8/2/14

Te sumas al narco o te vas

"La expectativa para los habitantes de las comunidades indígenas de Guerrero es terrorífica y nadie puede ni debe acostumbrarse: te sumas al narco, te vas o te mueres".
.

Los de Abajo
Gloria Muñoz Ramírez / La Jornada 08/02/2014


La expectativa para los habitantes de las comunidades indígenas de Guerrero es terrorífica y nadie puede ni debe acostumbrarse: te sumas al narco, te vas o te mueres. Los que toman la segunda opción conforman las estadísticas de miles de desplazados por la violencia en la entidad, situación que no sólo tiene que ver con el crimen organizado, sino también con la represión en torno a las luchas sociales de comunidades organizadas que se oponen, por ejemplo, a la imposición de las minas.

De acuerdo con informes de organizaciones de derechos humanos, en la región de la Costa Grande o Tierra Caliente se concentra mayoritariamente el desplazamiento. Tan sólo en los municipios de San Miguel Totolapan, Coyuca de Catalán, Tacatlán y Etecpan, el año pasado más de 2 mil personas se vieron forzadas a abandonar sus comunidades por la violencia y las amenazas.

Aquí, como en muchos otros estados, la combinación empresarios-delincuencia organizada-autoridades estatales, trabaja del mismo lado. En no pocos casos es el propio gobierno el que deja el trabajo sucio a la delincuencia organizada para despoblar la zona y dejar el paso libre a las mineras. Todos van de la mano.

Un testimonio anónimo recogido en Chilacachapa da cuenta del terror en el que sobreviven en esta comunidad chontal de Cuetzala del Progreso: El grupo de Los Pelones empezó a operar en terrenos que arrebataron a los campesinos. En los años 2008 y 2009 hicieron pública su presencia en los festejos del carnaval, y después abiertamente extorsionaron a los comerciantes de plaza, con el llamado derecho de piso. En 2010 iniciaron los secuestros y desapariciones de personas de grupos contrarios, que se negaban a formar parte de Los Pelones y contra quienes no cubrían el derecho de piso o de protección. En 2011, 2012 y 2013 agudizaron estas prácticas no sólo en Chilacachapa, sino también en todas las localidades del municipio de Cuetzala del Progreso, entre las que destacan por sus muertos: Tianquizolco, Apetlanca, La Lagunita, Cuetzala, El Cuadrante San Francisco y pueblos vecinos como El Calvario, Tonalapa del Río, Coatepec de los Costales, Machito de las Flores y el municipio de Cocula.

Las estadísticas oficiales, señala el informante, no llegan por estos rumbos, pero el pueblo asegura que han sido asesinadas más de un centenar de personas de 2010 a 2013 y que se han llevado a cabo más de 40 secuestros. Hoy nos encontramos desplazados, mancillados, expulsados de nuestras raíces. Primero fueron los españoles, luego el capitalismo salvaje que nos sumió en la marginación y pobreza y ahora el narcotráfico, advierten desde Chilacachapa.

No hay comentarios: