17/5/14

La CIOAC, una y diversa: la dirección nacional se deslinda de la corriente llamada "Histórica"

· Niega ser grupo paramilitar y se queja de campaña de hostigamiento
·
No hay más datos sobre el asesinato de Galeano, base de apoyo zapatista en La Realidad
·
La central ha transitado desde luchas campesinas ejemplares a instrumento de la contrainsurgencia


El pasado 3 de mayo, ambulancias trasladaron heridos desde el caracol zapatista
de La Realidad, a consecuencia de la agresión de integrantes de la CIOAC-H a
bases de apoyo del EZLN · Foto Moysés Zúñiga Santiago

Hermann Bellinghausen
La Jornada 17/05/2014

San Cristóbal de Las Casas, Chis., 16 de mayo.

Miembros de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC), reconocidos al menos por la dirección de la corriente llamada Histórica, asesinaron arteramente hace 15 días a Galeano, base de apoyo zapatista en la comunidad La Realidad (municipio autónomo San Pedro de Michoacán). Ello, dentro de una acción premeditada, de corte paramilitar, contra las bases de apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), la junta de buen gobierno de la selva-frontera y los bienes del gobierno autónomo. Un ataque en forma.

Aunque de manera tardía, en un par de ocasiones la dirección nacional de la CIOAC se ha deslindado de esta agresión, rechazando ser grupo paramilitar, en boca de Federico Ovalle Vaquera, su cuasi vitalicio secretario general. Pide castigo para los responsables, y se queja con el secretario de Gobernación de lo que llama campaña de represión y hostigamiento en medios de comunicación y redes sociales hacia la CIOAC y sus dirigentes (La Jornada, 15/05/2014).

¿Qué es la CIOAC? ¿De dónde vienen esas siglas que por lo visto en Chiapas se mueven por su cuenta? Históricamente de izquierda, se identifica con el PRD a nivel nacional y en Chiapas –concretamente en la zona de Las Margaritas– ha tenido alcaldes, diputados y funcionarios estatales, de 1994 a la fecha. No es la primera vez que la llamada CIOAC H es acusada de acciones hostiles contra las bases zapatistas en la región tojolabal. Apenas en noviembre de 2013, la JBG de Morelia denunciaba una invasión de pobladores de 20 de Noviembre a las tierras recuperadas de la comunidad 10 de Abril (municipio autónomo 17 de Noviembre). Señalaba como responsables directos a los conocidos dirigentes Luis y Antonio Hernández Cruz.

Para el 15 de febrero de este año, la dirección nacional de la CIOAC se vio obligada a deslindarse de la que llama CIOAC Democrática, la cual los días 27 y 30 de enero ya había protagonizado una agresión vergonzosa contra personal médico y religiosas del hospital San Carlos de Altamirano, como parte de la invasión de las tierras de 10 de Abril, sin más derecho sobre ellas que la fuerza y las promesas electorales de sus líderes. El comité ejecutivo nacional de la central se deslindó de dichas acciones: “La CIOAC ‘Democrática’ nada tiene que ver con nuestra CIOAC, ya que quienes conforman esa agrupación tienen varios años que se separaron de nosotros, específicamente en Chiapas” (La Jornada, 16/02/2014).

Sin embargo, esa organización homónima ha transitado por el poder político en Chiapas del mismo modo y en los mismos partidos políticos que las demás ramas de la CIOAC en la entidad. En otras regiones también llevan décadas conviviendo con municipios zapatistas, en par­ticular en lo que va de Bochil a Huitiupán, pasando por El Bosque al norte de Los Altos, sin la hostilidad mostrada por sus pares en la selva fronteriza.

La CIOAC, nacida en 1975 dentro de los márgenes del entonces Partido Comunista, escribió páginas ejemplares en las luchas campesinas y proletarias del país en aquella y la década siguiente. También en Chiapas. Tiene un pasado de lucha. ¿Qué ha hecho que la central que tuvo como líder histórico a Ramón Danzós Palomino esté hoy involucrada en un vulgar asesinato político en una comunidad emblemática de zapatistas pacíficos? Y por segunda ocasión consecutiva, la provocación inicial es contra las vacunas de los niños zapatistas.

La CIOAC llegó a Chiapas en 1978, no prendió, y regresó en 1979 para quedarse. El viaje de más de tres décadas experimentado aquí por la central ha llevado al menos a una parte de su gente a cumplir como actores de la contrainsurgencia gubernamental contra los zapatistas, en particular en la región tojolabal de Las Margaritas y Altamirano, hasta desembocar en la problemática actual en La Realidad y el asesinato deliberado de Galeano, base del EZLN.
-.-

No hay comentarios: