11/2/14

CGT denuncia graves agresiones a BAZ en Chiapas

A la Junta de Buen Gobierno de Morelia
Al personal sanitario del hospital San Carlos, Altamirano
Al EZLN
A los medios libres

Los arroyos cuando bajan, ya no se detienen. No se puede frenar el curso del arroyo por más trabas que se le pongan. No se puede atajar su paso constante por más artificios que se empleen intentándolo. Los arroyos de la autonomía zapatista no se detienen, avanzan con fuerza y los intentos del mal gobierno por frenarlas son solo muestras de su soberbia y de su sinrazón. Intentan detener el arroyo zapatista y para ello recurren a las maneras más crueles y violentas posibles.

Pero esa violencia no es sino la clara prueba de su impotencia, de su rabia y de su desesperación ante esos 20 años en que las más pequeñas han resistido, dignas y alegres. Impotencia por que no les pudo comprar, ni aplastar ni desanimar. Y recurre entonces el mal gobierno al lenguaje que mejor conoce, al de la agresión y la violencia. Y recurre a causar discordia y enfrentamiento entre quienes, unidos, podrían  privarle del poder que acapara. Decide pues lavarse las manos ante la violencia que instiga. Y mira para otro lado cuando las Comunidades zapatistas son atacadas, porque quienes atacan la autonomía zapatista, son al fin y al cabo sus lacayos. Los que corren después a cobijarse bajo el amparo y la impunidad que les ofrece el mal gobierno.

El pasado 31 de enero la Junta de Buen Gobierno de Morelia, Corazón del Arco Iris de la Esperanza del Caracol IV, denunció las agresiones por parte de unos trescientos miembros de la CIOAC a las compañeras y compañeros del Ejido 10 de Abril (Municipio Autónomo en Rebeldía 17 de Noviembre). Trataban de robar las tierras que los zapatistas habían recuperado en 1994. El resultado de la agresión fue que los compañeros Mateo, Jhonny, Ismael y Sebastián necesitaran de atención médica urgente por sus graves heridas. Además cabe mencionar otros 3 heridos aunque leves: Mateo, Rodolfo y Ernesto. Desde el Hospital San Carlos, en Altamirano, salió una expedición sanitaria que pretendía auxiliar a los agredidos. Miembros de la CIOAC democrática, procuraron con más violencia impedir que les llegase ayuda médica a los compañeros. El relato al respecto de la propia JBG y del personal del hospital que vivieron tales ataques resultan muy preocupantes.

También han de lamentarse los daños que la comunidad ha sufrido en sus tierras, con la tala de árboles y posterior robo de madera, la tala de cafetales y plataneros… ¿Como puede exigir su derecho a la tierra quien con tanto desprecio la trata?. Los nombres de los responsable del ataque facilitados por la JBG son Arnulfo González Jiménez y Jaime Luna Gómez. Nombres ya demasiado familiares. No es la primera vez que escudados en su impunidad estas personas participan de las más miserables agresiones. Además como cómplices se señala a Tranquilino González, José Lino Álvarez y Humberto López. Incluso es necesario darse cuenta como los provocadores se instalan en organizaciones de corte  “paramilitar” como ocurre con Francisco Hernández Aguilar de la Ranchería El Nanze, antes de la OPDDIC y actualmente líder de la ORCAO.

Agradecido han de estar sus amos de la fiereza de estos perros. Y sus amos tienen nombres y cargos. Enrique Peña Nieto, presidente de la República y empeñado en continuar en su papel de represor. Ese papel que ya interpretó a la perfección en Atenco y que representa en realidad su propia naturaleza. Manuel Velasco, gobernador de Chiapas, preocupado quizás más por empapelar todo el territorio de murales con sus “logros” como gobernador como para ocuparse de la violencia que se realiza ante su pasividad cómplice. Manuel Culebro Gordillo, caporal del municipio de Las Margaritas, el fiel perro de presa de sus amos de arriba.

Desde la CGT condenamos enérgicamente estas agresiones. Denunciamos a los culpables arriba citados. Equiparamos en responsabilidad a quienes agreden y a quienes eluden su responsabilidad mirando a otro lado. Los tres niveles del mal gobierno están manchados de sangre. Serán culpables si se repite otro Acteal, y como tal los señalaremos. A las compañeras y compañeros zapatistas decirles que no están solos. Que estamos en el mismo camino, aunque en distintas geografías. Pedimos a los colectivos de abajo a la izquierda de México y el mundo que se sumen a las denuncias y a la solidaridad con la autonomía zapatista.

¡Viva el autogobierno!
¡Viva la resistencia!
¡El apoyo mutuo, nuestra mejor arma!
¡Viva el EZLN!
¡Viva el CNI!

Fuente: CGT Chiapas

-.-

No hay comentarios: