5/7/14

Dan cadena perpetua a dos ex militares por asesinatos en dictadura argentina

El ex general Benjamín Menéndez (en imagen de 2010) fue condenado a
cadena perpetua por el homicidio del opispo Enrique Angelelli en 1976,
durante la dictadura. Foto Ap

La Jornada 05/07/2014

Buenos Aires.
La Justicia argentina condenó hoy a prisión perpetua a los ex militares Luciano Benjamín Menéndez y Luis Fernando Estrella por el asesinato del obispo católico Enrique Angelelli durante la dictadura militar de 1976 a 1983.

El Tribunal Oral Federal Penal de La Rioja denegó la posibilidad de prisión domiciliaria tras declarar al ex general Menéndez, de 87 años, y al ex comodoro Estrella, de 81, autores mediatos del crimen y de la tentativa de homicidio de su acompañante, el sacerdote Arturo Pinto.

De esta manera, fue echada por tierra la versión de que la muerte de Angelelli había sido a causa de un accidente.

El prelado falleció el 4 de agosto de 1976 cuando su vehículo se volcó tras asistir a una misa en homenaje a dos curas y un catequista asesinados.

Fue Pinto quien relató que el vehículo fue cruzado por otros dos automóviles hasta desestabilizarlo.
No obstante, antes de la sentencia los acusados insistieron en su inocencia.

En principio, la causa contaba con otros tres imputados ya fallecidos: el exdictador Jorge Rafael Videla, el exministro del Interior Albano Harguindeguy, y el expolicía Juan Carlos Romero.

Según una investigación realizada durante la última dictadura en Argentina, el hecho fue un accidente, pero el expediente fue reabierto más tarde debido a los testimonios denunciaban el crimen.

La Justicia logró establecer que Angelelli fue asesinado debido a su pesquisa sobre los homicidios de los sacerdotes Carlos de Dios Murias y Gabriel Longueville, crímenes por lo que también fueron condenados Menéndez y Estrella, junto al policía Domingo Benito.

Una prueba clave en este juicio fue entragada el pasado mes por el Vaticano, cuando se desveló una carta y un informe enviados por Angelelli a la Santa Sede.

-.-

No hay comentarios: