1/1/17

EZLN, 23 años de resistencia y organización


“Un crimen está en curso. El más grande, brutal y cruel en la breve historia de la humanidad. Es una lucha entre la humanidad y el sistema, entre la vida y la muerte”, EZLN

“Entonces: Creemos, pensamos, imaginamos. Que podemos organizarnos, trabajar y luchar, defender como cimiento que somos, para que este mundo, la casa en donde vivimos, no la desaparezcan esos capitalistas, ahora es la hora, herman@s, compañer@s, compañeroas, nadie lo hará esa salvación. Somos nosotr@s”, EZLN

Chiapas, México. 1 de enero de 2017. Son ya 23 años de resistencia a una guerra que nunca ha cesado. Como diría el finado Sup Marcos “si hay algún mito en todo esto no es el pasamontañas, sino la mentira que repiten desde esos días, incluso retomada por personas con altos estudios, de que la guerra contra los zapatistas sólo duró 12 días”. Así, a pesar del hostigamiento y agresiones militares y paramilitares a través de partidos políticos y organizaciones campesinas, así como del cerco mediático que desde hace varios años silencia los agravios hacia el zapatismo y lxs que con ellxs caminan, acompañado de una campaña de desprestigio por parte de, sobre todo, la “intelectualidad” de la llamada “izquierda”, el movimiento zapatista no sólo se ha fortalecido, su mensaje ahora es más claro y la vista de todos debido al recrudecimiento de la tormenta que ellas, ellos se han obstinado en advertirnos.

Desde su aparición pública, aquel memorable 1 de enero de 1994, muchos han sido los intentos para advertir a quien quiera escuchar sobre la tormenta que ahora padecemos y a la que, han dicho, sólo será posible sobrevivir en colectivo. Entre ellas, la más reciente es la propuesta al Congreso Nacional Indígena (CNI), a participar en las elecciones presidenciales del 2018 a través de una candidata indígena. Pero no ha sido la única, la más visible, desde que en 2005 lanzaron la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, fue tal vez La Otra Campaña en 2006 en la cual llamaban a todas las luchas de abajo a caminar juntos, compartir dolores, experiencias y esperanzas. El mensaje ha sido siempre el mismo, organizarse.

Por más de 20 años, el zapatismo se ha caracterizado por refrescar el calendario de la resistencia mundial con propuestas necesarias y urgentes de manera original y llenas de la creatividad y la sabiduría indígena. Por ejemplo, en 2001 en un esfuerzo pacífico por dialogar con la clase política y, sobre todo, con el pueblo mexicano, realizaron La marcha del color de la tierra para demandar que los derechos como pueblos indígenas fueran reconocidos constitucionalmente. Cabe recordar que la clase política de entonces, ahora reciclada en nuevos partidos políticos, traicionó no sólo a los pueblos originarios sino a la sociedad civil en general. Asimismo, con la creación de los Caracoles en 2003, dan otro mensaje al mundo. Abajo se puede organizar y gobernar sin el permiso de los de arriba.

La consolidación de la autonomía zapatista en los caracoles lo atestiguan incluso los no zapatistas que viven en los alrededores; los Seminarios que el EZLN ha convocado en múltiples ocasiones han reunido a la más renombrada intelectualidad crítica de todo el mundo; propuestas como “La Escuelita”, o la más reciente convocatoria a artistas y científic@s del todo el mundo que representa un hecho extraordinario dentro de los movimientos revolucionarios o de izquierda, son parte del sinnúmero de aportes en el terreno práctico y teórico de lo que es el movimiento antisistémico más consolidado del orbe.

Son muchas enseñanzas y aprendizajes en este caminar y camino de más de tres décadas, se han escrito infinidad de palabras sobre y desde el movimiento zapatista. Ahora, en la coyuntura que duele a lo largo de la geografía mundial se nos viene a la memoria una sola: 21 de diciembre de 2012, San Cristóbal de las Casas (otra vez), 40 mil indígenas en silencio preguntaron

¿Escucharon?

Había otro mensaje en esa marcha: nadie dijo nada, cada uno de ellos subió al templete levantando el puño izquierdo en alto, los jefes, las jefas, son el pueblo. A 23 años de palabras y silencios y ante los ominosos tiempos que actualmente vivimos vale insistir en la pregunta ¿escucharon?…

Fuente: RadioPozol
-.-

No hay comentarios: