8/2/13

La historia reciente la escriben los cínicos


Babel

La historia reciente la escriben los cínicos

Javier Hernández Alpízar

De tan patente, el apotegma “la historia la escriben los vencedores” es una verdad de Pero Grullo. Más interesante resulta el aforismo de Simone Weil: “La justicia, desertora del campo de los vencedores”. Pero si la historia antigua ya sabemos quienes la escriben, en el caso de la reciente lo hacen precisamente quienes Kapucinski señala que no sirven para ese oficio: los cínicos. Y más aún, los frívolos, los desmemoriados, los venales y mercenarios, los que banalizan.

Va de ejemplo paradigmático: En la publicación Publimetro, en medio de notas de obvia pertinencia pública, social y periodística como: “Fotos: las gemelas de Playboy del Manchester United”, “Video: esta chica es la última sensación en internet” y “Yolanda Ventura, de Parchis a desnudarse en Playboy”, figura un artículo de Fernanda Tapia titulado: “Si ya regresó el PRI… que no regrese el EZLN”. El artículo ostenta su calidad informativa desde la primera línea: “Después de dos sexenios sabáticos, el Sub anuncia el reencuentro”.[1]

¿Cómo llegué a tan sólido artículo periodístico? A través de Twitter, donde puede hallarse un bajo porcentaje de información e ideas y un alto porcentaje de, como diría la escritora Malú Huacuja del Toro, tuiteces. Y como a tuiteces necias respuestas serias, contesté a Fernanda Tapia que quien tuvo dos sexenios sabáticos es su cerebro. Porque parece que durante estos sexenios se ha alimentado de información tan nutricia como la que puede hallarse en Publimetro, pero los zapatistas le pasaron de humo.

No para refrescarle la memoria, porque eso supondría que tiene una, sino para darle elementos mínimos que la libren de la vergüenza de escribir de lo que no sabe, la remitimos –si acaso Fernanda Tapia leyera esto o alguien se lo mostrara— a un artículo de Luis Hernández Navarro, escrito quizá para refrescarles la memoria a los desmemoriados de su propio diario La Jornada (por ejemplo Guillermo Almeyra, que solamente recuerda lo que haya hecho Morena): “Ignorancia, pérdida de memoria o mala leche son algunas de las razones que explican las opiniones de quienes aseguran que el zapatismo es una creación de Carlos Salinas de Gortari, o que dejó de luchar durante los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón y acordó un entendimiento con ellos. No hay un solo hecho que justifique esas acusaciones.

“Si una fuerza descarriló el proyecto de poder transexenal de Salinas esa fue el EZLN. Si un movimiento abolló la corona del mandatario que pretendía pasar a la historia con bombo y platillo, ese fue la rebelión indígena del sureste.

“El balance que el zapatismo hace sobre la forma en que 12 años de administraciones de Acción Nacional, en general, y seis de Felipe Calderón en particular, encararon el desafío del EZLN no hace concesión alguna. Su juicio es sumario: fracasaron.”[2]

El artículo de Hernández Navarro podría servir de resumen introductorio para quienes durante estos doce años estuvieron de vacaciones informativas y se imaginan que lo que no ven no existe.

Guillermo Almeyra dice que somos amigos de la soledad y así me recuerda un chiste étnico: Cuando hay una tormenta en el Mar del Norte, los británicos anuncian: “El continente ha quedado aislado”.

Comenzar un artículo con una mentira de ese tamaño, como Fernanda Tapia y sus “doce años” de ausencia del EZLN, es una buena manera de exponerse al escarnio público. El caso de Tapia no es desdeñable, porque participa en programas de radio, estaba en “Las del estribo” en MVS, o en programas de Once TV México. Por cierto hay que esperar a que suban a internet el programa “Diálogos” donde participaron trabajador@s sexuales de la Brigada Callejera Elisa Martínez denunciando cómo la criminalización de portar condones echa por tierra el trabajo en prevención del VIH de l@s trabajador@s. El programa fue conducido precisamente por Fernanda Tapia, cuyo desparpajo le ayudó a salir airosa de un tema difícil que otra conductora quizá no habría podido llevar a buen puerto. Además, si Fernanda Tapia les hubiera preguntado a l@s entrevistad@s por los zapatistas, ell@s le habrían explicado lo que los zapatistas han hecho en los doce años que Tapia estaba de sabático informativo. La Brigada Elisa Martínez es un ejemplo de zapatismo civil y urbano que no reniega, sino muestra orgullosa su cercanía ideológica y ética política al EZLN. Y ese tipo de información es la que no tiene Almeyra por su ascetismo de no ver TV.

Pero el caso de Fernanda Tapia es diferente al de Almeyra o de Sanjuana Martínez, para dar sólo dos ejemplos, porque llega a un público masivo, y por ende sus mentiras (quizá involuntarias, resultado de opinar de temas que desconoce) llegan a un público más amplio que las pequeñas capillas que leen a los primeros. Por ello la responsabilidad de Tapia es mayor y su cinismo más reprochable, como lo ha hecho en uno de sus libros la periodista Marcela Turati, premio “Louis M. Lyon” a la conciencia e integridad otorgado por la Fundación Nieman de Periodismo en Harvard, ¿cachetada con guante blanco a la Universidad de Harvard que recibirá al genocida Calderón como maestro?

Para Marcela Turati, Fernanda Tapia sirvió de ejemplo de lo que no debe hacerse: banalizar el mal, la violencia, el crimen y las muertes. En su libro Fuego Cruzado, Turati escribió: “Con la misma emoción con la que una conductora de televisión anuncia al concursante que está por ganar una casa o un automóvil, todas las noches Fernanda Tapia da lectura al “ejecutómetro” del día. “¿Anoche se le hicieron muchos muertos? Pues agárrese porque ayer fue el día de más muertitos al año, ¡60 muertitos!, y se los voy a platicar uno a uno, no se vaya”, abrió uno de los programas antes de ir a comerciales y al regreso –como en cada emisión—detalló los asesinatos mientras el marcador sumaba el resultado acumulado y ella saltaba de gusto si el número de difuntos rompía el récord.

“Con ese macabro conteo fúnebre inicia El Almohadazo, un programa nocturno basado en información policiaca y donde hasta la peor de las masacres es motivo de chiste. En el contexto de la guerra, Tapia es una suerte de bufón- cronista que se burla de la violenta realidad nacional y nos enfrenta al estiramiento cotidiano de los límites del horror, a la pérdida de sensibilidad ante la barbarie, a la banalización de la vida humana”.[3]

La tendencia de Fernanda Tapia a trivializar la lleva a calificar, en el artículo de Publimetro que comentamos, la tortura y la violación sexual de mujeres durante la agresión policiaco-militar a Atenco en 2006 como “manoseo a un resto de chicas”.

Hay una diferencia abismal entre el trabajo profesional premiado por la Fundación Nieman de Periodismo en Harvard y la labor banalizadora de tragedias que Fernanda Tapia ha practicado en “El Almohadazo” y “Las del Estribo”. Por eso no es extraño que tenga el cinismo de cifrar en dos sexenios sabáticos el silencio de los zapatistas: Si las cotidianas muertes le causan fascinación y le sirven para presentar el “ejecutómetro” como un juego de feria, las muertes, desplazados, presos políticos y la resistencia de las comunidades zapatistas (de las que además no ha podido enterarse en Publimetro, MVS o Canal Once) le pueden parecer algo banalizable, de manera más cínica aún que Guillermo Almeyra (quien califica de “tonterías” las denuncias zapatistas de complicidad de la izquierda electoral en la contrainsurgencia). Las violaciones son manoseos, los asesinatos cifras en una cuenta emocionante (al despedirse de “Las del estribo”, Tapia dijo al aire que lo que más extrañaría son las notas rojas) y el silencio de la comandancia del EZLN (que no de todo el EZLN, porque las Juntas de Buen Gobierno han seguido denunciando su situación todos estos años) puede servirle para escribir “dos sexenios sabáticos”. Ojo, quienes pretenden ser periodistas más serios como Almeyra o Sanjuana Martínez, su aversión al EZLN por criticar a sus candidatos los lleva, cuando escriben mentiras y verdades a medias sobre ellos, a acercarse peligrosamente a Fernanda Tapia.
.
[1] Fernanda Tapia, Si regresó el PRI… que no regrese el EZLN, Publimetro, http://www.publimetro.com.mx/fernanda-tapia/si-regreso-el-pri-que-no-regrese-el-ezln/mmbh!zMxlDmHOMX0
[2] Luis Hernández Navarro, El zapatismo, Salinas y el PAN, La Jornada Indignados, http://indignados.jornada.com.mx/recientes/opinion-el-zapatismo-salinas-y-el-pan-luis-hernandez-navarro
[3] Marcela Turati, Fuego Cruzado. Las víctimas atrapadas en la guerra contra el narco, pág. 30.

-:-

No hay comentarios: