12/12/14

Beatriz Aurora: "Encontré de nuevo un 'nosotros' con los zapatistas"

Pintora zapatista, expone el 10 de diciembre en Can Batlló '20 años de zapatismo'.

Foto Ferran Sendra

Catalina Gayà
El Periódico 04/12/2014

http://chacatorex.blogspot.com.es/2014/12/jornada-solidaria-con-lxs-zapatistas.html
La encuentro en Barcelona; casi por casualidad. Hablamos rodeadas de unas pinturas, las suyas, que explican 20 años de zapatismo y que ha expuesto en París, Bélgica, Grecia... Dice que todo el mundo sabe muchísimo del zapatismo, que eso la impresiona.

-¿Cómo se vincula al zapatismo?

-El primer cuadro de Chiapas que hice es un resumen del primer año de zapatismo. Lo hice para mostrar qué es el zapatismo y con la idea de sacar fondos para ellos.

-¿Vivía en Chiapas?

-No, en Cuernavaca. Fui a La Realidad en el contexto del Diálogo de San Andrés. Llegué con muchos pósteres y les conté lo que había pintado. Les escribí una carta en la que les dije que era una pintora chilena y que moría por conocerlos… Y a las 23 horas vino a saludar el subcomandante Moisés y platicamos muchas horas...

-¿Cómo llega una chilena a México?

-Tenía 17 años cuando el golpe de Pinochet. Tras el golpe resistí un año en la clandestinidad, hasta que los servicios de inteligencia y la Fuerza Aérea montaron un operativo en el que asesinaron a un compañero dirigente del MIR, José Bordás, un compañero con una calidad humana extraordinaria, y a mí me secuestraron. Por cierto, el juez Carroza acaba de declarar reos a todos lo que participaron en el secuestro y tortura, entre ellos a Edgar Ceballos, jefe del servicio de inteligencia de la Fuerza Aérea. Ya antes participé en la querella de la familia de José. Era testigo presencial de su asesinato. Sin embargo, el juez Belmar, a pesar de que todos en el proceso se declararon culpables, los declaró inocentes. Entonces intenté llevarlo a la Audiencia Nacional de España, pero no hubo resonancia.

-¿Sus padres eran españoles?

-Mi papá, madrileño. Era del grupo de teatro de García Lorca e historiador del arte. Mi mamá, barcelonesa, era pianista e hija de Emili Mira, el psiquiatra.

-La desaparecen en diciembre de 1974.

-Mi papá lo movió desde EEUU, donde trabajaba en la Universidad de Nueva York, y mi madre, que estaba en Chile, se fue a ver al cónsul y me hicieron española mientras estaba desaparecida. Mi tía estaba casada con el embajador de Australia en Washington, así que también se metió la embajada australiana. Pero me salva un detalle muy especial.

-¿...?

-Cuando mi madre va a la embajada de Australia a buscar una carta, la secretaria de la legación le dice: «¿Ya fue a buscar a su hija a la academia de guerra de la Fuerza Aérea? Yo sé que ahí llevan a detenidos porque mi hermano Edgar Ceballos...» [Silencio]. Mi mamá se fue con la exesposa de mi papá, que estaba casada con un general del Ejército, a tocar la puerta de la academia.

-¿Y la aparecen?

-Uno o dos días después. Hay un cambio radical de actitud de Edgar Ceballos. Yo estaba toda torturada. Me trajeron a un supuesto psiquiatra para hacerme un lavado de cerebro para que olvidara. Fingí. Si no, no estaría viva. Desde Chile me fui un año y medio a La Habana y a España.

-¿Cómo llega a México?

-En 1979, el MIR me llamó para que volviera a Chile en un plan de retorno, y de regreso me quedé en México. Todos mis compañeros que regresaron están muertos. Ahora se está cuestionando qué pasó con eso. 

-¿Qué se aprende de tantos exilios?

-Yo digo que morí y que volví a revivir en México. No es que pierdas las cosas materiales, pierdes el alma, el sentido de la vida, pierdes el pertenecer a un pueblo, el saberte parte de un nosotros. Me costó mucho volver a encontrar un nosotros en la vida, y lo encontré mucho tiempo después con los zapatistas.

-.-

Información relacionada:

Jornada solidaria con lxs zapatistas, vídeo y exposición de Beatriz Aurora, 10 Dic, en Can Batlló, Barcelona


Beatriz Aurora: http://www.beatrizaurora.net

-.-

11/12/14

Ayotzinapa, emblema del ordenamiento social del siglo XXI

Ana Esther Ceceña


Ayotzinapa es hoy un emblema, por cierto ominoso, de las atrocidades a las que da lugar el capitalismo contemporáneo.  Ayotzinapa es cualquier parte del mundo donde se levante una voz disidente, una exigencia, un signo de rebeldía ante la devastadora desposesión y arrasamiento en los que se sustenta la acumulación de capital y las redes del poder que lo sostienen.
 
Ayotzinapa es resultado de un conjunto de procesos entrecruzados que, con mayor o menor densidad y visibilidad, son consustanciales al capitalismo del siglo XXI y que, en esa medida, no se circunscriben a México sino que se van extendiendo subrepticia o escandalosamente en todo el globo.
 
El capitalismo del siglo XXI

 
Cada vez es más claro que el capitalismo de nuestros tiempos funciona en un doble carril. Por un lado tenemos la sociedad formalmente reconocida, con su economía, sus modos de organización y confrontación y su moralidad; y por el otro crece aceleradamente una sociedad paralela, con una economía calificada genéricamente de ilegal, y con una moralidad, modos de organización y mecanismos de disciplinamiento muy diferentes.
 
Hay lugares del mundo, como México, donde las crisis del neoliberalismo, además de provocar cambios sustanciales en su ubicación en la división internacional del trabajo, en la definición de sus actividades productivas y en los modos de uso de su territorio, generaron una fractura social que se ha profundizado con el tiempo.  Una de las cuestiones centrales es que los jóvenes perdieron espacio y perspectiva.  Se estaba gestando una sociedad con poco margen de absorción, y en la que desaparecían las posibilidades de empleo o incorporación y se cancelaban los horizontes.  No había cabida para muchos de los antiguos trabajadores, y mucho menos para los recién llegados al escenario.  La generación X la llamaron algunos, la que no sabe para dónde va porque no tiene para dónde ir.  La nueva fase de concentración capitalista cerraba los espacios al mismo tiempo que extendía su ámbito.  Se apropiaba las tierras, las actividades domésticas incluso, y hasta el entretenimiento, pero expulsaba de sus bondades a oleadas crecientes de población: precarizándolas o convirtiéndolas en parias.
 
Con un proceso de esta profundidad y características, no puede hablarse de un orden social.  Las condiciones apuntan más bien al desorden, a la ruptura, a la descomposición, a las fracturas.  Es decir, el orden apela al autoritarismo, que es el único medio visible para garantizarlo.
 
La militarización del planeta, incluyendo especialmente los ámbitos de la cotidianidad, empezó a convertirse en la impronta general del proceso.  La estabilidad del sistema no requería solamente del mercado “libre y abierto” de los neoliberales, sino de una fuerza que garantizara su funcionamiento.  El mercado militarizado, con manos no solamente visibles sino bien armadas.  Fue ésta la ruta del capitalismo formal, reconocido y, paradójicamente, “legal”.
 
Pero las fracturas abiertas en la sociedad de esta manera, como si le hubieran aplicado un fracking, encontraron su escape o cobijo en la gestación de una sociedad paralela.  Una sociedad que se abrió paso en los resquicios ocultos de la otra pero que la terminó invadiendo.  Una sociedad que rescató la inmundicia que la hipocresía de la otra rechazaba, y la convirtió en negocio, en espacio de acumulación y de poder.
 
Todos los negocios ilícitos pasaron hacia allá.  Tráfico de armas, producción y tráfico de drogas, tráfico humano, tráfico de especies valiosas y escasas y una gran cantidad de variantes de estos que son de los negocios más rentables, entre otros porque no están sometidos al pago de impuestos, pero que la moralidad establecida se ve obligada a negar.
 
Y ahí empezó el juego de unos contra otros haciendo crecer el negocio de armas y, sobre todo, las prácticas de extorsión, chantaje, secuestro o cualquiera de sus variantes.
 
No obstante, la acumulación de capital se nutre de ambos.  Quien pierde es el conjunto de los excluidos: económicos, sociales, políticos y culturales.  Excluidos del negocio, en diferentes gradaciones, o excluidos del poder.
 
Ahí llegó la generosa oferta para la ubicación de los jóvenes.  La incorporación a las policías o al ejército ofrecía condiciones que no se obtenían en ningún espacio productivo, además de que ofrecía un pequeñito reconocimiento y un pequeñito poder a aquellos que habían quedado en calidad de inútiles sociales.  Pero también vino la propuesta de incorporarse a las filas aparentemente contrarias.  Los negociantes de drogas o los empresarios de actividades ilegales requerían también conformar sus ejércitos de servidores o de matones.  Y esas dos han sido fuentes de empleo recurrentes durante las dos o tres últimas décadas, así como generadoras de una nueva cultura: la cultura del mercenario, la del poder arbitrario, la del saqueo por extorsión.
 
Mientras la economía “legal” entraba en crisis, la del lado oscuro se multiplicaba, acomodándose en algunos de los mismos rubros de la “legal”, solamente que con modalidades más rentables.
 
Un ejemplo es la explotación minera no declarada, en la que incluso se emplean diferentes versiones del trabajo esclavo.  Ya sea en las minas africanas o en las de México, con el trabajo forzado de niños o adolescentes, incluso con el de grupos secuestrados para tales efectos, custodiados por cuerpos armados que pueden ser del propio ejército o de mercenarios, el producto casi no cuesta porque no se paga a los trabajadores, no paga impuestos porque no se declara y se exporta con la complicidad tanto de los consorcios mineros y de sus estados de origen, como con la de autoridades locales que reciben una parte de la ganancia por su ceguera o su protección.
 
Este capitalismo desdoblado logra así no sólo sortear las crisis sino expoliar doblemente a la población mediante trabajo esclavo o semiesclavo, extorsiones de diferentes tipos, expulsión de sus tierras, robo directo de sus pertenencias y otros similares.  La clave: el ejercicio de una violencia despiadada.
 
En estas circunstancias, el Estado se vuelve parte del proceso y a la sociedad se le van imponiendo condiciones de guerra en el ámbito cotidiano.  La violencia se instala como disciplinador social y su ejercicio se dispersa.  En un juego de público-privado los controladores sociales emergen en torno a las fuentes reales de ganancia, legales o ilegales, y en torno a la configuración de poderes locales ungidos por su capacidad de imponer un orden correspondiente a estas modalidades de acumulación.
 
Las guerras difusas y asimétricas

 
Las condiciones de concentración de la riqueza y el poder en el capitalismo contemporáneo, con su correlativa precarización creciente de amplios sectores de la sociedad, han llevado al sistema a una situación de riesgo que se manifiesta en conflictos y confrontaciones permanentes de carácter asimétrico, de acuerdo con la terminología del Pentágono.  Cada vez más las guerras del mundo contemporáneo se rigen por la idea del enemigo difuso y adoptan la figura de guerras preventivas, la mayoría de las veces no declaradas.
 
Los operativos de desestabilización y de disciplinamiento, los episodios de violencia desatada en puntos específicos y de violencia dosificada in extenso, son los mecanismos idóneos de guerras inespecíficas contra enemigos difusos.  Son, a la vez, el mejor modo de abrirse paso para asegurar el saqueo de recursos de muchas regiones del planeta creando una confusión que dificulta la organización social.  El abastecimiento controlado de armas y la instigación de situaciones de violencia son los aliados buscados por el capitalismo de nuestros tiempos.
 
No hay guerras declaradas.  No hay guerras entre equivalentes.  Hay corrosiones.  Una mancha de violencia que se va extendiendo acompaña al capitalismo de inicios del siglo XXI.  Las instituciones de disciplinamiento y seguridad de los Estados han resultado insuficientes frente al altísimo nivel de apropiación-desposesión al que ha llegado el capitalismo.  Estas instituciones se replican de manera privada y local tantas veces como sea necesario.  Aparecen “estados islámicos” lo mismo que “guardias privadas” o que “cárteles” y “pandillas” del llamado crimen organizado, que protegen y amplían o profundizan las fuentes de ganancia, las fuentes de acumulación, y que, por tanto, son complementarias a las figuras institucionales reconocidas para esos fines.  Igual que las fuerzas del mercado requirieron un soporte militarizado, las fuerzas institucionales de disciplinamiento social requieren, dado el nivel de apropiación-desposesión, de un soporte desinstitucionalizado capaz de ejercer un grado y un tipo de violencia que modifique los umbrales de la contención social.  Son fuerzas “irregulares” que, como el estado de excepción, llegaron para quedarse.  Se han incorporado a los dispositivos regulares de funcionamiento del sistema.
 
Ayotzinapa como límite

 
Colombia tenía una guerra interna cuando inició el Plan Colombia y, a pesar del cambio de intensidad en la violencia ejercida y la intromisión directa y evidente de Estados Unidos en la gestión del conflicto, quizá el cambio en otros terrenos no fue tan visible. México, al contrario, era celebrado como emblema del disciplinamiento en democracia antes de la Iniciativa Mérida.
 
En menos de diez años, el eje de disciplinamiento pasó de las manos del Partido Revolucionario Institucional -PRI- a las de la violencia, tanto del Estado como privadas.  La clave estuvo en los dispositivos de corrosión que prepararon el terreno y en la desproporción con la que se asentaron los correctores.  Violencia existe en todas las sociedades pero su dimensión y las formas con que se introdujo fueron imponiendo nuevas lógicas sociales.  En este periodo, la sociedad mexicana tuvo que acostumbrarse a decapitaciones, mutilaciones, cuerpos calcinados, desapariciones reiteradas, fosas comunes y una ostentosa complicidad de las instancias de seguridad y justicia del Estado.
 
Las estimaciones rebasan ya los cien mil desaparecidos y las noticias diarias van de 20 muertos en adelante.  México se ha convertido en cementerio de pobres y migrantes a los que se extorsiona, se secuestra para trabajo esclavo, se mata con tremendo salvajismo para amedrentar y disciplinar a los otros o se mata masivamente.  La relación de estas acciones con el control de migraciones en Estados Unidos es sólo especulación, pero no hay duda de que ha dado resultado.  Lo que es evidente es el acaparamiento de tierras, de negocios, de recursos y de poder a que esto da lugar.  Cada vez hay más desplazados y más desposeídos que no se atreven siquiera a reclamar por miedo a las represalias y porque además no hay instancias de justicia que los amparen.
 
En menos de diez años y después de mucho dolor, la sociedad está transformada.  Corroída, con signos claros de balcanización, con crecimiento de poderes locales que establecen sus propias normas y que negocian con los poderes federales.  El miedo fue instalado mediante un salvajismo explícito y reiterado, aunque, de tanto insistir, ha terminado por empezar a generar su contrario.
 
Ayotzinapa es la cima de la montaña.  En Ayotzinapa se tocaron todos los límites.  Se cazó con total impunidad, con ostentación de fuerza, de complicidad total entre el Estado y el crimen organizado, a lo más sentido de la sociedad: jóvenes pobres de zonas rurales devastadas, estudiantes para ser enseñantes, hijos del pueblo con alegría de vivir, con deseos de cambiar el mundo, ése que nadie quiere aceptar.  Pero además, Ayotzinapa es la cima de una montaña de agravios, indefensión y rabia.  Es la conciencia acumulada de la ignominia y la indignidad.  Es la situación límite que regresó la energía, vitalidad, coraje y dignidad del pueblo de México a las calles.  “Nos han quitado tanto que hasta nos quitaron el miedo” era una de las primeras pancartas portadas por jóvenes de todos lados.  Julio César Mondragón, joven de recién ingreso en la Escuela Normal de Ayotzinapa, ya padre desde hace unos cuantos meses y víctima de la tortura más salvaje que hayamos presenciado, ha sido involuntariamente el detonador, a fuerza de su dolor, de la recuperación de la fuerza, la esperanza y la decisión en el pueblo de México, hoy movilizado como hacía tiempo no estaba.
 
Ayotzinapa es un emblema. Es la punta del iceberg o es un clivaje.
 
Ayotzinapa es el emblema de las guerras del siglo XXI y de las nuevas formas de disciplinamiento social que vienen acompañando los procesos de saqueo y desposesión en todo el planeta. En diez años México, que no pasó por la negra noche de las dictaduras en América Latina aunque sí tuvo guerra sucia y masacres, fue transformado en una tierra de dolor y fosas comunes.  El problema no es “el narco”; el problema es el capitalismo.
 
Ayotzinapa es un espejo con dos caras: la de la ruta del poder es evidente, visible y avasalladora; la del llamado a defender la vida es pálida y discreta, pero seguramente marcará huellas.
 
Ana Esther Ceceña es coordinadora del Observatorio Latinoamericano de Geopolítica, Instituto de Investigaciones Económicas, Universidad Nacional Autónoma de México. Integrante del Consejo de ALAI.

 
* Este texto es parte de la Revista América Latina en Movimiento, No.500 de diciembre de 2014, que trata sobre el tema "América Latina: Cuestiones de fondo" - http://alainet.org/publica/500.phtml
 
Fuente: http://alainet.org/active/79387

-.-

Carta a Alexander Mora Venancio

San Cristóbal de las Casas, Chiapas. 10 de diciembre de 2014.
Por: Eugenia Gutiérrez

Radio Zapatista

ALEXANDER

Permite, muchacho, que te dirija unas palabras nuevas. Recíbelas con la frescura de tus años. Admítelas sin resquemor. Son un breve saludo de quien te conoce sin haberte conocido porque te encuentra en la memoria de un pueblo lacerado, porque te identifica en la indignación de un planeta unido este día en favor de sus derechos elementales. Son, además, una petición y una propuesta.

Tú no sabes de mí, así que me presento. Soy cualquier madre mexicana de un estudiante y profesor tan decidido y joven como tú, tan futbolero como tú. Soy cualquier maestra que se emociona nerviosa frente a cincuenta pares de miradas inquietas como la tuya. Te escribo desde mi privilegio de persona completamente viva en una patria cementerio. Me siento a redactar este mensaje en una nación herida por gobiernos mortíferos. Me dirijo a ti porque tu familia y tus compañeros informan que te has ido, que unas manos asesinas te han interrumpido la vida. Escucho en voz de tu padre Ezequiel que ya acompañas a Delia, tu madre. Leo, después, que te lloran tus hermanas, tus hermanos. Pero inexplicablemente sigues aquí. Tan aquí como el Chilango, el Julio César, el Daniel, como Gabriel y Jorge Alexis, como una mujer, un hombre y un deportista que, se supone, se marcharon. Tus palabras se aglutinan coherentes en el facebook de tus compas y nos anuncias que sigues aquí. Tan aquí como el Andrés y el Aldo, pero ya sin tanto dolor. Observo tu rostro que me mira desde los brazos erguidos por las avenidas. Miro tu rostro que me observa desde las butacas que ocupas en auditorios, conferencias y coloquios. Te acompañan cuarenta y dos amigos que, a golpe de silencios, toman uno por uno la palabra.

Quiero pedirte algo, colega. Te escribo desde mi privilegio de profesora que nunca durmió en el piso para poder estudiar. Tú y yo nacimos bajo el mismo cielo, forjados por la misma historia. Durante diecinueve años caminamos sin encontrarnos sobre la misma tierra, la de un lábaro tricolor que va perdiendo su equilibrio. En esa tierra, en sus montañas majestuosas y sus aguas antaño cristalinas, se amontonan por centenares de miles otras vidas arrebatadas. Tú lo sabes. Tus compañeros normalistas, también. Por algo escogieron educar en las escuelas donde estudia la infancia más pobre, esa que aquí puede morir incinerada. Por algo todos ustedes viven recordando a otros caídos. Pero me dirijo a ti, Alexander, porque un destino inexplicable te eligió para sacudir letargos en este México tan lastimado. Quiero pedirte que nos ayudes a sembrar en verde y blanco todas esas vidas desarticuladas para así mermar este dominio del rojo que nos intoxica. Enséñanos a cosechar esas vidas en sierras que vuelvan a ser madres, a refrescarlas en lagos ancestrales, a pronunciarlas en desiertos imperturbables, sin alaridos. Me atrevo a pedírtelo porque ya conoces el fuego, el aire y el agua que te regresan a la tierra que cultiva tu padre, porque te desenvuelves ágil en ese polvo de estrellas que fuimos, en el que somos y seremos.

Por último, maestro, una propuesta. La escribo desde mi privilegio de mujer que todavía no ha sido violentada, ni torturada, ni cortada en esta región feminicidio. Ya no le hablo al muchacho sino al hombre. Te propongo que luchemos juntos por una reconstrucción inmediata de nuestros derechos desmenuzados. Que asumas con donaire este papel de luz inextinguible que la historia te asignó para que permanezcas incólume al lado de quienes te piensan y te sienten. Acudo a tu memoria, Alexander, porque recordarte nos reconstituye, nos acuerpa, porque nos reacomoda el ánimo descoyuntado y nos redelimita, porque tus amigos te llaman “La Roca”. Déjanos aglomerarnos en torno a tu presencia para que desaparezcan las ausencias agobiantes que produce este sistema genocida.

Hasta ahí mi petición y mi propuesta. Me despido sin hacerlo y me preparo, contigo, para lo que venga. Espero que mis palabras no te incomoden. Acéptalas ahora que nos conocemos tan dispuestos a habitar un país y un planeta de libertades merecidas.

No olvidamos, Alexander. No olvidemos.

Respetuosamente,

Eugenia.

Colectivo Radio Zapatista

-.-

Invitación al 17 aniversario de la Masacre de Acteal del 20 al 22 de diciembre

Ante la violencia de Estado y ante las insaciables crímenes del narco-Estado; la Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal, camina y construye junto con otros pueblos, otro mundo en donde se defienda; la vida, la paz y la justicia para todos y todas en México y el Mundo.

Fuente: Koman Ilel

Este 22 de diciembre se cumplen 17 años de la masacre planeada desde arriba, cuando el Estado Mexicano a través de sus paramilitares, llegó a Acteal a quitarnos a 45 hermanos y hermanas más 4 que aún no nacían; 49 vidas nos quitaron el día 22 de diciembre de 1997.

Ante tal barbarie, nosotros y nosotras como guardian@s de la memoria y de la esperanza, nunca nos casaremos de exigir justicia por nuestros hermanos y hermanas masacradas. Acteal es un Crimen de Estado, un crimen de Lesa humanidad que sigue impune, sus autores intelectuales andan libres dentro y fuera de México, sin recibir castigo alguno.

Es por eso que a los hombres y mujeres de buen corazón que también luchan por la justicia y contra la impunidad y que no están de acuerdo a que se repitan más masacres en nuestro México les invitamos a acompañarnos a la conmemoración del 17 aniversario de Acteal, que iniciará desde el día 20, hasta el día 22 de diciembre, en la Tierra Sagrada de Acteal; CASA de la MEMORIA y de la ESPERANZA.

Nuestro grupo de comunicación hará una cobertura en vivo del evento, con transmisión de Radio por internet desde Acteal, y con enlaces al Primer Festival Mundial de las Resistencias y las Rebeldías Contra el Capitalismo que se estará llevando a cabo al mismo tiempo en otros pueblos hermanos. Podrás seguir la información en nuestra página www.acteal.org y en los distintos Medios Libres que retransmitan.

Puedes sumarte envíandonos mensajes en audio, video, foto y gráfica, y mandando mensajes en las redes sociales con los hashtags #Acteal #NoALaImpunidad esto lo estaremos retransmitiendo en nuestra cobertura. Nos lo puedes enviar a cualquier de nuestras direcciones web:

twitter: @AbejasDeActeal
pag web: www.acteal.org
correo: abejasacteal@gmail.com, radioalmantal@gmail.com
Facebook: Las Abejas Acteal, Las Abejas de Acteal


INVITACIÓN EN VIDEO:


PROGRAMA DEL ENCUENTRO:
-.-

9/12/14

Jornada solidaria con lxs zapatistas, vídeo y exposición de Beatriz Aurora, 10 Dic, en Can Batlló, Barcelona

Jornada solidaria con lxs zapatistas, vídeo y exposición de Beatriz Aurora, Mx 10 Dic, en Can Batlló 


Tenemos el gusto de invitaros a la próxima jornada solidaria con lxs zapatistas que realizaremos en Can Batlló el próximo miércoles día 10 de diciembre, a partir de las 18 horas

Contaremos con la presencia de la compa Beatriz Aurora (http://www.beatrizaurora.net) que realizará una exposición de su obra artística junto con material divulgativo y la colecta irá destinada a las comunidades en resistencia. 


Además habrá pase del documental "Homenaje a Galeano" en memoría del votán José Luis Solís López asesinado en La Realidad el pasado 2 de mayo del 2014.

Durante la jornada solidaria, mandaremos un saludo solidario con las comunidades desplazadas en Chiapas, uniéndonos al día internacional de apoyo a la campaña Rostros del Despojo:

http://www.rostrosdeldespojo.org

Cómo llegar a Can Batlló:
https://canbatllo.wordpress.com/com-arribar 

¡Os Esperamos!

¡Salud y Rebeldía!

Evento en facebook:
https://www.facebook.com/events/1511262082470610/?sid_reminder=7114924586398908416 



-.-

Rostros del Despojo Barcelona 



Campaña Rostros del Despojo

Varias comunidades y organizaciones civiles de Chiapas han decidido iniciar la Campaña Rostros del Despojo que identifica y visibiliza luchas en defensa del territorio.

En la actualidad, los Pueblos Indígenas resisten ante el despojo, se niegan a ser cómplices de los planes que agravan la exclusión y marginación social, como es el Proyecto Mesoamérica.

Todo ello conlleva a la destrucción de la diversidad humana y biológica de los territorios ancestrales.

Los Rostros del Despojo se enmarcan en las estrategias gubernamentales que eliminan de manera sistemática la cultura comunitaria.

En el transcurso de las últimas décadas, esas políticas han mercantilizado los recursos naturales de los territorios de los Pueblos en Chiapas.

Estos forman parte de la negativa histórica por parte del Estado mexicano al reconocimiento pleno de derechos colectivos de los Pueblos indígenas.

Las comunidades y organizaciones civiles de Chiapas han invitado a colectivos solidarios a participar con un acto solidario en el marco del día de acción global el 10 de diciembre de 2014, además de firmar la petición de apoyo que se encuentra en la página www.rostrosdeldespojo.org.

Petición:

Lic. Enrique Peña Nieto, Presidente de la República,
Lic. Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación,
Lic. Jesús Murillo Karam, Procuraduría General de la República,
Lic. Manuel Velasco Coello, Gobernador Constitucional del Estado de Chiapas,
Lic. Oscar Eduardo Ramírez Aguilar, Secretario General de Gobierno del Estado de Chiapas,
Lic. Raciel López Salazar, Procuraduría General de Justicia de Chiapas.

Uno de esos Rostros es la situación de desplazamiento interno en Chiapas, como parte del despojo territorial se realiza de manera sistemática y el gobierno mexicano se ubica como uno de los violadores persistentes de los derechos humanos.

Durante varios años se han construido proceso de defensa comunitaria para la exigencia de justicia, restitución de sus tierras y territorios, sin tener una respuesta satisfactoria de la autoridad competente.

Nos sumamos a la Campaña Rostros del Despojo que en su primera etapa evidencia el desplazamiento forzado de tres comunidades: Viejo Velasco, municipio de Ocosingo; Banavil, municipio de Tenejapa; y San Marcos Avilés, municipio de Chilón; las cuales están relacionado con las causas y consecuencias del Conflicto Armado Interno en Chiapas, a partir del levantamiento armado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional el 1° de enero de 1994.

Exigimos al gobierno mexicano de respuesta a las siguientes peticiones:

• Adoptar todas las medidas necesarias para garantizar el retorno de las personas de la comunidad que han sufrido desplazamiento forzado; quienes tienen el derecho a la propiedad, a la libre circulación y residencia, al goce y disfrute efectivo de sus tierras y de los recursos naturales que en ellas se encuentran.
• Garantizar a la seguridad, la integridad física y psicológica y a la vida de las familias desplazadas
• Realizar una investigación completa, imparcial, efectiva y pronta con el objeto de identificar y sancionar a los responsables intelectuales y materiales de los hechos de desplazamiento forzado y de las demás violaciones a los derechos humanos.
• Justicia y reparación de los daños ocasionados en el marco de los tratados internacionales firmados y ratificados por el Estado mexicano, así como la aplicación de los Principios Rectores de los Desplazamientos Internos.
• Realizar todas las gestiones que sean necesarias para asegurar que estas graves violaciones a derechos humanos no se repitan.

Adhesiva espai de trobada i acció, comisions d’Arts, Audiovisuals I Infraestructures de Can Batlló, Barcelona

-.-

7/12/14

Los 23 meses de EPN: 41.015 homicidios dolosos

Más de 41 mil muertos en los primeros 23 meses de Enrique Peña Nieto. Foto: Zeta

Por Enrique Mendoza Hernández y Rosario Mosso Castro, especial para SinEmbargo

Ciudad de México, 6 de diciembre (SinEmbargo/Zeta).– El silencio como estrategia para disminuir las ejecuciones, secuestros y desapariciones, no le funcionó al gobierno de Enrique Peña Nieto. Ni el discurso oficial que pregonan los funcionarios peñistas aquel de “incidencia delictiva a la baja”.

Semanario Zeta actualizó el registro de ejecuciones en los primeros 23 meses de gobierno de Enrique Peña Nieto y los resultados son desalentadores.

Se documentó que del 1 de diciembre de 2012 al 31 de octubre de 2014 sucedieron en el país 41 mil 015 homicidios dolosos, cifra que incluye las “ejecuciones”, “enfrentamientos”, “homicidios-agresiones”, los homicidios dolosos producto del narcomenudeo y los asesinatos intencionales cometidos con arma de fuego de alto calibre o con el tiro de gracia; evidentemente, los datos duros son superiores a las 33 mil 239 “averiguaciones previas” por homicidio doloso que reporta el gobierno federal en el mismo lapso.

Los cinco estados más violentos durante los primeros 23 meses de gobierno de Enrique Peña Nieto son: En primer lugar se ubica el Estado de México con 5 mil 450 homicidios dolosos; el segundo lugar corresponde a Guerrero con 3 mil 680; le sigue Chihuahua con 3 mil 357; y Jalisco y Michoacán, con 2 mil 650 y 2 mil 649, respectivamente, ocupan el cuarto y quinto lugar como los estados más violentos del país. Por cierto, Baja California continúa en noveno lugar con mil 612.

Es en el corredor que conforman el estado de México, Guerrero, Jalisco y Michoacán concentra 14 mil 429 homicidios intencionales, es decir en esas cuatro entidades sucede el 35 por ciento. Y mientras en el sexenio de Felipe Calderón Semanario Zeta documentó 83 mil 191 ejecuciones, el gobierno de Enrique Peña Nieto lleva ya 41 mil 015 en solo 23 meses; en otras palabras, a ese ritmo el gobierno peñista superará evidentemente al calderonista.

En el gobierno de Enrique Peña Nieto también continúan acumulándose los cuerpos sin nombre: En diciembre de 2012 el Secretariado Ejecutivo registró 29 “averiguaciones previas” de homicidios dolosos “sin datos”; 306 en 2013 y 570 en 10 meses de 2014; en total la administración peñista desconoce la identidad de por lo menos 905 muertos.

En cuanto a la visión internacional del conteo de homicidios en México, José Antonio Ortega presidente del Consejo Ciudadano de seguridad Pública y Justicia Penal ejemplificó con una reunión que tuvo con los embajadores de Japón, el de Bélgica y el ex embajador de Francia cuando Florence Daniel Parfait:

“…los tres me dijeron, lo que pasa es que ahora no se están reflejando los homicidios porque ahora los entierran, refiriéndose a las fosas. Entonces me parece que es otro factor que haya que tomar en cuenta que los grupos criminales recurren con mayor frecuencia a estos procedimientos.

“En septiembre con el caso Ayotzinapa todo se le vino abajo al Presidente…y toda la mugre sale y ahorita, todo el mundo la está viendo, y ahorita ya nadie les cree, de por si no había credibilidad, los porcentajes de aceptación del presidente han bajado tremendamente”.

Entrevistado respecto al trabajo del gobierno federal en el tema de inseguridad, Santiago Roel Rodríguez del Semáforo Delictivo habló de una reducción en la incidencia criminal: “Como va el 2014 con el 2013, hay una reducción del 6 por ciento en el tema de homicidios, eso no quiere decir que esté bien, solo que esta mejor que el año pasado”.

Al analista, consideró que el descontento social se debe a que no se han corregido las causas de la inseguridad: “Y prueba de ello es que estamos ante una nueva crisis y el presidente tiene que salir anunciar un plan emergente ante la situación cuando se suponía que ya lo había resuelto”.

EDOMEX EL MÁS VIOLENTO: CIFRAS OFICIALES

El Estado de México, la entidad gobernada por el priista Eruviel Ávila Villegas, se ha mantenido durante los diez primeros meses de este 2014 como la entidad con el mayor número de homicidios en todo el país. A octubre de este año se contabilizaban al menos 3 mil 703. Mientras que en Guerrero, un estado inmerso en una coyuntura de violencia, con el asesinato y desaparición de estudiantes normalistas, registra también una de las tasas más altas en este ilícito, contabilizando al menos mil 869 en lo que va del año, de acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Según el reporte más reciente del Secretariado Ejecutivo, actualizado el 21 de noviembre pasado, de enero al 31 de octubre de este año, el Estado de México registra el mayor número de homicidios culposos, en estos diez meses se han contabilizado unos mil 895. Mientras que sólo en octubre se contabilizaron en la entidad 191 denuncias por este ilícito. Lo que significa un aumento en comparación con el mes de septiembre con 174 casos.

Seguido por el estado de Guerrero, con mil 268 asesinatos en el mismo periodo de este 2014. Unos 118 en octubre lo que significó un ligero descenso en comparación con septiembre cuando se contabilizaron 121.

En el tercer lugar se encuentra Chihuahua con mil 072 asesinatos de enero a octubre de 2014. Al menos 102 en septiembre y 95 en octubre.

Según el reporte de la dependencia federal encargada de informar las estadísticas con base en las averiguaciones previas y carpetas de investigación iniciadas por las agencias del Ministerio Público y enviadas por las procuradurías estatales, Guerrero continúa siendo uno de los estados más violentos del país. Se registra como la entidad con la mayor tasa, el 35.75 por ciento, de asesinatos por cada 100 mil habitantes, estas cifras y las movilizaciones mantienen a la entidad envuelta en una crisis social.

Seguido de Sinaloa con una tasa de 27.71 por ciento de asesinatos por cada 100 mil habitantes. Y en tercer lugar se encuentra Chihuahua, con una tasa de 24.69 por ciento.

“COMPLICADO” VER AVANCES EN SEGURIDAD

El subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa Cifrián, aseguró a la prensa que resulta “complicado” hablar de avances en seguridad.

“Hoy en las condiciones que tenemos, en las condiciones de cuestionamiento, cuestionamiento incluso autocrítico de lo que estamos haciendo, resulta complejo, resulta complicado hablar de avances pero me parece que estas cifras deben de ponerse en el centro”, afirmó en un evento del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Sin embargo, subrayó que las cifras de delitos como el homicidio doloso van a la baja y este año cerrará con cerca de 15 mil de ellos, “son muchos, pero son 7 mil menos de los que se tuvo cuando arrancó la administración”.

“Las cifras dejan claro que hay un avance muy importante en la estrategia de seguridad que propuso y que está implementando el gobierno de la República”, declaró.

Campa Cifrián afirmó que “en algunas regiones hay condiciones distintas” como, mencionó, en Chihuahua, Nuevo León, Durango, Coahuila o Colima.
-.-

Conferencia de prensa emitida por padres de familia de los normalistas desaparecidos


Por Regeneración Radio 07/12/2014

Conferencia de prensa emitida el sábado 7 de diciembre en la sala audiovisual de la Normal Rural "Raúl Isidro Burgos".
En ella los padres de familia exigieron la pronta consignación de José Luis Abarca, y señalaron a EPN que no sea "baboso" al pedir que superen el dolor de ver desaparecidos a sus hijos: "Ya estamos hartos y enojadísimos de tantas babosadas que dice".

Conmoción mexicana. Por Gustavo Esteva

Análisis | ¿Es México un narcoestado? 

En México ya resulta imposible distinguir donde termina el crimen organizado y donde empiezan las instituciones. 

Teatro callejero informativo en Lima sobre los desaparecidos en Ayotzinapa.
Gustavo Esteva
Diagonal 06/12/2014

El Gobierno mexicano intenta presentar las desapariciones de los normalistas como un asunto local y excepcional, parte de la “guerra contra el narco”. Si­guen esa tesis gobiernos con fuertes intereses en México, como el de España, así como instituciones internacionales que han dirigido y respaldado las políticas recientes del Gobierno de México. La usan también medios y analistas que compraron la visión idílica y rosada que el Gobierno mexicano les había vendido, y celebraron las “reformas estructurales” del presidente Peña como un paso visionario y heroico para lanzar el país hacia delante.

La fallida noción de Estado fallido se aplicó hace unos años a México, junto con Congo y Pakistán. La sustituye ahora la de “narcoestado”, para despolitizar el debate y sugerir que un grupo de traficantes de drogas habría tomado por asalto los aparatos estatales. México es una ilustración extrema de una condición general, un espejo atroz de lo que pasa en el mundo.

No se puede entender lo ocurrido sin referirse a sus múltiples contextos.

1. En el Estado de Guerrero hay una gran tradición de organización desde abajo y de lucha social y política, así como de feroz represión.

2. La guerra sucia caracteriza desde los 60 la política mexicana ante los disidentes. Se vuelve periódicamente contrainsurgencia y se encubre como “guerra contra el narco”.

3. La Escuela Normal de Ayot­zinapa tiene larga historia. Fue fundada en 1926 con una perspectiva emancipadora e indígena. Cinco años después se fundó la Normal de Warisata, en Bolivia, con la misma orientación. De ambas normales salieron luchadores sociales y dirigentes campesinos reconocidos y ambas saben de masacres y desapariciones. Los asistentes al funeral de los normalistas de Warisata, asesinados en 2003, juraron no descansar hasta deshacerse del presidente masacrador, lo que consiguieron años más tarde. Quienes se movilizan hoy por Ayotzinapa se han comprometido a no descansar hasta encontrar a los desaparecidos y desmantelar el aparato estatal podrido que alimenta el horror actual.

4. La narcopolítica no es local: abarca todo tipo de actores, dentro y fuera de los gobiernos, en todo el continente americano y más allá. La élite y los poderes constituidos se alían para aplastar resistencias populares y facilitar el despojo.

En el lodo es imposible distinguir el agua de la tierra; en el escenario mexicano actual es imposible distinguir el mundo del crimen del mundo de las instituciones. Forman un lodo social y político. Era un secreto a voces. Todos lo sospechábamos o lo sabíamos. Ayotzinapa lo hizo de pronto evidencia pública: apareció como hecho incontestable. En la gran manifestación del 18 de octubre se sembró en el zócalo de la ciudad de México un lema: “Fue el Estado”. Recogía bien el ánimo general. Era ya imposible negarlo. Lo intentó el secretario de Gobernación al señalar: “Iguala no es el Estado”, pero ya no pudo engañar a nadie. La gente sabe. Y se duele, se enoja y se angustia por saberlo.

Se comenta que, por Ayotzinapa, México es una olla de presión próxima a estallar. En realidad, muchas ollas de presión, de diversos tamaños y formas, estallaron ya. Han salido de las botellas innumerables genios de todo el espectro ideológico, lo mismo magníficos que maléficos; será imposible regresarlos a ellas.

Los zapatistas nos enseñaron la secuencia de su creación innovadora: dolor-rabia digna-rebeldía-liberación. Ayotzinapa se hizo dolor nacional. Para el 18 de octubre era ya una ola de indignación que se convertía en la digna rabia que será rebeldía y liberación; algunos enojados, sin embargo, sólo expresaban odio y resentimiento acumulados.

La digna rabia

No hay en México, en la actualidad, lugar para el optimismo. Seguirá habiendo la violencia irracional y torpe de un Gobierno debilitado, en pánico. Estará también la violencia de abajo, el odio acumulado que sale a la calle y se mezcla con el de quienes incluyen la violencia en su estrategia política y con los provocadores del Gobierno. Hay lugar para la esperanza, ya que no para el optimismo, porque el ingenio en la lucha popular, nacido de la experiencia, está descubriendo cómo evitar, paralizar o al menos limitar la violencia de arriba e inventa formas de dar cauce al odio y al resentimiento de abajo. Lo único claro es lo que no debemos hacer: cerrar los ojos y quedarnos quietos.

La conciencia pública de que son ellos, los de arriba, que el cielo institucional cae sobre nosotros, multiplica la vieja pregunta de Lenin: ¿qué hacer? La pregunta es la misma, pero las condiciones han cambiado y la propia experiencia leninista exige explorar otras respuestas. El consenso general sobre la necesidad de articular y coaligar resistencias, movilizaciones y organizaciones estimula llamados cotidianos a la unidad, el diálogo constructivo y la concertación. Pero no hay consenso sobre lo que debe hacerse con esa articulación.

Una de las caravanas de Ayot­zinapa que recorrieron el país se encontró el 15 de noviembre con los zapatistas, en Oventic. El EZLN presentó al terminar la visita una declaración en la que destaca “que el sistema político entero está podrido” y que crimen organizado, narcotráfico, desapariciones, asesinatos y demás son ya parte de su esencia. “Co­rrupción, impunidad, autoritarismo, crimen organizado o desorganizado, están ya en los emblemas, los estatutos, las declaraciones de principios y la práctica de toda la clase política”.

El EZLN hizo ver a los padres de Ayotzinapa que no están solos. Los acompañan familiares de las víctimas cotidianas que saben, en todos los rincones del país, que los atropellos continuos vienen de la autoridad, “a veces con la ropa de organización criminal y a veces como Gobierno legalmente constituido”. También están con ellos “los pueblos originarios que atesoran la sabiduría para resistir y que no hay quien sepa más del dolor y la rabia”.

Su palabra tiene fuerza, les dijeron, porque en ella “se han visto reflejados millones”. Tras ese encuentro, será posible “vueltear” el mundo que tenemos.

Según el EZLN, “habrá un cambio profundo, una transformación real en este y en otros suelos dolidos del mundo. No una sino muchas revoluciones habrán de sacudir todo el planeta. Pero el resultado no será un cambio de nombres y de etiquetas donde el de arriba sigue estando arriba a costa de quienes están abajo. La transformación real no será un cambio de Gobierno, sino de una relación”. Quienes gobiernen, mandarán obedeciendo. Los zapatistas observan con rigor el momento y analizan el terremoto social que estamos viviendo. Saben del cambio. Saben que no será fácil ni rápido ni un mero cambio de nombres y letreros en el criminal edificio del sistema. “Pero sabemos que será”, dicen.

No regresarán los genios a la botella. Habrá incontables vicisitudes, tropiezos, retrocesos. Es un camino de muchas vueltas. Pero algo ha dejado ya de ser lo que era.

Inforelacionada:

Identifican los restos de Alexander Mora Venancio, normalista de Ayotzinapa


Palabra del EZLN a los padres de normalistas desaparecidos de Ayotzinapa

 .

-.-

Acribillados en su coche dos defensores de derechos humanos en el Estado de México

Mueren tiroteados en el Estado de México dos activistas de la red de apoyo a migrantes, después de casi un año de amenazas y de haber denunciado la situación en diversos medios. 

La Bestia, el tren que lleva a miles de migrantes al norte.


El domingo 23 de noviembre, en el municipio de Tequixquiac, Estado de México, fueron asesinados dos activistas de la lucha por los derechos de los migrantes, frente a la casa familiar de uno de ellos. Este hecho supone un paso más en la escalada de violencia y falta de protección que sufren las personas que trabajan en defensa de los derechos humanos en México.

Adrián y Wilson, cuyos apellidos se han omitido en todo momento como medida de protección a sus familiares, se dedicaban a la ayuda humanitaria en las vías por las que circula el tren de carga conocido como La Bestia. Los activistas trabajaban en la zona del basurero municipal de Tequixquiac, un espacio donde el tren cambia de vía y baja la velocidad, momento que aprovechan los migrantes para saltar al tren.

Desde febrero de este año, Adrián y Wilson estaban siendo amenazados y conminados a dejar la labor que venían desarrollando. Por esta razón, ambos habían aparecido en diversos medios de comunicación denunciando el hostigamiento que sufrían y la sistemática violación de derechos a los que se veían sometidos tanto ellos como los migrantes de la zona.

En marzo, las amenazas se incrementaron, por lo que, desde el colectivo Ustedes Somos Nosotros, se pidió ayuda a las instituciones. La presidencia municipal prometió poner una patrulla de acompañamiento, pero este apoyo nunca fue constante.

El día de los hechos, Wilson y Adrián, junto con un grupo de voluntarios, fueron a las vías. A la vuelta, aparcaron su coche frente a la casa de la madre de Adrián. Eran aproximadamente las 17:50 h, cuando se escucharon balazos, la familia salió corriendo, pero solo acertaron a ver a tres tipos que huían por un callejón. Adrián recibió tres disparos, murió inmediatamente. Wilson recibió cinco disparos, la ambulancia le atendió con vida pero murió a las pocas horas en el hospital de especialidades de Zumpango.

Amenazas y cierres de centros de apoyo al migrante

Éste no es un caso aislado. En los últimos cuatro años en el Estado de México se han cerrado tres albergues de la red de centros dedicados a apoyar a los migrantes de paso por el país. La mayoría de estos cierres han ido precedidos de agresiones y hostigamientos, como es el caso del Albergue San José en Huehuetoca, que fue tiroteado y cuyos coordinadores fueron amenazados, siendo sus casas asaltadas en el DF.

En la mayoría de los casos, la movilización y las denuncias han servido de excusa para criminalizar la labor de estos colectivos más que para proporcionar una defensa efectiva de los mismos. Así, la muerte de estos activistas vuelve a poner en evidencia la incapacidad del Estado para generar unas condiciones mínimas de seguridad, bajo las cuales las personas dedicadas a la defensa de los derechos humanos puedan trabajar sin miedo en México.
-.-

Información relacionada:

En memoria de Adrián y Wilson, ángeles de los migrantes asesinados por bandas impunes
Texto escrito por varias organizaciones de la sociedad civil, en denuncia por el asesinato de sus compañeros defensores de derechos humanos de personas migrantes. Leer más ...

-.-

Rechazan consulta amañanada que busca legitimar el Proyecto "EÓLICAS DEL SUR” en Juchitán.

RECHAZA APIIDTT CONSULTA QUE BUSCA LEGITIMAR PROYECTO “EÓLICAS DEL SUR” EN JUCHITÁN

Un gran número de ciudadanos y comuneros indígenas zapotecas de Juchitán de Zaragoza, desde hace casi una década hemos levantado la voz contra la injusticia, el abuso y la ocupación ilegal de nuestras tierras comunales; hemos planteado con firmeza el respeto a nuestro derecho de propiedad comunal y ancestral, que a pesar de que muchas voces la pretendan minimizar, es propiedad colectiva reconocida por el propio Estado mexicano. No toleramos el abuso, el saqueo, la injusticia ni la ocupación de nuestras tierras con modernas formas de encomienda. De manera decidida hemos señalado que la tierra y sus bienes naturales, no se venden, se aman y se defienden.

Sabemos de las enormes dificultades que tienen los gobiernos municipales para admitir a plenitud nuestro derecho de propiedad territorial, parece que la propiedad, cuando se trata de la propiedad indígena, no merece el más mínimo respeto. Por rumores extraoficiales, nos enteramos que el Gobierno Federal y el Gobierno del Estado de Oaxaca, planeaban llevar a cabo un proceso de consulta en Juchitán de Zaragoza, para continuar estableciendo parques eólicos sobre nuestros territorios indígenas.

Es absolutamente lamentable que en gobiernos que se definen democráticos, este tipo de procesos se pretendan como una mera simulación de un derecho que tenemos los Pueblos Indígenas. Más lamentable es, que habiéndose iniciado el proceso de consulta, estén claramente con la actitud de impedir la participación de las voces que hemos luchado por el respeto a este derecho. Vemos que se trata de una actitud que sólo busca simular que respeta los derechos y cumple con sus compromisos internacionales, por ello, a toda costa mantienen el proceso con un absoluto control y con decisiones preconcebidas; situación que sólo puede generar desconfianza y suspicacia.

De entrada, bien podemos señalar que se trata de un proceso que ha nacido muerto o que en definitiva no tiene ninguna razón de ser, puesto que todos los proyectos eólicos están concebidos, elaborados y decididos desde hace mas de 10 años y sólo asistimos a su ejecución. Se trata de planes y proyectos urdidos en la obscuridad de los intereses extranjeros y nacionales con clara actitud entreguista; se trata de planes para saquear nuestra riqueza, sin dejar ningún beneficio; se trata de negocios que depredan nuestros bienes naturales, a costa de nuestra vida y nuestras formas de organización e identidad. En muchos casos los daños están consumados, en otros, se consuman día a día a pesar de la resistencia de nuestros compañeros, por el contrario, pasando sobre sus derechos y sobre sus cuerpos. ¿Dónde ha quedado el carácter previo de la consulta?, ¿Dónde queda la información? ¿Dónde queda la libertad?

Es así como la segunda fase de la supuesta Consulta Previa, Libre e Informada en Juchitán, Oaxaca, con respecto al parque de la empresa Eólicas del Sur antes Mareña Renovables, ha sido aprobada en la sesión del pasado martes 04 de diciembre, aprobaron pasar a la siguiente fase con graves irregularidades: 1.   Realizaron la reunión en un lugar distinto al de su inicio sin que se difundiera de manera amplia y suficiente este cambio de lugar, lo que provoco que únicamente asistieran mayoritariamente grupos Coceistas, trabajadores del Ayuntamiento municipal, posesionarios que cuentan con contratos firmados con la empresa, y permisionarios y contratistas que están comprometidos con Eólica del Sur, quienes no representan a la Asamblea Indígena de Juchitán, como lo establece el Convenio 169.2.   El día 3 de diciembre esta supuesta Asamblea votó terminar la fase del protocolo de la consulta e iniciar el proceso informativo, lo cual es otra violación al Convenio 169, que establece que la consulta y el consentimiento es un proceso de diálogo y consenso.3.   En esta sesión, el Comité Técnico que dirige el proceso de Consulta y Consentimiento, encabezado por Katia Puga de la SENER y demás instituciones gubernamentales, promovieron la aprobación del Protocolo y de iniciar la fase de información los días 3 y 4 de Diciembre mediante votación a mano alzada, como inicialmente lo tenían contemplado.

El gobierno municipal y estatal tiene la obligación de restablecer la confianza de nuestra ciudadanía, porque hasta ahora han actuado como personeros de las empresas y no como representantes del pueblo, como se les demanda legal y constitucionalmente. Desde ahora preguntamos ¿Están dispuestos a un proceso transparente, realmente informado y de claro respaldo al pueblo que los ha mandatado? O se trata de una simulación más. Estamos intentando participar en este proceso de consulta, con la finalidad de observarles y participar en él, y así poder decir de primera mano si se trata de un proceso legítimo y conforme a los más altos estándares internacionales, pero el clima de hostigamiento al que nos enfrentamos al ser partícipes de este proceso nos pone en gran riesgo.En todo caso, podrán pasar sobre nuestros cuerpos y nuestros derechos, pero jamás lograrán la legitimidad que buscan.

Rechazamos la forma en que se está desarrollando este proceso, que no cumple con las características de ser previa, ni libre e informada, mucho menos de Buena Fe, ni Culturalmente apropiada.Asimismo, manifestamos que nos reservamos el derecho de demandar ante las instancias jurisdiccionales, el pleno respeto a nuestro derecho a la participación en un verdadero proceso de Consulta Previa de participación, en especial en el proceso de consulta que buscan llevar a cabo.

¡LA TIERRA, EL MAR Y EL VIENTO NO SE VENDEN, SE AMAN Y SE DEFIENDEN! ASAMBLEA DE PUEBLOS INDÍGENAS DEL ISTMO EN DEFENSA DE LA TIERRA Y EL TERRITORIO.

Fuente: Zapateando

-.-

Carta de padres de Alexander Mora Venancio.


El día seis de diciembre se dio a conocer que los peritos argentinos identificaron los restos de uno de los 43 normalistas desaparecidos: Alexander Mora Venancio, de 21 años de edad. En el mitin realizado en el Monumento a la Revolución se dio a conocer una carta enviada por sus familiares.


-.-

Ellacuría: historia y liberación

Filosofó hasta el final, asumió su posibilidad postrera: dar testimonio con su muerte; así culminó su entrega  

Ignacio Ellacuría

Fuente: Huacal Ong de Solidaritat amb El Salvador


"No podía ni sabía hacer otra cosa. Un espíritu interior lo impulsaba. Filosofaba por vocación. Hasta tal punto que sostenía que una vida sin filosofar no merecía la pena, y por ello, cuando le dijeron que dejara de filosofar para poder seguir viviendo, prefirió tomar la cicuta de su condena a muerte. No quiso abandonar la ciudad, ni dejar de filosofar, las dos condiciones que le ponían para salvar la vida”. Estas palabras de Ignacio Ellacuría sobre Sócrates son el mejor resumen del desenlace de su propia vida. Un desenlace que vino determinado por su manera comprometida de entender la historia.

Para Ellacuría, desarrollando algunos conceptos fundamentales de la filosofía de Xavier Zubiri, la historia es el ámbito en el que se ha de realizar –se ha de hacer efectiva– la ética. La historia no nos viene dada de un modo inexorable. La historia se hace, es decir, constituye un proceso de creación en el que el hombre elige entre diversas posibilidades, y es una tarea ética. Mientras que, para Zubiri, el hombre tiene que hacerse cargo de la realidad, para Ellacuría el ser humano está obligado a encargarse de la realidad y, además, a cargar con ella. Lo que constituye un imperativo ético que obliga al hombre en conciencia, no sólo en tanto que integrante de una clase social, sino como miembro –a la vez solitario y solidario– de la humanidad. Un imperativo del que Ellacuría derivó –inmerso en la realidad hiriente de Latinoamérica– una voluntad de liberación fundada en la idea de que la realidad histórica es la realidad radical y, además, una realidad dinámica obra del hombre, que elige entre las posibilidades ofrecidas en cada situación y momento del proceso histórico. La tarea de la filosofía es contribuir críticamente a la liberación de la historia, lo que implica tomar partido.

De este núcleo de pensamiento dedujo Ellacuría que la función crítica de la filosofía está orientada, como ejercicio supremo de la razón, a la liberación de los pueblos del oscurantismo, de la ignorancia y de la falsedad. Es decir, que la función crítica de la filosofía ha de tener por objeto, en primer lugar, la ideología dominante, como fundamento estructural que es de todo sistema social. Estas ideas, trasladadas al ámbito teológico, no implican que la Iglesia haya de convertirse en una fuerza política –ya que la Iglesia nunca ha de perseguir el poder–, sino que, para ser fiel a su misión, ha de promover la salvación integral del hombre, que tiene una dimensión política. Lo que comporta, sin perjuicio de que la liberación sea inicialmente personal –ya que sólo cada persona en cuanto tal puede ser liberada–, que, para ser plena, la liberación ha de ser también estructural –social, política y económica–, habida cuenta de que las personas viven inmersas en sistemas sociales con vocación de continuidad impuesta al servicio del núcleo dominante. De esta sostenida vocación de continuidad impuesta se desprende –según Ellacuría– que la violencia originaria es la injusticia estructural, que mantiene por la fuerza –mediante estructuras económicas, sociales políticas y culturales– a la mayor parte de la población en una situación de violación permanente de sus derechos humanos. Lo que Ellacuría percibía con especial dramatismo en Centroamérica, una región que ha vivido ancestralmente y sigue viviendo, aunque en grados diferentes, en una situación económica que impide a la mayor parte de la población satisfacer sus necesidades básicas.

La indudable grandeza de Ellacuría –el alto valor ejemplar de su vida y de su muerte– no radica sólo en el vigor de su pensamiento filosófico ni en la altura de los objetivos que se marcó, sino en la estricta coherencia existente entre lo que pensó, lo que dijo y lo que hizo. Puede decirse de él, con palabras de la Escritura, que fue fiel hasta el extremo, hasta la muerte. Como ha escrito Pedro Sols, Ellacuría “quiso que su filosofía estuviese al servicio de los pobres de la Tierra, no de una manera panfletaria, sino dando elementos de comprensión de la realidad histórica. Siendo teólogo, supo articular el mensaje de salvación del cristianismo con los gritos de liberación de todo un subcontinente, el Latinoamericano, que se desangraba por estructuras injustas y por dictaduras de una crudeza enorme”.

Hace veinticinco años que fue asesinado por el ejército salvadoreño, en la residencia de los jesuitas en la Universidad Centroamericana de El Salvador, junto con otros cinco jesuitas –Segundo Montes, Ignacio Martín-Baró, Amando López, Juan-Ramón Moreno y Joaquín López–, la cocinera –Elba Ramos– y su hija Celina. Ellacuría acababa de regresar de Barcelona, a donde había acudido para recoger el Premio Comín. Dada la situación de violencia institucional desatada entonces en El Salvador, sabía lo que podía pasarle. Eligió estar allí. No abandonó la ciudad. Filosofó hasta el final. Asumió su posibilidad postrera: dar testimonio con su muerte. Así culminó su entrega".

Artículo publicado en La Vanguardia ayer 6 de diciembre obra de Juan José López Burniol (Alcanar, Montsià, 1945), licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra. Ha sido decano del Colegio de Notarios de Cataluña y vicepresidente del "Consejo General del Notariado" de España, entre 1987 y 1989; magistrado del Tribunal Superior de Andorra (1987-1993) y del Tribunal Constitucional de Andorra (1993 - 2001).

Más informaciones al respecto en este enlace

-.-