellos "los limpios, nosotros los sucios". Y olvidan lo fundamental: "Ésta es nuestra historia, nuestra forma de pensarnos, de hacernos nuestro camino, con nuestros errores, caídas, colores, vidas, muertes. Es nuestra libertad".

Comunicado íntegro

-.-

Información relacionada:

30 años del Ejército Zapatista de Liberación Nacional Fuente: Desinformémonos

03/11/2013 MALAS Y NO TAN MALAS NOTICIAS. Comunicado del CCRI-CG del EZLN del 3 de noviembre del 2013


-.-

30 años del Ejército Zapatista de Liberación Nacional

Nadie ha contado mejor la historia del EZLN que los propios zapatistas. El recorrido de los diez primeros años de clandestinidad, del 17 de noviembre de 1983 al primero de enero de 1994, son relatados en el siguiente texto, escrito hace diez años, por el subcomandante Marcos, jefe militar y vocero zapatista. 


Foto: Marco Antonio Cruz
EJERCITO ZAPATISTA DE LIBERACION NACIONAL

MÉXICO

10 de noviembre del 2003.


Según nuestro calendario, la historia del EZLN, previa al inicio de la guerra, tuvo 7 etapas.

La primera de ellas es cuando se seleccionó a quienes formarían parte del EZLN. Esto fue alrededor de 1982. Se organizaban prácticas de uno o dos meses en la selva, y en ellas se evaluaba el desempeño de los asistentes para ver quién podía “dar el ancho”. La segunda etapa es la que llamamos de “implantación”, es decir, la fundación propiamente dicha del EZLN.

Hoy es 10 de noviembre del año 2003.

Pido se nos permita imaginar que un día como hoy, pero hace 20 años, en 1983, un grupo de personas preparaba en alguna casa de seguridad los implementos que habría de llevar a las montañas del sureste mexicano. Tal vez, hace 20 años, el día transcurría checando la impedimenta, recabando informes sobre los caminos, las rutas alternativas, los tiempos; detallando itinerarios, órdenes, dispositivos. Hace 20 años, tal vez a esta hora, estarían abordando un vehículo e iniciarían el viaje hacia Chiapas. Si pudiéramos estar ahí, tal vez les preguntaríamos a esas personas qué es lo que iban a hacer. Y seguro nos hubieran respondido: “fundar el Ejército Zapatista de Liberación Nacional”. Habían esperado 15 años para decir esas palabras.

Supongamos entonces que inician su viaje el 10 de noviembre de 1983. Unos días después llegan al final de un camino de terracería, bajan sus cosas, despiden al chofer con un “hasta luego” y, después de acomodar sus mochilas, inician el ascenso de una de las sierras que atraviesan, inclinadas al occidente, la Selva Lacandona. Muchas horas después de caminar, con unos 25 kilos de peso en su espalda, montan su primer campamento, ya sierra adentro. Sí, es posible que ese día hiciera frío y hasta lloviera.

Hoy, hace 20 años, la noche se ha adelantado debajo de los grandes árboles y, ayudados por lámparas de mano, estos hombres y mujeres ponen techo de plástico con un cordón como travesaño, amarran sus hamacas, buscan leña seca y, prendiéndole fuego a una bolsita de plástico, encienden la hoguera. A su luz, el mando escribe en su diario de campaña algo así como: “17 de noviembre de 1983. Tantos metros sobre el nivel del mar. Lluvioso. Montamos campamento. Sin novedad”. En la parte superior izquierda de la hoja en la que se escribe, aparece el nombre que le han puesto a esa primera estación de un viaje que todos saben muy largo. No ha habido ninguna ceremonia especial, pero ese día y a esa hora se ha fundado el Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Seguramente alguien propuso entonces un nombre para ese campamento, no lo sabemos. Lo que sí sabemos es que ese grupo estaba formado por 6 personas. Los primeros 6 insurgentes, cinco hombres y una mujer. De esos 6, tres eran mestizos y tres indígenas. La proporción de 50% mestizos y 50% indígenas no ha vuelto a repetirse en los 20 años del EZLN, tampoco la proporción de mujeres (menos del 20% en esos primeros días). Actualmente, veinte años después de aquel 17 de noviembre, el porcentaje debe andar por un 98,9% de indígenas y un 1% de mestizos. La proporción de mujeres anda ya cerca del 45%.

¿Cómo se llamó ese primer campamento del EZLN? Al respecto no se ponen de acuerdo aquellos primeros 6 insurgentes. Según aprendí después, los nombres de los campamentos se elegían sin ninguna lógica, y, de manera natural y sin afectaciones, se evitaban los normes apocalípticos o proféticos. Ninguno de ellos se llamó, por ejemplo, “Primero de enero de 1994”.

Según cuentan aquellos primeros 6, un día mandaron a un insurgente a explorar un sitio para ver si tenía condiciones para acampar. El insurgente regresó diciendo que el lugar “era un sueño”. Los compañeros marcharon hacia ese rumbo y al llegar se encontraron con un pantano. Le dijeron entonces al compañero “Esto no es ensueño, es una pesadilla”. Ergo, el campamento se llamó entonces “La Pesadilla”. Debe haber sido en los primeros meses de 1984. El nombre de ese insurgente era Pedro. Después sería subteniente, teniente, capitán segundo, capitán primero y Subcomandante. Con ese grado y siendo Jefe del Estado Mayor zapatista, diez años después, cayó en combate el primero de enero de 1994, en la toma de Las Margaritas, Chiapas, México.

La tercera etapa, siempre previa al alzamiento, es cuando nos dedicamos a las tareas de supervivencia, es decir, a cazar, a pescar, y a recolectar frutos y plantas silvestres. En este tiempo nos aplicamos al conocimiento del terreno, es decir, orientación, caminata, topografía. Y en esta época estudiamos estrategias y táctica militar en los manuales del ejército norteamericano y del federal mexicano, y el uso y cuidado de diversas armas de fuego, además de las llamadas “artes marciales”. También estudiábamos historia de México y, por cierto, llevábamos una vida cultural muy intensa.

Yo llego a la Selva Lacandona en esta tercera etapa, en 1984. Por ahí de agosto-septiembre de ese año, unos 9 meses después de que llegara el primer grupo. Mi llegada fue con dos compañeros más: una compañera indígena chol y un compañero indígena tzotzil. Si mal no recuerdo, a mi llegada el EZLN tenía 7 elementos de base y dos más que “subían” y “bajaban” a la ciudad con correos y por abastecimiento. El cruce por los pueblos se hacía de noche y disfrazados de ingenieros.

Los campamentos de aquella época eran relativamente sencillos: tenían un área de intendencia o la cocina, los dormitorios, el área de ejercicio, la posta, el área de 25 y 50, y los campos de fuego para la defensa. Tal vez alguno de los que me escucha se pregunte qué rayos es el “área de 25 y 50”. Bueno, resulta que para hacer las necesidades que llaman “primarias”, había que alejarse a cierta distancia del campamento. Para ir a orinar había que retirarse 25 metros; para defecar eran 50 metros, además de hacer un hoyo con el machete y luego tapar el “producto”. Claro que esas disposiciones eran cuando nosotros éramos, como quien dice, un puñado de hombres y mujeres, es decir, no pasábamos de 10.

Tiempo después, construíamos letrinas en zonas más alejadas, pero los términos “25” y “50” se quedaron.

Había un campamento que se llamaba “El Fogón”, porque ahí fue la primera vez que construimos uno. Antes de eso, el fuego se hacia a ras del suelo y las ollas (dos: una para el frijol y otra para el animal que cazáramos o pescáramos) colgaban de un travesaño amarrado con bejucos. Pero luego ya éramos más y entonces entramos a “la era del fogón”. En ese entonces la plantilla del EZLN era de 12 combatientes.

Tiempo después, en un campamento llamado “Reclutas” (porque ahí es donde se entrenaban los nuevos combatientes), entramos a “la era de la rueda”. Y es que labramos, con el machete, una rueda de madera e hicimos una carretilla para cargar piedra para las trincheras. Deben de haber sido los tiempos, porque la rueda era bastante cuadrada y terminamos cargando la piedra en el lomo.

Otro campamento se llamó “Baby Doc”, en honor de quien azoló, con el beneplácito de los Estados Unidos, las tierras haitianas. Resulta que, con una columna de reclutas, nos estábamos moviendo para acampar cerca de un pueblo. En el camino topamos una paira de jabalíes, o sea un chingo de puercos salvajes. La columna guerrillera se desplegó con disciplina y habilidad, es decir que el que iba de vanguardia grito “puercos” y, con el pánico como motor y combustible, se subió a un árbol con una habilidad que no le volvimos a ver. Otros corrieron con valentía… pero hacía el lado contrario de donde estaba el enemigo, o sea los jabalíes. Algunos tomaron puntería y dieron cuenta de dos cerdos salvajes. En la retirada enemiga, o sea cuando los puercos se fueron, quedó abandonado un cerdito, de apenas el tamaño de un gato casero. Lo adoptamos y le pusimos por nombre “Baby Doc” porque en esas fechas Papá Doc Duvalier moría y le heredaba la carnicería a su vástago. Acampamos ahí para aliñar las piezas y comer. El puerquito se encariñó con nosotros, creo que por el olor.

Otro campamento de aquellos años se llamó “De la Juventud”, porque ahí se formó el primer grupo de jóvenes insurgentes, que se llamó “Jóvenes Rebeldes del Sur”. Una vez por semana los jóvenes insurgentes se reunían para cantar, bailar, leer, hacer deportes y concursos.

El 17 de noviembre de 1984, hace 19 años fue la primera vez que celebramos el aniversario del EZLN. Éramos 9. Creo que fue un campamento que se llamó “Margaret Thatcher” porque habíamos agarrado una changuita que, se los juro, era el clon de la “Dama de Hierro”.

Un año después, en 1985, lo celebramos en un campamento llamado “Watapil”, porque así se llama una planta con cuyas hojas hicimos un cobertizo para los alimentos.

Yo era capitán segundo, estábamos en la llamada “Sierra del Almendro” y la columna madre había quedado en otra serranía. Tenía bajo mi mando 3 insurgentes. Si las matemáticas no me fallan, éramos 4 en ese campamento. Celebramos con tostadas, café, pinole con azúcar y una cójola que matamos en la mañana. Hubo canciones y poesías. Uno cantaba o declamaba y los otros tres aplaudían con un aburrimiento digno de mejor causa. En mi turno, con un discurso solemne les dije, sin más argumentos que los mosquitos y la soledad que nos envolvía, que un día seríamos miles y que nuestra palabra le daría la vuelta al mundo. Los otros tres estuvieron de acuerdo en que probablemente la tostada estaba hongueada, que seguramente me había hecho daño y que por eso deliraba. Recuerdo que llovió esa noche.

En la que llamamos la cuarta etapa, se hicieron los primeros contactos con los pueblos de la zona. Primero se hablaba con uno y ése uno hablaba con su familia. De la familia se pasaba al poblado. Del pablado a la región. Así poco a poco, nuestra presencia se convirtió en un secreto a voces y en una conspiración masiva. En esta etapa, que corre paralela en tiempo a la tercera, el EZLN ya no era lo que habíamos pensado cuando llegamos. Para entonces ya habíamos sido derrotados por las comunidades indígenas y, producto de esa derrota, el EZLN empezó a crecer geométricamente y hacerse “muy otro”, o sea que la rueda siguió abollándose hasta que, al fin, fue redonda y pudo hacer lo que debe hacer una rueda, es decir, rodar.

La quita etapa es la del crecimiento explosivo del EZLN. Debido a las condiciones políticas y sociales, crecimos más allá de la Selva Lacandona y llegamos a Los Altos y al norte de Chiapas. La sexta es la de la votación de la guerra y los preparativos, incluida la llamada “Batalla de la Corralchén”, en mayo de 1993, cuando tuvimos los primeros combates con el ejército federal.

Hace dos años, en la Marcha por la Dignidad Indígena, en alguno de los lugares que cruzamos, vi una especie de botella gorda, como una olla de boca angosta. Era de barro, creo, y estaba forrada con pedacitos de espejo. Al reflejar la luz, cada espejito de la olla-botella devolvía una imagen particular. Todo a su alrededor tenía en ella su reflejo singular y, al mismo, tiempo, el conjunto semejaba un arco iris de imágenes. Era como si muchas pequeñas historias se unieran para, sin perder su ser distintas, formar una historia más grande. Pensé que, a lo mejor, la historia del EZLN podría ser contada, mirada y analizada como esa botella-olla.

Antes de ese primero de enero, la víspera, fue la séptima etapa del EZLN.

Recuerdo que la noche del 30 de diciembre de 1993 me encontró en la carretera Ocosingo- San Cristóbal de las Casas. Ese día había estado en las posiciones que manteníamos en los alrededores de Ocosingo. Por radio había checado la situación de nuestras tropas que se estaban concentrando en varios puntos a borde de carretera, a lo largo de las cañadas de Patiwitz, de Monte Líbano y de Las Tazas. Estas tropas correspondían al tercer regimiento de infantería. Eran unos 1,500 combatientes. La misión del tercer regimiento era la toma de Ocosingo. Pero antes de eso debían, “al paso”, tomar las fincas de la zona y hacerse del armamento de las guardias blancas de los finqueros. Según me reportaron, sobre el poblado de San Miguel había estado rondando un helicóptero del ejército federal, seguramente alertado por la multitud de vehículos que se estaban concentrando en esa población. Desde la madrugada del día 29, todo vehículo que entraba a las cañadas no salía, todos fueron “prestados” para movilizar a las tropas del tercer regimiento. En su totalidad, el tercer regimiento estaba formado por indígenas tzeltales.

Al paso, había yo checado las posiciones del Batallón número 8 (que formaba parte del Quinto regimiento), que se encargaría de tomar la cabecera municipal de Altamirano en un primer movimiento. Después, sobre la marcha, tomaría Chanal, Oxchuc y Huixtán, para luego participar en el ataque al cuartel de rancho Nuevo, en las afueras de San Cristóbal. El octavo era un batallón reforzado. Para la toma de Altamirano contaría con unos 600 combatientes, de los que una parte quedaría en la plaza tomada. En su avance incorporaría a más compañeros, para llegar a Rancho nuevo con unos 500 de tropa. El Octavo Batallón estaba formado en su gran mayoría por tzeltales.

Todavía en la carretera hice un alto en una de las zonas más elevadas tomé contacto radial con el Batallón 24 (también parte del Quinto regimiento), cuya misión era la toma de la cabecera municipal de San Cristóbal de Las Casas y el ataque conjunto (en concordancia con el batallón 8) al cuartel militar de Rancho Nuevo. El Vigésimo Cuarto era también un batallón reforzado. En números, su tropa llegaba a casi 1,000 combatientes todos de la zona de los Altos e indígenas tzotziles.

Al llegar a San Cristóbal, bordeé la ciudad y me dirigí a la posición en la que estaría el Cuartel General de la Comandancia del EZLN. De ahí, me comuniqué por radio con el mando del Primer Regimiento, Subcomandante Insurgente Pedro, Jefe del Estado Mayor Zapatista y segundo mando del EZLN. Su misión era la toma de la cabecera de Las Margaritas y el avance para atacar el cuartel militar en Comitán. Fuerte en 1,200 combatientes, el Primer regimiento estaba conformado en su mayoría por tojolabales.

Además, en la llamada “segunda reserva estratégica” quedaba un batallón, formado por indígenas choles, y en las profundidades de nuestras bases de despegue, con 3 batallones dispuestos en las zonas tzeltal, tojolabal, tzotzil y chol, se encontraba la llamada “primera reserva estratégica”.

Sí, el EZLN sale a la luz pública con más de 4,500 combatientes en la primera líneas de fuego, la así llamada Vigésima Primera División de Infantería Zapatista, y unos 2,000 combatientes permanecían en la reserva.

La madrugada del 31 de diciembre de 1993 confirmé la orden de ataque, la fecha y al hora. En resumen: el EZLN atacaría simultáneamente 4 cabeceras municipales y otras 3 más “al paso”, reduciría a las tropas policíacas y militares en esas plazas, y marcharía después a atacar dos grandes cuarteles del ejército federal. La fecha: 31 de diciembre de 1993. La hora: las 2400.

La mañana del día 31 de diciembre de 1993 se pasó en el desalojo de las posiciones urbanas que se mantenían en algunos lugares. Alrededor de las 1400 los diferentes regimientos confirmaron por radio a la Comandancia General que estaban listos. A las 1700 se inició la cuenta regresiva: “Menos 7” se nombró esa hora. A partir de ahí, se cortó toda comunicación con los regimiento. El siguiente contacto radial estaba programado para las “Más 7”, las 0700 del día 1 de enero de 1994… con los que quedaran vivos.
.
Subcomandante Insurgente Marcos

México, Noviembre del 2003. 20 y 10.

Mensaje enviado por el Subcomandante Insurgente Marcos al arranque de la campaña EZLN: 20 y 10, el fuego y la palabra. Se omiten menciones al libro del mismo nombre, con el fin de proporcionar una lectura fluida del relato.

P [1]ublicado el 18 de noviembre de 2013


17/11/13

Historia de un proyecto de educación rebelde

La comunidad de san marcos avilés educa a las niñas y niños en el programa de enseñanza autónoma zapatista.

Familias de una comunidad zapatista sufren agresiones por su resistencia al sistema oficial de enseñanza y la puesta en marcha de una escuela autónoma en lengua tzeltal. 

Hombres de la comunidad zapatista de San Marcos Avilés cubren su rostro con pasamontañas.
Esta comunidad ha sufrido la represión del Gobierno mexicano. Beatriz de Coro
Emma de Coro Chiapas (México)
Diagonal 17/11/2013

El proyecto de Educación Zapatista en la comunidad de San Marcos de Avilés, Chiapas, ha provocado el enfado del Gobierno mexicano. Esta comunidad indígena se ha negado a asumir el sistema educativo oficial desde la desobediencia civil pacífica.

San Marcos Avilés es un ejido [tierra comunal] tzeltal perteneciente al Caracol [organización autónoma de las comunidades zapatistas] de Oventic en los Altos de Chiapas. Hace tres años todas las familias zapatistas de la comunidad tomaron la decisión de sacar a sus hijos del sistema educativo oficial.

Con esta medida, y con la posterior puesta en marcha del sistema educativo autónomo rebelde zapatista, las comunidades se opusieron a una educación que se niega a reconocer su propia cultura e iden­tidad indígenas.

“Sacamos a los niños de la escuela, desde la convicción de que no existe resistencia posible si nuestros hijos e hijas están siendo educados en un sistema que los ignora como sujetos de pleno derecho y que los forma atendiendo a criterios mercantiles. Desde esta convicción, decidimos crear nuestro propio sistema educativo autó­nomo”, argumenta Pedro, nombre ficticio del responsable de los observadores de las Brigadas internacionales en San Marcos Avilés, que oculta su identidad por seguridad.

“Ahora, las clases se dan en tzeltal, la lengua de la comunidad. El problema con las escuelas del Gobierno es que a veces los profesores que mandan no hablan nuestra lengua, los niños no entienden nada y terminan dejando los estudios, por eso hay mucho abandono escolar”, explica Moisés, promotor de Educación de la Comunidad y que como el resto de las personas que ha entrevistado DIAGONAL no desea dar su identidad real por temor a posibles represalias.

Lorenzo, promotor de salud, cuenta cómo se construyó, en 2010, la nueva escuela: “Nos juntamos todos los ‘compas’ de la comunidad y en unos días cargamos las maderas y montamos la escuelita. El 16 de agosto empezaron las clases y a los pocos días las autoridades encarcelaron a dos compas para hacerles firmar un documento, con su consentimiento para cerrar la escuela, pero ellos resistieron y no firmaron”. Tras negarse a desistir de su proyecto, las familias zapatistas fueron desalojadas. “Era época de lluvias y tuvimos que refugiarnos en las montañas. Dormíamos bajo unas lonas tirados en el lodo, no teníamos para comer, ni tortillas ni pozol [bebida de maíz]. Permanecimos allí durante 33 días y una de las mujeres tuvo que dar a luz en la montaña. Hasta que vinieron compas de otras comunidades, unas 600 personas, y nos acompañaron para que pudiéramos volver a nuestras casas. Cuando regresamos estaba todo arrasado, nos habían robado el café y lo poco que teníamos. Tuvimos que empezar de cero”, relata Gloria, que vivió el desalojo con sus cuatro hijas, la mayor de seis años y la pequeña recién nacida. Las familias volvieron a unos hogares en los que no quedaba nada. A pesar de que los autores estaban perfectamente identificados, ni el desalojo, que se produjo a punta de machete, ni los robos tuvieron consecuencias para ninguno de ellos.

Siguen las amenazas

Actualmente, a tres años del desalojo, los indígenas zapatistas de la comunidad de San Marcos Avilés siguen con su proyecto de escuela autónoma, pero las amenazas no han cesado y los autores de las agresiones siguen actuando con total impunidad. La comunidad cuenta con el apoyo del Centro de Derechos Humanos Fray Barto­lomé de las Casas, en San Cristóbal de Las Casas, que envía a observadores a la zona que informan de cualquier tipo de abuso.

Lucía Pacheco, brigadista española en la comunidad zapatista de San Marcos Avilés, relata: “De unos meses a esta parte, la comunidad ha sufrido todo tipo de ataques: contaminación del agua potable, quema de plantaciones, robos de plantas de café, expropiación de tierras, etc. Pero, sobre todo, es la presión psicológica, las amenazas permanentes de desalojo que sufren sus habitantes y que también se dirigen contra los observadores que allí acuden. Hace poco, apedrearon el campamento donde nos alojábamos, sin que las autoridades tomaran medidas al respecto”, señala Pacheco.

Las reivindicaciones de esta comunidad van más allá de la educación básica: “En julio realizamos un taller orientado sobre todo a las mujeres en el que se hablaba de economía: qué implica recibir ayudas del Fondo Monetario Interna­cional o el Banco Mundial, entre otros”, dice Pedro, un agricultor de la comunidad de San Marcos. Los campesinos están recibiendo ayudas del Gobierno que vienen de estos organismos internacionales. “Ellos piensan que son gratis –continúa Pedro– pero luego te dicen qué tienes que plantar, cómo lo tienes que vender y cuando ya no les interesa, te dejan tirado y con un montón de deudas”.

Las personas de la comunidad de San Marcos Avilés han participado en la primera convocatoria, celebrada en agosto, de la Escuelita Zapatista, organizada por la Universidad de la Tierra, en San Cristóbal de las Casas, en la que los participantes convivieron con familias de distintas comunidades zapatistas. La convocatoria se llevó a cabo bajo el título de “Libertad según los zapatistas”, abierta a cualquier persona interesada. El éxito de la Escuelita Zapatista superó las expectativas y se inscribieron más de 1.700 personas, aunque estaba previsto que lo hicieran unas 500.

A pesar de la solidaridad internacional con el zapatismo, el Gobierno mexicano tiene prohibida la libre entrada a México de extranjeros por motivos políticos, entre otros, a los observadores de derechos humanos. En la actualidad, todas las personas que permanecen en Chiapas como observadores en las comunidades zapatistas lo hacen bajo el riesgo de ser deportadas.  

Inforelacionada
-.-

REBOBINAR 3. (Comunicado del EZLN. 17/11/2013)

 
REBOBINAR 3. 

Que explica el porqué de ese extraño título y de los que le seguirán, que narra el excepcional encuentro entre un escarabajo y un ser desconcertante (quiero decir, más desconcertante que el escarabajo), y las reflexiones no coyunturales y sin importancia que en él se dieron; así como la forma en la que, aprovechando un aniversario, el Sup intenta explicar, sin lograrlo, cómo ven l@s zapatistas su propia historia.

Noviembre del 2013.

A quien corresponda:

ADVERTENCIA.- Como se advirtió en el texto autodenominado “Malas y no tan malas noticias”, no se hicieron públicos los textos que antecedían al susodicho.  Ergo, lo que vamos a hacer es “rebobinar” (o, como quien dice, darle “rewind” a la cinta) para llegar a lo que se suponía iba a aparecer el día de muertos.  Cumplido lo cual, puede usted proceder a darle a la lectura en orden inverso al orden inverso en el que irán apareciendo y entonces así tendrá usted… mmh… olvídelo, hasta yo ya me hice pelotas.  El caso es que se entienda el espíritu de, como quien dice, “retrospectiva”, o sea que uno va para allá pero se regresa para ver cómo es que a uno le dio por ir para allá.  ¿Está claro?  ¿No?

ADVERTENCIA A LA ADVERTENCIA.-  Los textos que siguen a continuación no contienen ninguna referencia a las situaciones actuales, coyunturales, trascendentes, importantes, etc., ni tienen implicaciones o referencias políticas, ni nada de eso.  Son textos “inocentes”, como “inocentes” son todos los escritos de quien se autodenomina “el supcomandante de acero inoxidable” (o sea yo merengues).  Cualquier parecido o semejanza con hechos o personas de la vida real es mera esquizofrenia… sí, como la situación internacional y nacional donde se puede ver que… ok, ok, ok, nada de política.

ADVERTENCIA AL CUBO.-  En el muy improbable caso que usted se sienta aludido por lo que a continuación se dice, está rotundamente equivocado… o es un fan vergonzante de las teorías de la conspiración ad hoc (que se puede traducir a “para cada falla, hay una teoría de la conspiración para explicarlo todo y reiterar los errores”.

Va:

-*-

P.D. El primer encuentro de Durito con el Gato-Perro.-

Durito estaba serio.  Pero no con la falsa impostura de un funcionario cualquiera de un gobierno cualquiera.  Estaba serio como cuando una pena grande nos abofetea el rostro y nada hay que hacer, como no sea maldecir… o contar un cuento. 

Enciende la pipa Don Durito de La Lacandona, errante y errado caballero, consuelo de los afligidos, alegría de los niños, anhelo imposible de mujeres y otr@s, inalcanzable espejo para varones, desvelo de tiranos y tiranuelos, incómoda tesis para ignorantes pedantes.

Mirando arrobado la luz de nuestros desvelos, casi en un susurro narra, para que yo la  transcriba:

LA HISTORIA DEL GATO-PERRO

(De como Durito conoció al Gato-Perro y de lo que dijeron esa madrugada sobre los fanatismos).

A simple vista, el gato-perro parece perro… bueno, más bien gato… o perro…hasta que maúlla… o gato… hasta que ladra.

El gato-perro es una incógnita para biólogos terrestres y marinos (¿en qué tabla de clasificación de los seres vivos acomodamos este caso?), caso irresoluble para la psicología (una cirugía neuronal no descubre el centro cerebral que define la perrunez o la gatez), misterio para la antropología (¿los usos y costumbres al mismo tiempo semejantes y antitéticos?), desesperación para la jurisprudencia (¿qué derechos y deberes emanan del ser y no ser?), el santo grial de la ingeniería genética (imposible privatizar ese escurridizo ADN).  En suma: el eslabón perdido que echaría abajo todo el darwinismo de laboratorio, cátedra, simposio, reiterada moda científica.

Pero permítanme narrarles lo que ocurrió:

Como es ley, era madrugada.  Una lucecita bastaba para definir la sombra.  Quieto, caminaba sólo con los pasos de la memoria.  Entonces escuché claramente que alguien decía:

  “Un fanático es alguien que, con vergüenza, esconde una duda”.

No sin antes darle la razón en mis adentros, me acerqué y lo encontré.  Sin mediar presentación alguna, le pregunté:

Ah, de modo que usted es… un perro.

Miau − me respondió.

… O más bien un gato − dije dudando.

guau − replicó.

Bueno, un gato-perro − dije y me dije.

Eso − dijo… o creí que dijo.

Y la vida, ¿cómo va? − pregunté (y yo transcribí sin dudarlo, dispuesto a no dejarme sorprender con nada, puesto que era un escarabajo quien me dictaba esta singular historia).

A ratos vale la pena − respondió con una especie de ronroneo −. A ratos como perros y gatos − gruñó.

¿Es un problema de identidad? − dije encendiendo la pipa y sacando mi esmarfon-tablet multitouch para escribir (en realidad se trata de un cuaderno de esos engargolados, pero Durito se las quiere dar de muy moderno −nota del escribano−).

Nah, uno no elige quién es pero sí quién puede ser − ladró desdeñoso el gato-perro −. Y la vida no es más que ese complicado tránsito, logrado o trunco, de una cosa a la otra − agregó con un maullido.

Entonces, ¿gato o perro? – pregunté.

Gato-perro − dijo él como señalando lo obvio.

¿Y qué lo trae por estas tierras?

Una ella, qué va a ser.

Ah.

Le voy a cantar, porque algunos gatos saben.

Err… antes de su serenata, que no dudo sea un canto excelso a la fémina que lo inquieta, ¿me podría aclarar lo que dijo al inicio de su participación en este cuento?

¿Lo del fanatismo?

Sí, era algo como que hay quien esconde sus dudas de fe detrás del culto irracional.

Eso.

Pero, ¿cómo evitar el instalarse en uno de los tenebrosos cuartos de esa torva casa de espejos que es el fanatismo?  ¿Cómo resistirse a los reclamos y chantajes para instalarse y militar en el fanatismo religioso o laico, el más antiguo sí, pero no el único actual?

Simpledice lacónico el gato-perro−, no entrando.   

  Construir muchas casas, cada quien la suya.  Abandonar el miedo a la diferencia.

Porque hay algo igual o peor que un fanático religioso, y es un fanático anti religioso, el fanatismo laico.  Y digo que puede ser peor porque éste último acude a la razón como coartada.

Y, claro, sus equivalentes: al homofóbico y machista, la fobia a lo heterosexual y el hembrismo.  Y sume usted el largo etcétera de la historia de la humanidad.

Los fanáticos de la raza, el color, el credo, el género, la política, el deporte, etcétera, son, al final de cuentas, fanáticos de sí mismos.  Y todos comparten el mismo miedo a lo diferente. Y encasillan al mundo entero en la cerrada caja de las opciones excluyentes: “si no eres tal, entonces eres lo contrario”. 

¿Quiere usted decir, mi estimado, que los que critican a los fanáticos deportivos son iguales? – interrumpió Durito.

Es lo mismo.  Ahí tiene, por ejemplo, la política y el deporte, ambos de paga: en los dos los fanáticos piensan que lo profesional es lo que cuenta; en ambos son meros espectadores aplaudiendo o abucheando a los contrincantes, festejando victorias que no son suyas y lamentando derrotas que no les pertenecen; en ambos culpan a los jugadores, al árbitro, a la cancha, al contrario; en ambos esperan que “a la siguiente sí”; ambos piensan que si cambian de técnico, de estrategia o de táctica entonces se resolverá todo; en ambos persiguen a los fanáticos contrarios; en ambos se ignora que el problema está en el sistema.

¿Está usted hablando de fútbol? pregunta Durito mientras saca un balón autografiado por él mismo.

No sólo de fútbol.  En todo, el problema es quién es el que manda, el dueño, el que dicta las reglas.

En los dos ámbitos se desprecia lo que no sea de paga: el fútbol llanero o callejero, la política que no confluya en coyunturas electorales.  “Si no se gana dinero, ¿para qué entonces?”, se preguntan.

En los dos ámbitos se desprecia lo que no sea de paga: el fútbol llanero o callejero, la política que no confluya en coyunturas electorales.  “Si no se gana dinero, ¿para qué entonces?”, se preguntan.

Ah, ¿está usted hablando de política?

− Ni pensarlo.  Aunque, por ejemplo, cada día que pasa es más evidente que lo que llaman “el Estado Nacional Moderno” es un montón de ruinas en venta de ocasión, y que las clases políticas respectivas se empeñan en rehacer, una y otra vez, la cúspide de un castillo de naipes derruido, sin darse cuenta que las barajas de la base están completamente rotas y ajadas, incapaces de mantenerse erguidas, ya no digamos de sostener algo.

Mmh… será difícil poner eso en un tuit − dice Durito mientras cuenta para ver si se ajusta a los 140 caracteres.

La clase política moderna se disputa quién será el piloto de un avión que hace tiempo se estrelló en la realidad neoliberal − sentencia el gato-perro y Durito agradece con una venia.

¿Entonces qué hacer? − pregunta Durito mientras guarda con recato su banderín de Los Jaguares de Chiapas.

Eludir la trampa que sostiene que libertad es poder elegir entre dos opciones impuestas.

Todas las opciones terminantes son una trampa.  No hay sólo dos caminos, de la misma forma que no hay dos colores, dos sexos, dos creencias.  Así que ni ahí, ni allá.  Mejor hacer un nuevo camino que sí vaya a donde uno quiere ir.

¿Conclusión? − pregunta Durito.

Ni perro, ni gato.  Gato-perro, para no servirle a usted.

Y que nadie juzgue ni condene lo que no entiende, porque lo diferente es una muestra de que no todo está perdido, que hay todavía mucho que mirar y escuchar, que hay otros mundos aún por descubrir…

Se fue el gato-perro que, como su nombre lo indica, tiene las desventajas del perro y las del gato… y ninguna de sus ventajas, si es que las hubiere.

Ya amanecía cuando escuché una mezcla de maullido y ladrido sublime.  Era el gato-perro cantándole, desafinado, a la luz de nuestros mejores sueños.

Y en alguna madrugada, tal vez lejana aún en el calendario y en incierta geografía, ella, la luz que me desvela y devela, entenderá que hubo trazos ocultos y para ella hechos, que tal vez sólo entonces le serán revelados o los reconoce ahora en estas letras, y sabrá en ese momento que no importaba qué caminos anduvieran mis pasos: porque ella fue, es y será, siempre, el único destino que vale la pena.

Tan-tan.

P.D.- En la que el Sup trata de explicar, en modo multimedia post moderno, la forma en que l@s zapatistas ven y se ven en su historia propia.

Bueno, primero hay que aclarar que para nosotras, nosotros, nuestra historia no es sólo lo que hemos sido, lo que nos ha pasado, lo que hemos hecho.  Es también, y sobre todo, lo que queremos ser y hacer.

Ahora bien, en esta avalancha de medios audiovisuales que van desde el cine 4D y las televisiones LED 4K, hasta las pantallas policromas y multitouch de los celulares (que muestran la realidad en colores que, permítanme la digresión, no tienen nada qué ver con la realidad), podemos ubicar, en una improbable “línea del tiempo”, nuestro modo de ver nuestra historia con… el kinetoscopio.

Sí, ya sé que me fui un poco lejos, a los orígenes del cine, pero con eso del internet y las múltiples wikis que lo abundan y redundan, no tendrá usted problema en saber a qué me refiero.

A veces, podría parecer que nos acercamos a los formatos 8 y súper 8, y aun así el formato de 16 milímetros sigue estando lejano.

Quiero decir, nuestro modo de explicar nuestra historia parece como una imagen de movimiento continuo y repetitivo, con algunas variaciones que dan esa sensación de móvil inmovilidad.  Siempre atacados y perseguidos, siempre resistiendo; siempre siendo aniquilados, siempre reapareciendo.  Tal vez por eso las denuncias de las bases de apoyo zapatistas, hechas a través de sus Juntas de Buen Gobierno, tienen tan pocas lecturas.  Es como si uno ya hubiera leído eso antes y sólo cambiaran los nombres y las geografías.

Pero también aquí nos mostramos.  Por ejemplo, en:

http://enlacezapatista.ezln.org.mx/2013/11/13/la-jbg-corazon-del-arco-iris-de-la-esperanza-caracol-iv-torbellino-de-nuestras-palabras-denuncia-hostigamiento-y-agresiones

Y sí, es un poco como si en esas imágenes en movimiento de Edison, de 1894, en su kinetoscopio (“Annie Oackley”), nosotros fuéramos la moneda lanzada al aire, mientras la señorita civilización nos dispara una y otra vez (sí, el gobierno sería el empleado servil que lanza la moneda).  O como si en “La llegada del tren” de los Hermanos Lumiere, de 1895, nosotros fuéramos quienes permanecen en el andén mientras el tren del progreso llega y se va.  Al final de este texto encontrará unos videos que le ayudarán a entender esto.

Pero he aquí que el colectivo que somos toma y hace cada fotograma, lo dibuja y lo pinta viendo la realidad que fuimos y somos, muchas veces con los negros de persecuciones y cárceles, con los grises del desprecio, y con el rojo del despojo y la explotación.  Pero también con el color marrón y verde que somos de la tierra que somos.

Cuando alguien de fuera se detiene a mirar nuestra “película”, por lo regular comenta: “¡qué hábil tiradora!”  O “¡qué arriesgado empleado que arroja la moneda al aire sin temor de ser herido!”, pero nadie comenta nada de la moneda.

O, en el tren de los Lumiere, dicen: “pero qué tontos, ¿por qué siguen en el andén y no se suben al tren?”.  O “he ahí una muestra más de que los indígenas están como están porque no quieren progresar”.  Alguno más aventura “¿Viste qué ropa tan ridícula usaban en esa época?”.  Pero si alguien nos preguntara por qué no subimos a ese tren, nosotros diríamos “porque las estaciones que siguen son “decadencia”, “guerra”, “destrucción”, y el destino final es “catástrofe”.  La pregunta pertinente no es por qué no nos subimos nosotros, sino por qué no se bajan ustedes”.

Quienes vienen a estar con nosotros para mirarnos mirándonos, para escucharnos, para aprendernos en la escuelita, descubren que, en cada fotograma, l@s zapatistas hemos agregado una imagen que no es perceptible a simple vista.  Como si el movimiento aparente de las imágenes ocultara lo particular que cada fotograma contiene.   Eso que no se ve en el trasiego cotidiano es la historia que seremos.  Y no hay esmarfon que capture esas imágenes.  Sólo con un corazón muy grande se pueden apreciar.

Claro que no falta quien venga y nos diga que ya hay tabletas y celulares con cámaras al frente y atrás, con colores más vívidos que los de la realidad, que ya hay cámaras e impresoras en tercera dimensión, que el plasma, el lcd y el led, que la democracia representativa, que las elecciones, que los partidos políticos, que la modernidad, que el progreso, que la civilización.

Que dejemos eso del colectivismo (que, además, rima con primitivismo): que abandonemos esa obsesión por el cuidado de la naturaleza, el discurso de la madre tierra, la autogestión, la autonomía, la rebeldía, la libertad.

Nos dicen todo eso editando torpemente que es en su modernidad donde se perpetran los crímenes más atroces; donde los infantes son quemados vivos y los pirómanos son diputados y senadores; donde la ignorancia simula regir los destinos de una nación; donde se destruyen las fuentes de trabajo; donde los maestros son perseguidos y calumniados; donde una gran mentira es opacada por otra mayor; donde se premia y encumbra lo inhumano y cualquier valor ético y moral es síntoma de “atraso cultural”.

Para los grandes medios de paga, ellos son los modernos, nosotros los arcaicos.  Ellos son los civilizados, nosotros los bárbaros.  Ellos son los que trabajan, nosotros los haraganes.  Ellos son la “gente bien”, nosotros los parias. Ellos los sabios, nosotros los ignorantes.  Ellos son los limpios, nosotros los sucios.  Ellos son los bonitos, nosotros los feos.  Ellos son los buenos, nosotros somos los malos.

Y olvidan, ellos y ellas, lo fundamental: ésta es nuestra historia, nuestro modo de verla y de vernos, nuestra forma de pensarnos, de hacernos nuestro camino.  Es nuestra, con nuestros errores, nuestras caídas, nuestros colores, nuestras vidas, nuestras muertes.  Es nuestra libertad.

Así es nuestra historia.

Porque cuando los zapatistas, las zapatistas, dibujamos una llave abajo y a la izquierda en cada fotograma de nuestra película, estamos pensando no en qué puerta abrir, sino en qué casa con qué puerta hay que construir para que esa llave tenga motivo y destino.  Y si la banda sonora de esta película tiene ritmo de polka-balada-corrido-ranchera-cumbia-rock-ska-metal-reggae-trova-punk-hip-hop-rap-y-los-que-se-acumulen no es porque no tengamos noción musical.  Es porque esa casa tendrá todos los colores y todos los sonidos.  Y habrá entonces miradas y oídos nuevos que comprenderán nuestro empeño… aunque sólo silencio y sombra seamos en esos mundos venideros.

Ergo: nosotros tenemos imaginación, ellos sólo tienen esquemas con opciones terminantes.

Por eso su mundo se derrumba.  Por eso el nuestro resurge, justo como esa lucecita que no por pequeña es menor cuando a la sombra abriga.

Vale.  Salud y que los cumplamos muy felices, es decir, luchando.

El Sup haciéndose pelotas con los videos que tiene que poner para, como quien dice, ponerle la velita al pastel que no dice, pero se sabe treintañero.

México, Noviembre 17 del 2013.

Trigésimo aniversario del EZLN.

:::::::::::::::::::::::::::::

Escucha y ve los videos que acompañan este texto:

Video que cuenta la historia del “Perro que era un gato por dentro”, de Siri Melchoir. Reino Unido, 2002.

 ____________________

Un gato-perro en acción. Noten como vuelve a su identidad secreta cuando es descubierto.

 ____________________

Brevísima referencia al inicio del cine. Ojo al mini corto: “Annie Oackley”, segundos del 20 al 26.

 ____________________

“La Llegada del Tren”, de los hermanos Lumiere, 1895.

 ____________________

Para un cumpleañero tan otro como es el ezetaelene, las Otras Mañanitas, con Pedro Infante y Los Beatles.



Fuente: Enlace Zapatista

http://enlacezapatista.ezln.org.mx

-.-

EZLN: Una mirada a su historia. I. El núcleo guerrillero

Fotografía: Heriberto Paredes
Por Raúl Romero
Fotografía: Heriberto Paredes
Agencia Autónoma de Comunicación SubVersiones

… la condición humana tiene una porfiada tendencia a la mala conducta.
Donde menos se espera, salta la rebelión y ocurre la dignidad.
En las montañas de Chiapas, por ejemplo.
Largo tiempo callaron los indígenas mayas.
La cultura maya es una cultura de la paciencia, que sabe esperar.
Ahora, ¿cuánta gente habla por esas bocas?
Los zapatistas están en Chiapas, pero están en todas partes.
Son pocos, pero tienen muchos embajadores espontáneos.
Como nadie nombra a esos embajadores, nadie puede destituirlos.
Como nadie les paga, nadie puede contarlos. Ni comprarlos.

 El desafío, Eduardo Galeano [1]

El 17 de noviembre del 2013 se cumplen 30 años de la formación del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), y el 1 de enero del 2014 se celebrarán 20 años de su aparición pública. Como una forma de homenaje a los hombres y mujeres que hicieron que el grito de YA BASTA retumbara por todo el mundo, hoy iniciamos una serie de entregas que pretenden ser una breve revisión histórica de los actores que se entrelazaron para dar origen al EZLN. Para hacerlo se ha recurrido a diversas fuentes, pero sobre todo a los escritos, entrevistas y comunicados que los propios neozapatistas han generado. El texto se divide en tres apartados: I. El núcleo guerrillero, II. La resistencia milenaria y III. La opción por los pobres.

Es necesaria una aclaración: no ha sido nuestra intensión hablar por los zapatistas, ellos y ellas han contado su historia. Nuestro único objetivo aquí es contribuir a la difusión de su experiencia, esa que sin duda alguna representa la alternativa más avanzada en el mundo. Esperemos que estás líneas también sirvan para alimentar la historia del otro mundo posible que aún se encuentra en construcción.

I. El “núcleo guerrillero”[2]


Es 1968 y la Unión de Republicas Socialistas Soviéticas (URSS) y los EUA se disputan la hegemonía mundial en una guerra disfrazada: la “Guerra Fría”. En Checoslovaquia la “Primavera de Praga” muestra al mundo el autoritarismo y la burocracia del “socialismo realmente existente”. Los manifestantes pugnan por un “socialismo con rostro humano”, pero sobre todo democrático. La respuesta de la URSS y sus aliados es la invasión del país. En Francia el “Mayo francés” evidencia –entre muchas otras cosas-, un rechazo generalizado a la sociedad de consumo.

Es 1968 y las Américas también están inquietas. En América Latina el triunfo de la revolución cubana sigue despertando expectativas y miles de jóvenes engrosan las filas de los movimientos y partidos revolucionarios. En EUA Martin Luther King –líder del movimiento por los derechos civiles- es asesinado y las manifestaciones contra la invasión a Vietnam polarizan aún más la sociedad norteamericana.

Es 1968, México será la sede de los Juegos Olímpicos y en el mes de julio estalla uno de los movimientos estudiantiles más importantes de su historia. Las condiciones políticas y sociales del país hacen que un conflicto que parecía menor rápidamente encuentre dimensiones nacionales. México está nuevamente a tono –como lo fue durante la revolución de 1910- con el descontento social que recorre el mundo. Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría Álvarez –Presidente y Secretario de Gobernación de México, respectivamente- ordenan reprimir una manifestación estudiantil. El 2 de octubre grupos militares y paramilitares atacan a los manifestantes en la Plaza de las Tres Culturas, Tlatelolco, Ciudad de México; provocando cientos de muertos, desaparecidos y lesionados.

Es 1969 y el mundo no es el mismo después de la “Revolución Cultural” de 1968, como la llamo Hobsbawm[3]. Es 1969 y México aun duele: muchas familias buscan a sus hijos e hijas desde aquel 2 de octubre en que no regresaron a sus casas. Mientras tanto, el gobierno mexicano justifica la masacre argumentando que la primer agresión salió de los estudiantes, que había extranjeros interesados en desestabilizar el país y que el fantasma del comunismo estaba detrás de las protestas.

Cientos de jóvenes que habían participado en las movilizaciones estudiantiles concluyeron que no lograrían transformar a México por la vía institucional. Para muchos de ellos y ellas la vía pacífica estaba agotada y era hora de pasar a una siguiente etapa: la vía armada.

El 6 de agosto de 1969 en Monterrey, Nuevo León, fueron fundadas las Fuerzas de Liberación Nacional (FLN). A la cabeza del grupo se encontraban los hermanos Cesar Germán y Fernando Yáñez Muñoz, Alfredo Zárate y Raúl Pérez Vázquez. El grupo tenía la estrategia de acumular fuerzas en silencio y de no enfrentarse con las fuerzas del Estado. En 1972 Cesar Germán Yáñez se estableció en el estado de Chiapas en el campamento denominado “El Diamante” donde operaba el “Núcleo Guerrillero Emiliano Zapata (NGEZ)”. Cinco años después de su fundación, las FLN contaban con redes en Tabasco, Puebla, Estado de México, Chiapas, Veracruz y Nuevo León[4].

Si bien las FLN tenían una ideología marxista-leninista, el grupo distaba mucho de caer en el dogmatismo. Desde su fundación, las FLN se plantearon como objetivo general la creación de un ejército y adoptaron como lema la frase del independentista Vicente Guerrero: “Vivir por la patria o morir por la libertad”.

El 14 de febrero de 1974 las FLN fueron atacadas por policías y militares en una de sus principales casas de seguridad: “La casa grande”, ubicada en San Miguel Nepantla, Estado de México. En el operativo participó Mario Arturo Acosta Chaparro, uno de los principales actores de la guerra sucia en México y quien después fue acusado en varias ocasiones por tener vínculos con el crimen organizado.

En “La casa grande” fueron asesinados 5 guerrilleros y otros 16 fueron apresados. La persecución contra el FLN se extendió hasta Ocosingo, Chiapas, donde fue atacado el campamento “El diamante” y varios miembros del NGEM fueron asesinados; algunos más alcanzaron a escapar, entre ellos Cesar Germán Yáñez. “Versiones periodísticas –escribe Laura Castellanos- aseguran que a mediados de abril de 1974, el grupo sobreviviente encabezado por Cesar Germán fue aniquilado por el ejército en plena selva. Su hermano Fernando se traslado entonces a Chiapas y con una brigada lo busco a él y a su grupo sin fortuna”[5].

De 1974 a 1983 la historia de las FLN es un tanto confusa, pues no existen muchos registros de aquella etapa. Durante esta época las FLN realizan incursiones de forma más constante en la Selva Lacandona y reinician la etapa de reclutamiento. Fue en era en la se reclutó a muchos estudiantes de universidades en las que el marxismo cobraba mucha fuerza, como fue el caso de la Universidad Autónoma Metropolitana y la Universidad Autónoma de Chapingo. Igualmente, durante este periodo (1974-1983) muchas de las actividades de las FLN fueron en el estado de Chiapas. En 1977, por ejemplo, montaron un campamento en Huitiupán, y un año más tarde instalaron una casa de seguridad en San Cristóbal de las Casas.

El trabajo que realizaron las FLN en Chiapas les permitió ir construyendo redes de solidaridad con organizaciones locales que tenían un trabajo previo con los indígenas de la región: grupos de corte maoísta, personas que impulsaban la formación de cooperativas e indígenas que habían sido animados a desarrollar trabajo comunitario desde la iglesia católica, impulsados principalmente por el obispo Samuel Ruíz.

Las experiencias armadas en Centroamérica como el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional en El Salvador, el Frente Sandinista de Liberación Nacional en Nicaragua o la guerra civil que duró más de treinta años en Guatemala reavivaron la intención de las FLN de conformar un ejército –no un grupo guerrillero, sino un ejército regular- y el trabajo exitoso en Chiapas hizo que desde 1980 comenzará a figurar el acrónimo FLN-EZLN en los documentos de la guerrilla. Sin embargo, es hasta el 17 de noviembre de 1983 cuando, ayudados nuevamente por un grupo de indígenas politizados y con amplia experiencia organizativa –del que más tarden surgirán mandos como el Mayor Mario o la Mayor Yolanda- y reforzados por los nuevos militantes de las universidades, se estableció el primer campamento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional denominado “La Garrapata”[6].

Entrevistado por Yvon Le Bot y Maurice Najman, el Subcomandante Insurgente Marcos explicó que los tres grandes componentes del EZLN son “un grupo político-militar, un grupo de indígenas politizados y muy experimentados, y un movimiento indígena de la Selva”[7]. Ese tercer grupo al que se refiere Marcos comienza a ser parte crucial de la organización después de 1983, etapa en la que el EZLN inició una segunda fase de “acumulación de fuerzas en silencio”; pero en esta ocasión buscando combatientes principalmente entre los indígenas de la región que no tenían experiencias previas de militancia política. Para esta tarea, los indígenas politizados fungieron como puente, pues además de la barrera cultural –en la que el lenguaje significó un gran obstáculo- el hermetismo y la desconfianza –originados por siglos de opresión y desprecio- de los indígenas dificultó el acceso de los mestizos a las comunidades.

Fotografía: Heriberto Paredes


 Los primeros integrantes del EZLN que se adentraron a la selva Lacandona pronto empezaron a vivir una realidad distinta y muy ajena a la que su adscripción ideológica les permitía ver. Los primeros años no sólo no se construía confianza con los indígenas, todo lo contrario: “A veces nos perseguían porque decían que éramos robavacas, o bandidos o brujos. Muchos de los que ahora son compañeros o inclusive comandantes del Comité, nos perseguían en aquella época porque pensaban que éramos gente mala”[8].

El contacto con las comunidades indígenas originó una especie de conversión del grupo original. Marcos narra este proceso de la siguiente forma:

Sufrimos realmente un proceso de reeducación, de remodelación. Como si nos hubieran desarmado. Como si nos hubiesen desmontado todos los elementos que teníamos –marxismo, leninismo, socialismo, cultura urbana, poesía, literatura-, todo lo que formaba parte de nosotros, y también cosas que no sabíamos que teníamos. Nos desarmaron y nos volvieron a armar, pero de otra forma. Y esa era la única manera de sobrevivir[9].”

Como señalamos líneas arriba, el trabajo que el núcleo guerrillero de las FLN desarrolló en Chiapas sólo pudo madurar y convertirse en el EZLN gracias a la cosmovisión y tradición de resistencia de diferentes grupos indígenas, sobre este asunto abundaremos en la siguiente entrega.
_______

[1] Galeano, E. (1995) “El desafío. Mensaje enviado al Segundo Diálogo de la Sociedad Civil”. En Clajadep, Red de divulgación e intercambios sobre autonomía y poder popular.

[2] Una primera versión de este apartado fue publicada en 2012 en el periódico digital Rebelión. La versión que aquí publicamos contiene elementos nuevos. 

[3] Hobsbawm, E. (1998) Historia del siglo XX. Argentina: Grijalbo.

[4] Castellanos, L. (2008) México armado 1943-1981. México: Ediciones Era, p. 244.

[5] Castellanos, L. (2008), Op. cit., p. 247.

[6] Cfr. Morquecho, G. (2011) “La Garrapata en el Chuncerro, cuna del EZLN” [en línea]. En Agencia Latinoamericana de Información, 15 de noviembre. Disponible en: http://alainet.org/active/50889&lang=es [Consulta: 13 de noviembre de 2012]. 

[7] Le Bot, Y. (1997) Subcomandante Marcos. El sueño zapatista. Entrevistas con el Subcomandante Marcos, el mayor Moisés y el comandante Tacho, del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional. México: Plaza & Janés, p. 123.

[8] Ibídem, pp. 137-138.

[9] Ídem., p. 151.

-.-
Información relacionada:

17/11/2013 EZLN: Una mirada a su historia. I. El núcleo guerrillero


Cominicados recientes:
-.-