30/1/13

Ventanas, puertas y puentes


Babel

Ventanas, puertas y puentes

Javier Hernández Alpízar
-

“You know the day destroys the night / Night divides the day / Tried to run / Tried to hide / Break on through to the other side” The Doors
A mis amigos de Utopía /Cuadernos del profesor Zovek

1.

Los zapatistas postearon un comunicado con textos protegidos por una clave (Marichiweu) que acabaron siendo leídos y publicados, completos o en partes, por medios comerciales como Proceso y La Jornada (citados en la nota de Bellinghausen) y en medios alternativos como Kaos en la Red y Desinformémonos. (Nada de lo que publicas en internet es totalmente privado.) Dijeron los zapatistas que los integrantes de La Sexta pueden abrir a quienes consideren ellos la ventana a la palabra zapatista. La ventana, pero no la puerta.

2.

El delegado del EZLN Marcos dijo, en Jáltipan, Veracruz, en el Centro de Documentación del Son Jarocho, que los sones huastecos y jarochos le abrieron dos ventanas a los musiqueros. Después se abrió una puerta, el rock. (El sueño de ser mejores es como la música, dijo el Viejo Antonio).

3.

Un amigo, poeta, promotor de la lectura e integrante de la redacción de la revista- fanzin Utopía- Los cuadernos del profesor Zovek, ha escrito en Facebook: “Me imagino que en política se necesitan puentes para dialogar, construir acuerdos, generar consensos; la construcción de una democracia requiere revisar y sancionar el pasado (y el presente) corporativista, totalitario, en muchos aspectos de la vida del país. Requiere analizar el presente construyendo la democracia lo más radical que sea, pero ¿se logra dinamitando los puentes con actores sensibles a la actividad política de la izquierda civil?”

En 2006 y 2007, la Otra Campaña fue objeto de caricaturas, burlas y escarnios. Principalmente en el diario La Jornada, cuya trayectoria (en público y ventas incluso) puede marcarse con un antes y después de la aparición del EZLN y sus comunicados. Los moneros tildaron al EZLN y la Otra Campaña de títeres de la derecha. El argumento detrás de esas burlas es incorrecto, y además tiene una premisa y una conclusión falsas: “AMLO es la izquierda, por tanto quien critique a AMLO le hace el juego a la derecha.” Esas burlas de los moneros fueron la parte más visible de una campaña negra propalada por cuadros perredistas operarios de ese tipo de linchamientos. (En Xalapa, Veracruz, gente sencilla de base del PRD era instruida con esas falsedades) Tiempo después le aplicaron la misma fórmula a Javier Sicilia, Marcos Rascón evidenció la situación al abandonar ese diario denunciando censura.

Todos hemos practicado la logomaquia alguna vez. Ambrose Bierce dice que la logomaquia es el arte de pinchar la vejiga natatoria del contrincante. Pero hay una distinción, según yo, entre quienes practicamos la logomaquia por motivos personales y quienes la practican mercenariamente. El tiempo me ha ido haciendo ver que los moneros de La Jornada lo hacen por motivos mercenarios.

En 2007 (si no me equivoco) en Utopía / Los cuadernos de profesor Zovek hubo más de una caricatura verbal contra la Otra Campaña. Debo aclarar que pienso que en esa mordacidad no obran motivaciones mercenarias, porque me consta que la publicación en fotocopias de esa revista sale de sus bolsillos y si acaso recuperan lo gastado con el precio.

Una de las caricaturas verbales describía a Marcos hablando con los leones marinos en Baja California Sur (en lugar de apoyar a AMLO= la izquierda, desde luego). Cuando leí esas burlas contra la Otra Campaña obviamente me pareció algo molesto, pero no pensé que los redactores de la publicación estaban “dinamitando los puentes”. Ni siquiera por el hecho de que más de uno participó antes en las movilizaciones zapatistas, incluido el mitin de la Otra Campaña en Xalapa en 2006. Me quedó claro que expresaban su opinión haciendo uso de lo que un compa pusyaísta llama la “burla metódica universal”. Era la posición de un colectivo que se considera parte de una izquierda mayoritaria, hegemónica y desde esa autopercepción de fuerza se burlaba de una izquierda que veían minoritaria, sectaria y risible. Marcos parecía el anciano predicador que bautiza a unos pingüinos en una novela de Anatole France. Los integrantes de esa secta denigrable, a ustedes les parecían focas.

Sus lectores en Xalapa son en su mayoría jóvenes que poco saben del zapatismo. Si por curiosidad van a la biblioteca de su universidad a buscar libros, encuentran los libelos financiados por el zedillismo y firmados por Carlos Tello o Bertrand de la Grange y Maite Rico. De manera que todo el contexto para analizar comprender esos chistes era si acaso la lectura de La Jornada.

Le presté Los cuadernos del Profesor Zovek a un compañero de la Otra Campaña que desde el arte escénico (instalaciones para cuerpo humano) estaba resistiendo en las barricadas y movilizaciones de la APPO en Oaxaca. Leyó todas las bromas, burlas y chistes. Me comentó: Está bueno el que hacen de Ulises Ruiz: “úrico”. Desestimó las burlas al movimiento en el que participamos y encontró un elemento en que coincidimos.

Confirmado: No estaban, me parece, “dinamitando puentes”. Solamente expresaron con humor lo que opinan de Marcos y la Otra Campaña. Una cosa que he pensado en todo ese tiempo es que no sabían bien a bien qué era la Otra Campaña. Por eso la caricaturizaban como un movimiento minoritario al que “se le arrugaron” (una sutil metáfora para señalar falta de virilidad) para apoyar a AMLO. Esas bromas no le hicieron mella al compañero de la Otra en Oaxaca, quien recitaba poemas delante de los policías militares de la PFP que reprimían a la APPO. Los zapatistas en Chiapas cerraron carreteras para apoyar a la APPO; una delegación de esa Asamblea viajaba con la caravana de la Otra Campaña al norte explicando qué pasaba en Oaxaca, al igual que una delegación de Atenco. En los Caracoles Zapatistas la prensa internacional que llegaba a ver a los indígenas de Chiapas encontraba que estaban proyectando videos sobre la lucha del pueblo oaxaqueño. (Por eso cuando Guillermo Almeyra escribe que en las luchas de todos estos años estuvieron ausentes el EZLN y la Otra Campaña, al leerlo pienso: amnésico selectivo. Pareciera que no lee ni el diario en que publica.) Cuando en Oaxaca las mujeres tomaron unas televisoras, entre los videos que pasaron en la programación okupada estaban algunos sobre la lucha del EZLN. Lo más probable es que ustedes lo ignoraban: nuestro rechazo a URO era algo en común. (Por cierto, AMLO tardó muchos meses en poder pronunciar las siglas “APPO” -y lo hizo cuando la represión ya la había replegado- mi fuente: Julio Hernández en Astillero)

Ustedes no sabían quiénes eran los compañeros de la Otra Campaña en Baja California Sur, no eran unos leones marinos: Son (porque todavía existen y resisten) un colectivo que se llama Frente Zapatista Sudcaliforniano. Tienen, además de un trabajo académico de calidad, una labor de base muy comprometida con mujeres de la maquila, ambientalistas y defensores del territorio: arrecifes y playas. Enfrentaron un proceso de despojo y privatización de las playas (quedan en manos de millonarios estadunidenses) operado por gobiernos perredistas, no chuchos, políticos cercanos a López Obrador, del grupo de Leonel Cota Montaño, ex presidente del PRD. Cuando algunos defensores del territorio se acercaron a un mitin de AMLO para entregarle documentación sobre esos despojos, esperando que se enterara y se pronunciara en contra, no los atendió. Estaba en campaña, en territorio gobernado por los suyos. (El despojo descrito ha sido publicado en Proceso). Recientemente vi en internet que el Frente Zapatista Sudcaliforniano ha distribuido los comunicados de los zapatistas; la prensa los llama “integrantes del EZLN”, con lo que se incrementa el riesgo de acoso y represión, lo cual ellos ya han padecido antes. El grupo que en su caricatura verbal aparecía como leones marinos ha sido crítico, desde dentro, del EZLN y la Otra Campaña, y han sostenido su postura delante de Marcos, quien en diálogo con ellos reconoció errores y les pidió disculpas entre compañeros.

4.

Para no alargar demasiado esa carta pública, omito anécdotas de cómo la reivindicación de los presos de Atenco fue excluida de una marcha en apoyo a la APPO que salió de Humanidades, exclusión promovida por un simpatizante de AMLO que veía muy “sospechosa” a la Otra Campaña. Los jóvenes de Humanidades ignoraban que el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra fue de los primeros en mandar una delegación de apoyo a la gente que se rebelaba en Oaxaca. Tampoco contaré cómo integrantes del colectivo Zapateando fuimos orillados a dejar de participar en un programa de Radio Universidad Veracruzana cuyo conductor no soportaba críticas a Dante Delgado, el PRD y AMLO. “No era el momento más indicado”. Llevábamos comunicados del EZLN impresos de internet y él dudaba: ¿Por qué no han salido en La Jornada? Nos cuestionaba por qué hablábamos tanto de Atenco, ¿no había otros temas? Se conmovió por primera vez solamente hasta que vio, en un video de Mandoki sobre AMLO, una escena copiada de un documental de Promedios /Canal 6 de Julio donde un policía da un macanazo a un pobre perrito. El conductor era adherente a la Sexta y estaba en la Convención Nacional Democrática (CND) con AMLO (bigamia, le llamaban). Sus compañeros de la CND le reclamaban que nos diera espacio en su programa.

6.

Los zapatistas han cerrado la puerta para participar en sus propuestas de movilización precisamente para evitar lo que ocurrió en el pasado. Xalapa es un botón de muestra: gente que se hizo de un prestigio y capital político por su apoyo al zapatismo civil y luego lo ha usado para pedir favores a Dante Delgado o puestos a Convergencia, el PRD y hasta apoyos a los gobiernos priistas de Veracruz (caftanes rojos, por ejemplo).

Pero el EZLN no ha cerrado las ventanas. ¿Por ellas se puede dialogar? Tal vez, pero si quienes desean criticar al zapatismo y la Sexta se niegan a la discusión de información incómoda, siempre tendrán el recurso de decir: ustedes son violentos, “dinamitan puentes”. Adelantándose a modas que vendrían después, el locutor de Radio UV nos decía: “su palabra es dura, no es amorosa como la de los zapatistas”, y así, amorosamente, nos puso en situación de dejar de ir a su espacio.

Un abrazo, compañeros hacedores de poesía, humor, fanzines y promoción de la lectura, puentes todos ellos para el diálogo. Entiendan el humor ajeno, no es ni menos ni más legítimo que el humor de ustedes.

-:-

No hay comentarios: