10/10/14

Chiapas se moviliza en contra de la impunidad y en solidaridad con normalistas de Ayotzinapa

En silencio o a todo pulmón la consigna fue la misma: “Su dolor es nuestro dolor, Su rabia es también nuestra”.


Fuente: Koman Ilel

El pasado 28 de septiembre estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, mejor conocida como Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, Guerrero, fueron perseguidos y atacados por elementos de la policía municipal y sicarios del cártel Guerreros Unidos, en la ciudad de Iguala, dejando el escalofriante saldo de 3 muertos, 13 heridos y 43 desaparecidos. Esta escuela normal es de gran tradición de lucha, siendo en la que se formaron los guerrilleros de los años 70, Lucio Cabañas Barrientos y Genaro Vázquez Rojas, y donde ha existido un fuerte movimiento estudiantil, que desde hace tiempo ha sido objeto de persecución y represión.
 
Para exigir la reaparición con vida de lxs estudiantes desaparecidos y justicia por los crímenes cometidos en su contra, el pasado 8 de octubre hubo movilizaciones en más 85 ciudades en todo el mundo. Como parte de estas muestras de solidaridad nacionales e internacionales, en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, se llevó a cabo una masiva movilización en la que participaron miles de estudiantes, docentes, colectivos, miembros de la sociedad civil y bases de apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.
 
Desde la dignidad del silencio organizado, a la indignación a toda voz, las bases de apoyo zapatistas y numerosas organizaciones de la sociedad civil,  en su mayoría estudiantiles, se movilizaron para reclamar un alto inmediato a la impunidad y la presentación con vida de los estudiantes desaparecidos.
 
El silencio no calla
 
A las 16:20 del dia 8 de octubre de 2014, alrededor de 15 mil hombres, niñ@s y mujeres Bases de Apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (BAEZLN), de las 5 diferentes zonas, se movilizaron en completo silencio en repudio a la masacre y en solidaridad con las familias, estudiantes y pueblo de Ayotzinapa, Guerrero. La marcha partió de la salida de la ciudad de San Cristóbal de Las Casas, hacia San Juan Chamula, en dirección al centro histórico.


Como expresaran en un comunicado anunciando la movilización “No estan sol@s”, “Su dolor es nuestro dolor”, “Su rabia es también nuestra rabia” fueron las principales consignas desplegadas por los zapatistas a través de pancartas, en su tránsito a cuatro columnas por la ciudad de San Cristóbal de Las Casas, Chiapas. Encabezando aquella silenciosa multitud marcharon lxs  estudiantes de la Escuela secundaria autónoma zapatista “1° de Enero”, parte del sistema de Educación Rebelde Autónomo Zapatista de Liberación Nacional -Zona de los Altos de Chiapas.
 
Lxs Zapatistas recorrieron en escasos 30 minutos la distancia entre el periférico desde donde partieron y el zócalo de San Cristóbal frente a la catedral colonial, lugar también conocido como Plaza de la Paz, o plaza de la Resistencia, epicentro de toda manifestación popular en la ciudad. Hasta  la llegada de lxs compas, el centro mantenia su ritmo cancino y  atmósfera turística, de pueblo mágico, de pueblo miope.  La marea de pasamontañas pasó digna y silenciosamente ante la mirada de asombro de trabajadorxs de establecimientos comerciales y turistas que parecían no entender los motivos de tamaña movilización. Lxs  marchantes eran tan numerosos que mediaba mas de media hora de marcha  entre  lxs estudiantes autónomos y lxs que cerraban la encapuchada y silenciosa  comitiva. Dignxs y en silencio como llegaron, lxs zapatistas regresaron  a sus respectivas zonas para dejar el protagonismo a lxs estudiantes,  maestrxs, trabajadorxs, niñxs y hasta algun que otrx turista curiosxs.
 
Esta no es la primera vez que los zapatistas salen a las calles se sumándose solidariamente a otras convocatorias de movilizaciones, lo hicieron el 7 de mayo de 2011 para la marcha nacional por la paz en las que además de marchar en silencio, también ofrecieron un discurso. Asimismo en el 2006 se sumaron a las movilizaciones nacionales e internacionales en apoyo a la APDT de Atenco y la APPO en Oaxaca con bloqueos en distintos puntos del país.
 
Un ¡Ya basta! a todo pulmón
 
Las organizaciones de la sociedad civil marcharon expresando el mismo  dolor, la misma digna rabia, pero a toda voz. A las 16:45 la gente comenzó a juntarse en el punto  de encuentro en la plaza de San Diego. Salieron marchando entre consignas, cantos y arengas que se alternaron durante todo el trayecto hasta la llegada al templete dispuesto detrás de la cruz en la plaza de la paz, a donde comenzaron a arribar a partir de las 18:00 hs.


Lxs Jóvenes y jóvenas estudiantes aportaron creatividad y fuerza a los reclamos. Numerosas pancartas y mantas  identificaban a lxs manifestantes. Además de las organizaciones  estudiantiles, magisteriales,colectivos, entre otras, hubo mucha población movilizada, indignadxs y ávidxs de expresar el dolor y la rabia, pero  también con claridad para señalar la culpabilidad de los diferentes  niveles de gobierno, la urgencia de poner fin a la impunidad imperante y  la necesidad de una nueva articulación social en México por fuera de las tradicionales estructuras de poder y sus instituciones e instrumentos de dominación.
 
Además de la  masiva marcha en San Cristóbal, se llevaron a cabo movilizaciones en otras ciudades de Chiapas como Tuxtla Gutiérrez, Tapachula, Comitán,  Margaritas y Palenque.
 
Un silencio que grita
 
En Chiapas, cómo en todo México y el mundo, un@s gritaron, otr@s expresaron con silencio su fuerza organizada, tod@s dijeron ¡YA BASTA!. ¡Ya basta de impunidad!, ¡ya basta de masacres!, ¡ya basta de la guerra contra los pueblos y la muerte como sistema de gobierno y sociedad!
 
El ¡ya basta! enunciado tiene distintas formas, pero todas expresan que en México existe un pueblo que despierta, un pueblo noble y ávido de que las cosas sean diferentes. Algunxs con un camino trazado, otrxs aún en la búsqueda, pero todxs dando muestras de que la necesaria tarea de construir el cambio día a día es el camino. Un pueblo digno, con sed de justicia, que inventa, que se organiza y articula. Un pueblo con poder de transformar y que hoy, con firmeza, dice: ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!


 
-.-

No hay comentarios: