14/2/14

Carta de solidaridad con los zapatistas de alumnxs de la Escuelita

A l@s compañer@s Bases de Apoyo Zapatista y demás miembros de la organización.
A l@s adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona.
A la sociedad civil que en el mundo se organiza y resiste a los malos gobiernos.

Los alumnos y alumnas de la Escuelita Zapatista, queremos mostrar todo nuestro apoyo y solidaridad a l@s compañer@s Base de Apoyo Zapatista del Ejido 10 de Abril (Municipio Autónomo 17 de Noviembre) y al personal del hospital de San Carlos de Altamirano, por las agresiones sufridas el pasado 30 de enero de 2014.

Nos sentimos indignad@s por este plan sistemático de ataques y agresiones a las comunidades zapatistas, que no sólo perjudican y violentan a las personas, sino que también dañan y lastiman a la madre tierra y sus bienes naturales, como se demostró el 27 de enero, cuando los agresores entraron en tierras recuperadas que son reserva ecológica, y talaron 49 árboles, 35 matas de café y 3 matas de plátano, todo por su beneficio económico y por provocar y amenazar a l@s compañer@s.

Desgraciadamente, las amenazas se convirtieron en realidad y tres días después se saldaron con seis compañeros heridos, tres de ellos graves, a los que deseamos de corazón una pronta recuperación. Palos, machetes y disparos son las armas con las que unos 300 agresores irrumpieron en territorio zapatista; dignidad, resistencia y rebeldía son las armas con las que l@s zapatistas protegen a la madre tierra y construyen su autonomía.

Repudiamos estos ataques, realizados por miembros de la organización CIOAC con la complicidad del Gobierno del Estado de Chiapas, que había sido advertido previamente por el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas de los riesgos que existían para la vida e integridad de l@s compañer@s zapatistas, sin hacer nada para evitarlo.

Así mismo, coincidimos en señalar como responsables a las tres instancias de gobierno: municipal, estatal y federal, por permitir y alentar este tipo de confrontaciones y divisiones entre los pueblos.

Sabemos por nuestra propia experiencia, compartida con l@s zapatistas en la Escuelita, que la tierra es una de las bases de la construcción de la autonomía y que no es casual que aquellos que intentan apagar estos mares de fueguitos rebeldes dirijan sus esfuerzos a destruirla y arrebatarla de sus legítimos y justos poseedores. Conocemos esas tierras, sabemos quién las trabaja y cómo lo hacen.Si “la tierra es para quien la trabaja”, como dijo Zapata, hace un largo rato que ese espacio de dignidad es zapatista, desdela “z” hasta la “a”.

¡Alto a las agresiones en las comunidades zapatistas!

Firman:
Alumn@s de la Escuelita Zapatista.
Grupo de solidaridad con l@s zapatistas – Essex, Inglaterra

-.-

No hay comentarios: