14/1/14

Pintaditas de verde olivo: historias de trata de mujeres y contrainsurgencia en Chiapas

En un cómic, la Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer “Elisa Martínez” desvela la forma en que el gobierno y los militares explotaron sexual y laboralmente a mujeres indígenas con el fin de desactivar la rebelión zapatista.



Jaime Montejo/ Agencia de Noticias Independiente Noti-Calle
Desinformémonos

México, Distrito Federal. La forma en que el gobierno mexicano utilizó la trata de personas con fines contrainsurgentes en zonas de bases zapatistas, después del alzamiento armado indígena del primero de enero de 1994, se retrata en la historieta “Pintaditas de Verde-olivo”, de la Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer “Elisa Martínez”.

Basado en diversos reportajes, investigaciones y testimonios personales de mujeres, hoy sobrevivientes de trata; “Pintaditas” muestra cómo se dio el reclutamiento, transporte, traslado, acogida o recepción de las mujeres, adolescentes y niñas sometidas a la trata en las zonas del alzamiento zapatista.

Otra cara que muestra el cómic son los recursos que utilizaron los militares para controlar a las mujeres: Amenazas, el uso de la fuerza y otras formas de coacción, el secuestro, los fraudes, engaños y abusos de poder y de la vulnerabilidad y el recibir beneficios por conseguir que estas mujeres indígenas estuvieran bajo su control, para explotarlas en su modalidad sexual y laboral. El fin fue desactivar la rebelión indígena que, después de unos cuantos días, continuó de forma civil y pacífica por la presión de la sociedad civil mexicana e internacional.

En este caso no se puede hablar de trabajo sexual, sino de trata de personas con mujeres menores de 18 años y adultas de los pueblos originarios, lo cual agrava la situación por la doble marginalidad como mujeres indígenas.

No es casual que el Colegio de la Frontera Sur haya demostrado que el mayor número de averiguaciones previas contra la trata de personas se encontró en zonas de influencia zapatista.

La misma situación se presenta en la zona metropolitana de Monterrey y de Ciudad Juárez, donde la presencia del ejército y la policía federal incrementó la demanda de sexo comercial con mujeres privadas de la libertad y esclavizadas por el crimen organizado, según denuncias de organizaciones civiles como “Nuestras hijas de regreso a casa”.

“Pintaditas de Verde-olivo” forma parte de la Campaña: “La Trata de personas no es cuento. Disfruta, aprende y actúa: Cómics Contra la Trata”. Es un llamado a disfrutar la lectura de los cómics producidos por Brigada Callejera, que difunden información adecuada a la trata de personas para que los lectores aprendan cómo prevenirla y actuar en consecuencia.

“La Trata de personas no es cuento” pretende generar conciencia sobre la necesidad de actuar contra este delito, que atenta contra la dignidad de las personas, para que ninguna mujer, niña o adolescente tenga que verse obligada a recurrir al comercio sexual para sobrevivir. Así mismo, promueve valores y actitudes masculinas para que los varones dejen de solicitar servicios sexuales infantiles y adolescentes, centrando su atención en la responsabilidad que tienen al hacerlo.

Otros temas abordados y relativos a la trata de personas, son la incitación al odio hacia las trabajadoras sexuales que generó la cruzada contra dicho delito de la administración federal anterior y la actual del Distrito Federal; la trata por internet; la trata de personas gay, bisexuales, travestis, transexuales o transgénero; trata en las montañas de Guerrero y las familias dedicadas a la trata trasnacional, entre otro más.

Brigada Callejera es una organización de la sociedad civil, dedicada desde hace más de veinte años a la lucha contra el Sida, contra la trata de personas y la discriminación de las trabajadoras sexuales en México.

Este año 2014, en el que se conmemoran veinte años del alzamiento armado zapatistas, puede ser la oportunidad esperada para que los Acuerdos de San Andrés Larráizar firmados el 16 de febrero de 1996, por el gobierno mexicano y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), se cumplan, se modifique la Constitución nacional para que se otorguen derechos, incluyendo autonomía, a los pueblos originarios de México, y se atiendan las demandas en materia de justicia e igualdad para los pueblos indígenas y los pobres del país. La firma de estos acuerdos ocurrió en el poblado de San Andrés Larráinzar, Chiapas, después de dos años de negociaciones de paz, a raíz del levantamiento armado del 1 de enero de 1994.

Ligas

El cómic, en PDF
-.-

No hay comentarios: