6/5/14

Bachajón, una comunidad indígena acosada y agredida, en resistencia

Defensa de la tierra y el territorio en Chiapas, México

Protesta de mujeres de Bachajón

Plataforma de Solidaridad con Chiapas y Guatemala
Diagonal Periódico 05/05/14

San Sebastián Bachajón está ubicado en una zona de gran belleza natural y riqueza en biodiversidad y recursos naturales, agua, selva, vida silvestre.

En este ejido viven familias campesinas, indígenas tzeltales. Una parte de las tierras fueron recuperadas en 1994, a raíz del alzamiento zapatista, ya que habían sido usurpadas por grandes terratenientes y ganaderos. Muchos de los pobladores son adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, la iniciativa del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) que aúna las luchas de abajo y a la izquierda.

Antes, las tierras no se trabajaban, sólo había ganado. Tras la recuperación, los campesinos empezaron a cultivar maíz, café, camote, chayote, plátano, lo que necesitan para vivir.

Las cascadas de Agua Azul se encuentran en el municipio cercano de Tumbalá, y son uno de los atractivos, junto con los sitios arqueológicos de Palenque, que el Gobierno de México planea utilizar para promover un Centro de “ecoturismo” de élite con la creación de una red de infraestructuras y servicios a través del Fondo Nacional de Turismo.

Se ha creado un aeropuerto internacional, una nueva carretera que une San Cristóbal de las Casas y Palenque, campos de golf y grandes hoteles de lujo con acceso en helicóptero.

El desarrollo de estos proyectos, que forman parte del Plan Mesoamérica, fuertemente ligado a grandes empresas transnacionales, implica el despojo de las tierras a sus legítimos propietarios y el desplazamiento de la población. La única opción que queda para la población es convertirse en criados de los turistas ricos.

La población indígena, la lucha, el despojo, la represión

Para la población indígena, la tierra es una herencia de sus antepasados y parte de su historia, su cultura y su identidad. Para los pueblos originarios la tierra es la madre. Su vida ligada a ella.

Para acceder al Centro Eco turístico es necesario cruzar el ejido de Bachajón. Los adherentes a la Sexta Declaración de la Sierra Lacandona decidieron ejercer su derecho como pueblo originario a la libre determinación sobre sus tierras y sus recursos. Establecieron una caseta de cobro, donde los turistas deben pagar por su visita a las cascadas de Agua Azul, utilizando los recursos obtenidos en salud y apoyo a familias necesitadas, incluyendo en este apoyo a los habitantes que no forman parte de la resistencia.

La caseta instalada en el 2007 fue desalojada violentamente en 2009. Tiempo después fue recuperada, pero el 2 de febrero de 2011, un operativo policial en el que intervinieron grupos de choque afines a partidos políticos desalojaron violentamente otra vez a los ejidatarios, deteniendo a 117 personas. En este operativo, además del control de la caseta de cobro, despojaron ilegalmente a la comunidad de 2.590 metros cuadrados de tierras de propiedad comunal. Los recursos legales presentados por este último despojo aún no ha sido resueltos y han sido objeto de diversas maniobras para intentar que se retirasen.

El día a día durante estos ocho años ha sido la amenaza, la violencia, la presencia permanente de militares y policía, la actividad paramilitar, el miedo, la prisión, la tortur, y el asesinato, intentando crear un clima de terror, intentando echarlos de sus tierras.

Dos asesinatos

Juan Vázquez Guzmán, activista en defensa del pueblo, la tierra y el territorio del ejido San Sebastián Bachajón fue asesinado de seis disparos en la puerta de su casa el 24 de abril de 2013, sus asesinos materiales e intelectuales permanecen en la impunidad.

Juan Carlos Gómez Silvano, coordinador regional de la Sexta en Bachajón, fue emboscado y asesinado con más de 20 disparos, el 21 de marzo de 2014, cuando se dirigía a su comunidad.

La resistencia

La impunidad de los ataques para frenar la resistencia y la continuidad de los planes del Gobierno y las empresas para despojar a los ejidatarios de sus tierras no han conseguido romper la resistencia de Bachajón: la comunidad se mantiene organizada, luchando por sus derechos y manteniendo viva la memoria de Juan Vázquez Guzmán y su trabajo al servicio de su pueblo.

En el aniversario del asesinato de Juan Vázquez, declaran que no está muerto, está presente y vivo en la lucha por la tierra, el territorio, la libertad y la justicia, afirman que nunca lo podrán olvidar ni renunciar a la lucha.

En su intervención en el Congreso Nacional Indígena, el pueblo de Juan Vázquez proclamó: “Sabemos que los señores del dinero y del poder todos las días y noches planean cómo acabar con nuestro mundo, queriendo desaparecer lo que somos. Nosotros, que somos indígenas, luchamos por seguir siendo lo que somos, por construir nuestra propia forma de vida y conservar nuestro territorio, defendiéndolo de la ambición de los de arriba, porque para ellos sólo somos estorbo para volverse cada vez más ricos y poderosos; mandan matar a nuestros hermanos hombres y mujeres dignos que luchan por defender a la madre tierra, nos encarcelan, nos torturan y nos desaparecen, pero se les olvida que no somos uno, que no estamos solos y que como hijos de la tierra nuestras raíces siguen vivas a pesar de toda la muerte que ellos nos ofrecen".

En el aniversario del primer asesinato se han convocado a nivel internacional Dos Semanas de Acción Mundial del 24 de abril al 08 de mayo de 2014, para difundir su lucha y honrar la memoria viva de Juan Vázquez Guzmán.“¡Juan Vázquez Guzmán vive, la lucha de Bachajón sigue!”

Vídeo “Bachajón – Despojo es muerte. Vida es resistencia”



-.-

No hay comentarios: