19/6/14

Palabra de Xinich, con respecto al conflicto de la Selva Lacandona

Palenque, Chiapas; 5 de junio e 2014


A la “Red por la Paz” de Chiapas 
A la Diócesis de San Cristóbal de las Casas. 
A opinión pública.

Hermanos y hermanas: Va nuestra postura con respecto al conflicto agrario suscitado en la Selva lacandona en los últimos días de mayo, que culminó con la detención de los mediadores en el conflicto, encarcelamiento de los comuneros de Nueva palestina y de su asesor, Gabriel Montoya Oceguera. Después de varias consultas a nuestros coordinadores, a los familiares de las víctimas de la masacre de Viejo Velasco, a las 41 asambleas ejidales base de nuestra organización (de los municipios de Palenque, Ocosingo y Chilón). Al respecto decimos: 

La organización Xi´nich, somos una organización indígena en resistencia, nuestra organización está constituida por los pueblos indígenas ch´ol, tseltal y zoque de la Selva lacandona. Nosotros hemos sido muy respetuoso y solidario con ustedes en su lucha y en su caminar en defensa de los derechos de los pueblos indígenas . No negamos el tamaño del conflicto agrario ni sus causas. Sí tenemos claridad y distinguimos el perfil de cada uno de los actores en el conflicto. Sabemos la larga historia de crímenes y atropellos cometidos contra nuestros pueblos por parte de los lacandones y de los sub-comuneros de Nueva Palestina, con el visto bueno de los gobiernos en el poder. ¿Qué intereses hay para resucitar un conflicto agrario supuestamente ya resuelto?
La causa del conflicto agrario vivido en estos últimos días, data desde más de 38 años. 

  1. El día 28 de marzo de 2006, El gobierno del estado, encabezado por Pablo Salazar Mendiguchía y la Secretaría de la Reforma Agraria, (SRA) Anunciaron con bombos y platillos el final de un conflicto agrario que duró más de 30 años, finiquitando a la comunidad lacandona y sub-comuneros de Nueva Palestina y Frontera Corozal, por la cantidad de 172 millones 119 mil 949 pesos, entregados en 10 cheques. (Publicado en el Diario Oficial de la Federación el 29 de diciembre/2005 y el 22 de febrero/2006, en beneficio de 25 comunidades, incluidas las tres que están por desalojar actualmente). 
  2. Sin embargo, 8 meses después de ese mismo año 2006, los representantes de la mesa de El Limonar, entre ellos el profesor Gabriel Montoya Oceguera, delegado de Gobierno en Benemérito de las Américas, Martha Cecilia Díaz Gordillo, Representante Especial de la SRA y el Gobernador Pablo Salazar Mendiguchia, extrañamente dejan fuera a 4 comunidades sin regularización: Flor de Cacao, Ojo de Agua Tsotsil, San Jacinto Lacanjá, y Viejo Velasco Suárez, esta última fue masacrada el 13 de noviembre de 2006, a consecuencia del incumplimiento de los acuerdos pactados en la mesa de Limonar que todas las comunidades irregulares posesionadas en la zona de amortiguamiento serían regularizadas definitivamente, pero esto no ocurrió. Los lacandones y el gobierno federal optaron por el desalojo que provocó la muerte de 8 personas. Los sub- comuneros de Nueva Palestina y la comunidad lacandona, no actuaron solos, en muchos de esos actos criminales y salvajes han sido protegidos por el Estado, y éste tiene responsabilidad directa, así lo testificó en su momento la Fiscalía del Estado. 
  3. Además, innumerables documentos y testimonios señalan a la comunidad tseltal de Nueva Palestina como el grupo más violento de la región: han quemado vivos a decenas de personas, entre ellos niños, mujeres y ancianos, esto ocurrió en 1979 en la comunidad de Flor de Cacao. Han encarcelados a personas que no piensan como ellos, desalojaron y reubicaron a más 20 comunidades antes del 2005, todos ellos asentados actualmente en el poblado Montes Azules, municipio de Palenque. Estas reubicaciones y nuevo asentamiento se dieron con la intervención de Gabriel Montoya Oceguera, entonces delegado de gobierno (2000-2006) Ahora tiene el cargo de asesor de los lacandones, como premio por haber masacrado a la comunidad de Viejo Velasco. 
  4. Ante lo ocurrido últimamente, una decena de organizaciones y grupo defensores de Derechos Humanos, incluido la Diócesis de San Cristóbal de las Casas, han hecho pronunciamiento a favor de la paz y la reconciliación entre las partes en conflicto. Al respecto la organización Xi´nich avala y hace suya dicha propuesta, estamos totalmente de acuerdo. No estamos de acuerdo que ustedes firmen y avalen el movimiento dirigido por Gabriel Montoya Oceguera, un líder que defiende los interés económicos y políticos de los lacandones e intereses personales. Hace 8 años ustedes condenaron la masacre de Viejo Velasco perpetrado por la comunidad Lacandona y los comuneros de Nueva Palestina. Ahora nos sorprende, nos indigna, que ustedes pidan con gritos la liberación de Gabriel Montoya Oceguera, principal orquestador de la masacre de Viejo Velasco, así como la liberación de los comuneros de Nueva Palestina encarcelados por actos violentos: masacre (Viejo Velasco 2006 y secuestros (Julia Carabias 2014).

Hermanos y hermanas: Nosotros hemos vivido en carne propia, los desalojos, las reubicaciones, la masacre perpetrada en contra de nuestros hermanos indígenas de la comunidad de Viejo Velasco. A casi 8 años de la masacre, seguimos llorando y clamando justicia por nuestros muertos, sin que ninguna autoridad haya querido echar a andar la justicia. Las víctimas, han señalado e identificado a los comuneros de Nueva Palestina como los principales autores materiales y responsabilizan a Gabriel Montoya Oceguera como uno de los autores intelectuales. Por tanto declaramos: 

  1. Nosotros como organización Social Xinich no apoyamos a ninguna organización que usa el método violento para resolver sus conflictos, como prueba de ello, hemos sido masacrados por defender pacíficamente nuestro territorio y oponernos a las reubicaciones.
  2. Queremos decirles que nuestra lucha siempre ha sido pacífica, sin violencia, sin chantaje, y sin intereses económicos y políticos. Nosotros no recibimos ni un solo centavo del gobierno a diferencia de los lacandones, que año con año reciben cantidades millonarias por servicios ambientales. Los lacandones por años han sido utilizados como comparsas del gobierno para justificar los megaproyectos y actos de corrupción, como sucedió durante el gobierno de Pablo Salazar Mendiguchía, así como la mega-fraude y deuda de Juan Sabines, utilizando a los lacandones para dejar endeudado al Estado. Decimos: ¡Basta ya! de tantas mentiras y corrupción por parte del Estado.
  3. Como pueblos indígenas Junto con el CNI hemos caminado durante muchos años en la búsqueda de la autonomía y la libre determinación de nuestros pueblos. Estamos en contra del programa FANAR y los megaproyectos que pretenden despojar o privatizar las tierras ejidales y comunales, quedarse de esta manera con los recursos naturales, invadiendo y ocupando el territorio de nuestros pueblos.
  4. Declaramos que estamos en contra de la violencia institucional y condenamos categóricamente los mecanismos salvajes que ha utilizado el gobierno para resolver cualquier conflicto de tipo social y criminalizarla como ha sucedido últimamente en varios estados de la republica mexicana. 
  5. Nos deslindamos y denunciamos públicamente a la Comunidad Lacandona principalmente a Nueva Palestina y de su asesor Gabriel Montoya Oceguera, como organización social no compartimos ni respaldamos su lucha, no somos parte de su movimiento. Ellos han utilizado nuestro nombre en su lucha, han utilizado el chantaje, la violencia, la fuerza, los bloqueos de carreteras, cierre de negocios ´particulares, masacrar y secuestrar a sus adversarios o quienes piensan diferentes. Condenamos rotundamente el método violento que han utilizado para lograr sus objetivos.
  6. Exigimos al gobierno que esclarezca lo más pronto posible la masacre de Viejo Velasco y que se incluya en su mesa de diálogo o mesa inter-institucional dicho masacre. No pedimos proyectos ni dinero, solamente queremos justicia para nuestros muertos y que nos entreguen vivos a nuestros dos hermanos: Antonio Peñate y Mariano Guzmán, quienes fueron torturados y masacrados en la comunidad de Nueva Palestina entre los días 13 y 14 de noviembre de 2006.
  7. Pedimos el deslinde público de organizaciones que ingenuamente apoyan a la comunidad lacandona y su asesor Gabriel Montoya Oceguera, que lo consideran como una víctima, un buen profesor y asesor de los indígenas. Para las comunidades indígenas de Xi´nich, Gabriel Montoya es un delincuente, asesino, agitador social, oportunista y traidor. Por lo tanto debe ser investigado por la masacre de Viejo Velasco. Este individuo ha utilizado a los lacandones y organizaciones sociales de la región para interés personales, atrás de su movimiento existen interés oscuros y políticos. 
  8. Pedimos que sean investigados los lideres de la comunidad lacandona, principalmente los comuneros de Nueva Palestina por la masacre de Viejo Velasco.
  9. Como organización social hermana, apoyamos a los hermanos de la ARIC y la no reubicación de sus tres comunidades.
  10. Nos solidarizamos con los hermanos zapatistas y condenamos la muerte del profesor Galeano

NUNCA MÁS UN MÉXICO SIN NOSOTROS”
NUNCA MÁS UNA MASACRE CONTRA LOS PUEBLOS INDÍGENAS”
JUSTICIA Y VERDAD PARA EL CASO VIEJO VELASCO”
ATT:
FAMILIARES DE LAS VÍCTIMAS DE LA MASACRE
COORDINADORES DE LA ORGANIZACIÓN XI NICH
COMUNIDADES BASE DE ORGANIZACIÓN XI NICH: CDLI, UCISECH, TSOBLEJ YU´ UN WOCOLTIC.
 
 
 
-.-

No hay comentarios: