15/10/17

Visita del CNI, del CIG y su vocera Marichuy en territorio zapatista. Caracol de Morelia



Pues ya escuchamos a nuestras compañeras concejalas que forman el Concejo Indígena de Gobierno y antes de empezar les quiero informar que hasta ahorita llevamos 141 concejales, que están integrando ya el Concejo Indígena de Gobierno, de 35 pueblos indígenas de 62 regiones del país, de las 93 que tenemos pensadas que pudieran salir los concejales, entonces todavía estamos caminando, todavía se está organizando los diferentes pueblos indígenas para completar ese gran Concejo Indígena de Gobierno. 
También, hermanos y hermanas, agradecerles esta organización para recibirnos, muy bonito. Al venir caminando venía viendo los cerros, los ríos, los árboles y decía: “qué bueno que aquí no se los han contaminado, qué bueno que aquí no han permitido que les corten esos árboles, qué bueno que aquí se están organizando”. Y se ve el trabajo que se tiene y ese trabajo lo estamos queriendo impulsar en las diferentes regiones del país, a los modos de los pueblos indígenas, a sus formas, a su estilo, cada quien tenemos que organizarnos para cuidar eso que nos han dejado nuestros abuelos, eso que por años han peleado y que se los han querido quitar. 
Algunos lugares han costado muertes, encarcelamientos, desaparecidos, represiones, pero no importa, creo que todos los que estamos en el Congreso Nacional Indígena estamos sabidos lo que nos espera y vamos a seguir adelante, y solamente la organización de todos los pueblos indígenas podemos demostrar al poder, al capitalismo, que sí podemos quitarlo, que sí podemos quitarlo de raíz, porque ése es el que nos está queriendo despojar de nuestras riquezas, ése es el que nos está haciendo que nos peleemos entre nosotros para ellos aprovechar nuestras riquezas, él es el que está pensando de qué manera nos saca de nuestras comunidades y se queda con esas riquezas que se tienen. 
Y nosotros dijimos “no lo vamos a permitir”, pero solos los pueblos no vamos a poder, por eso pensamos que vamos a salir a caminar y a recorrer este México y que vamos a ir invitando a todos nuestros hermanos de la ciudad, a todos nuestros hermanos de la sociedad civil, a todos nuestros hermanos que también están luchando allá, para que juntos nos demos la mano y podamos quitar este sistema que nos está queriendo acabar, principalmente a nuestros pueblos, a nuestras comunidades, a nuestros habitantes, nos están imponiendo programas, y estos programas solamente traen división al interior, traen muerte de nuestras tierras, traen contaminación de nuestras aguas, y por eso ya no estamos de acuerdo como pueblos indígenas que estamos dentro del Congreso Nacional Indígena. 
Y queremos caminar juntos con todos nuestros hermanos de los diferentes pueblos de México, tenemos que darnos la mano ahora para poder defendernos nosotros mismos, como dijo la Comandanta Míriam. Tenemos que sentir esa confianza con nuestros hermanos que están aquí y que juntos descubramos ese gran monstruo que nos quiere acabar y ese monstruo no solamente está en México, está en todo el mundo. Por eso tenemos que darnos la mano, tenemos que luchar juntos, tenemos que pensar cómo cuidar a todos nuestros niños, a todas las mujeres, los hombres y tenemos juntos que cuidar esa tierra que nos dejaron nuestros abuelos. 
Tenemos que acabar este monstruo y lo tenemos que hacer todos juntos, organizados, y creo que si nos damos la mano, todos, sí lo podemos lograr, hermanos. Sí lo podemos hacer. Y tenemos que confiar que nuestra voz se va a escuchar, nuestra organización se va a mirar más allá, y entonces el poderoso se va a poner a temblar cuando nos vea a todos los originarios de este país, que son los pueblos indígenas, unidos y organizados y defendiendo esta patria que es nuestra, porque aquí estábamos primero nosotros y tenemos que recuperar esto, y lo tenemos que reorganizar a nuestro modo, porque ya vimos que como está organizado no funciona, nos trae muerte, nos trae destrucción, nos trae división, nos trae pleito. Tenemos que darnos la mano todos, todos los que sentimos que es importante tener una vida digna, una vida que tenemos que transmitir a todos los que vienen atrás. 
Eso tenemos que lograrlo, hermanos, en este caminar, juntos pueblos indígenas, juntos comunidades, juntos hermanos que están en la ciudad, en la sociedad civil que ya también están pensando cómo articular estas fuerzas y juntos sí lo vamos a lograr.
¡Viva el Concejo Nacional Indígena!
¡Vivan los pueblos indígenas de México!
¡Vivan los pueblos indígenas del Mundo!

Gracias hermanos.
-.- 

A los compañeros y compañeras del Congreso Nacional Indígena.
A los compañeros de la Sexta nacional e internacional.
A los compañeros y compañeras del Concejo Indígena de Gobierno.
En especial a la compañera María de Jesús Patricio Martínez, vocera del Concejo Indígena de Gobierno de México.
A los hermanos y hermanas que por primera vez han llegado a conocernos.
Hermanos y hermanas:
En el nombre de los compañeros bases de apoyo zapatistas hombres, mujeres, niños, niñas, ancianos y ancianas aquí presentes me permito el uso de la palabra.
El habernos encontrado en este centro de encuentro rincón del México y del mundo no porque es un gusto es porque sabemos que todos y todas es una serie de necesidades que nosotros nos toca luchar para ponerlos en su lugar como queremos nosotros los trabajadores del campo y de la ciudad. 
Voy a hablar un poco o platicar un poco de la historia de las mujeres, de las abuelas de nuestros bisabuelos, de nuestros tatarabuelos que fueron explotados en las fincas. Antes, cuando estaban los finqueros, los rancheros que decimos, nuestras abuelas fueron explotadas, discriminada, porque nunca lo tomaron en cuenta, que la mujer no sirve para nada, que la mujer no vale nada, que la mujer sólo sirve para tener hijos, para cuidar la casa. Nuestras abuelas sufrieron durante mucho tiempo de la esclavitud porque ellos están sometido de tantos trabajo por los patrones, nuestras abuelas se levantan muy temprano para hacer todo el trabajo necesario de la casa, porque saben al amanecer tiene que ir a trabajar en la casa del patrón. 
Nuestras abuelas cuando se enferman el patrón nunca le da permiso a que descanse sino que es obligado, tiene que trabajar y cuando se van en las hacienda en el trabajo a él lo maltratan, lo humillan, lo desprecian por ser pobres y por ser mujeres. Nuestras abuelas cuando trabaja en casa del patrón tiene que dejar listo lo que comen sus hijos y su esposo, cuando llega a la casa del patrón ahí ella tiene que agarrar un trabajo de lavar la ropa, de barrer la casa, lavar los platos y todo lo que le dicen el patrón tienen que hacer. 
Las mujeres jóvenes trabaja con el patrón, le obligan que quiere que lo atendiera pues cuando llega el patrón, le quita los zapatos, lo sacan, o sea lo llevan todo lo que necesitan para ir a bañar, es lo que hacen las muchachas y a veces ahí así son violadas. Y así fue el sufrimiento de nuestras abuelas por que ellos a veces les dan el trabajo duro, el más duro trabajo es que muelen la sal del ganado, le dan por tarea y cuando es tiempo de cosecha de café las mujeres se van por que le dan un costal de café despulpado para quitar la cáscara, todo el día tiene que trabajar ahí nuestras abuelas, y el día de descanso que dicen los patrones que no llegan a la casa grande del patrón a trabajar porque se turnan las abuelas.
No es porque descansan sino que tienen que ir a la milpa a cargar el maíz, a cargar la leña, a limpiar la milpa porque nuestros tatarabuelos nunca pudieron pagar su deuda porque cada mes, cada vez, cuando rentan un pedazo de terreno tienen que pagar en el trabajo del patrón, no tuvo tiempo para limpiar sus milpas por eso nuestras abuelas son ellas que tienen que trabajar duro. 
Es lo que pasó con nuestras abuelas, pero hay otros que son los mozos, los criados que dicen que siempre está dentro de la casa del patrón, que no tienen familia sino que el patrón lleva a la casa grande los niños huérfanos y son los mozos o los criados del patrón y esos que llegan ahí los niños o niñas del patrón son dueños del patrón, porque lo explotan, porque ahí no tiene libertad para jugar. Ellos cuidan los animales, los puercos, los perros, las gallinas, cargan agua, cargan leña, desgrana maíz, si son niños chicos, si no pueden desgranar el maíz, la patrona llega donde están las hormigas y le meten la mano los niños aunque lloran los niños, nadie lo defiende, nadie lo escucha y así sufrieron muchos años, compañeros. 
Y cuando ya son hombres grandes le cambian el trabajo, le ponen como si fueran los arrieros, que trasladan las mercancías, los productos que cosechan el patrón en las ciudades; ellos son muy maltratados, compañeros, hasta a veces nos da tristeza cuando nosotros nos cuentan, los niños, los patrones cuando hacen fiesta con sus compadres, sus amigos, los criados, los niños que son criados ahí en esa hacienda le dejan en la puerta para que no lo dejan entrar ni un perro a la casa donde está conviviendo el patrón con sus amigos, no le daban de comer todo el día, a veces sólo le da tiempo para tomar un poquito de pozol, es lo que le pasa así los criados. 
Cuando se van en las ciudades a traer mercancía porque los patrones traen todo lo que necesitan la gente que estaban ahí viviendo dentro de su rancho como si fuera la tienda de raya, ahí sacan todo lo que necesita y aumenta y aumenta sus deudas que nunca lo pueden pagar, así sufrieron nuestros abuelos y abuelas y así sufrieron las mujeres maltratadas que nunca tuvieron el derecho de reclamar todo lo que ellos le pasaron. 
Después decían nuestros abuelos que un día se dieron cuenta de la explotación y el maltrato, salieron y subieron a las montañas porque los patrones lo tenían acaparado todas sus tierras buenas pero el cerro no lo quiere porque es cerro, porque hay pedregales, nuestros abuelos salieron a refugiarse a vivir ahí en los cerros para que pudiera salvarse un poco de la explotación. Por familia fueron huyendo en las montañas, buscaron dónde hay agua, ahí vivieron mucho tiempo, después se dieron cuenta que no debe ser así, estar separados. Nuestros abuelos tuvieron que buscarse en el lugar donde están para bajar a buscar un pedazo de tierra donde vivir en la comunidad y así hicieron, los poblaron en un lugar se juntaron, volvieron a regresar y ahí formaron una comunidad para poder trabajar así en común. 
Gracias a nuestros abuelos que ellos nunca dejaron de trabajar en común, en colectivo, y así fundaron sus poblados, no eran ejidos, son poblados, después apareció los poblados, pero más aún, no salieron en la libertad nuestras abuelas, porque nuestros abuelos traían un pensamiento del patrón, aprendió del patrón que cómo lo trataban a las mujeres y ya después aparece el patroncito de la casa que los hombres no respetan a las mujeres, lo maltratan a las mujeres, lo golpean a las mujeres, lo humillan a las mujeres; es lo que nos pasó, compañeros y compañeras. 
Y después cuando estaba ahí, ya ahí, es donde los padres pues cuando nacimos como niñas no somos bienvenida en este mundo porque somos mujeres, pero si nace un niño ahí sí todavía hacen fiesta porque nace un niño, que el niño vale más, que el niño es el que puede hacer el trabajo pero las mujeres sólo servimos para la casa, sólo servimos para cuidar niño; es lo que metió en su cabeza nuestros abuelos. Pero después cuando había escuelas nosotros no nos mandaba a la escuela nuestra mamá, ¿por qué? Porque nos enseña a cargar el hermanito, a lavar la ropa, a moler la masa, a tortear la tortilla, porque lo que aprendemos es que lo que dicen ellos si nos casamos ya sabemos atender nuestros esposos, es lo que decían nuestras mamás.
Pero después pasó años así, así que no es cierto, compañeras, por eso mucho de las mujeres ahora no saben escribir, pero después nos dimos cuenta que gracias a nuestra organización nos dio este lugar como mujeres, pero falta todavía para poder tomar ese lugar. Y ese lugar es lo que nosotros tenemos que ocupar nuestro lugar donde nosotros nos ha arrebatado durante muchos años que nos han negado nuestros derechos, por eso nosotros estamos tomando nuestro lugar como mujeres, pero tampoco no quiere decir que nosotros lo vamos a despreciar a los compañeros a que nosotros somos más que ellos. 
Nosotros lo que queremos entendernos es que tenemos que respetarnos, respetémonos a las compañeras y que nos respetemos a nuestros compañeros, es lo que nosotros queremos, compañeros y compañeras, pero lo estamos viendo un otra vez el gobierno nos trata de engañar una vez más, porque nos trata de engañar con sus recursos económicas, con sus políticas y culturales donde nos quieren meter malas ideas, donde nos quieren quitar otra vez nuestras tierras y no sólo van a quitar las tierras buenas sino nos quieren quitar todo, absolutamente todo, hasta los cerros. Es lo que hace el gobierno ahora, es lo que quiere quitar otra vez, pero nosotros no vamos a permitir, compañeros, compañeras. 
Sabemos que el gobierno su plan neoliberal no sólo quiere conquistar a un país, sino que quieren conquistar todo el mundo y si nosotros no hacemos nada, si nosotros no nos organizamos, queremos que vuelva otra vez como nuestros abuelos que sufrieron, que vamos a ser explotados, más peor como sufrieron nuestros abuelos y abuelas, y eso, compañeros y compañeras, no vamos a permitir. 
Pero ni pensemos, compañeras, que con el Concejo Indígena de Gobierno, ni con nuestra vocera, no vamos a pensar que ellos nos va a salvar. Nosotros, cada uno de nosotros tenemos que salvarnos. compañeras, porque si no hacemos nada, nuestra vocera tampoco nos va a salvar, porque no es ese que manda pues, es el pueblo que tiene que dar la fuerza a nuestra vocera, es el pueblo que manda y nuestra vocera y nuestro Concejo de Gobierno, tiene que obedecer al pueblo. Es lo que queremos, compañeras, que no tengamos miedo,  no tengamos miedo a nadie, luchemos donde quiera que estemos compañeras, en nuestra colonia, en nuestro paraje, en nuestro centro de trabajo, es lo que nosotros les pedimos, compañeras. 
Ojalá que entendieron un poco y disculpen, compañeras, y aquí cierro ésta participación pero vamos en la segunda, ojalá que les sirve. Hay un cuarteto de una canción que voy a cantar porque no estamos en actos culturales, pero a ver si se puede, compañera, bueno, así dice, no importa si puedo cantar bien o no, solamente las letras:
Si no luchas por ahora, nadie va a hacer por ti
debes ya de levantarte, no debes seguir así
dirán que sí, sí, sí, dirán que no, no, no 
no tengas miedo aunque hablen mal de ti.
Tenemos que organizarnos, con conciencia y valor
hoy podemos todas juntas, construir un mundo mejor,
dirán que sí, sí, sí, dirán que no, no, no
así todas juntas lo vamos a lograr.
-*-
Quiero además hablar sobre arte, cultura y comunicación.
Nosotros, nosotras, es importante el arte, la cultura y la comunicación ya que no existe en los pobres y si las hay pero en las manos de los capitalistas y lo están usando en puros negocios y en bien de ellos mismos. 
Ustedes, compañeros y compañeras, que trabajan el arte deben también organizarse y tomen el rumbo de sus destinos y que aprendan a tomar decisiones según como ustedes ven las necesidades de sus artes.
No vendrá ni una persona que los salve, ya tantas veces hemos visto que palabrerías de un mierda político nunca son la solución, somos testigos que ésos pueden hablar con palabras bonitas y les recuerdo que ésos son puras mentiras y engaños.
No vendrá nadie que los salve si no se organizan ustedes e incluso nosotros, nosotras, los zapatistas no somos la solución, la verdadera solución son ustedes y con el tiempo verán que si logran organizarse ahí encontrarán razones para organizarse.
No porque así lo decimos nosotros, nosotras, no porque les gusta ni porque no les gusta, es porque así requiere la vida en igualdad.
En la cultura, tantos desprecios hemos encontrado nosotros, nosotras los indígenas del mundo por nuestra forma de vestir, de hablar, de festejar, ni queremos además imponer, sólo reclamamos respeto con nuestra cultura y queremos mantenernos así.
Necesitamos y merecemos respeto de nuestra cultura  los indígenas del mundo.
Por ejemplo los hermanos catalanes merecen respeto con sus culturas, los hermanos y hermanas del país vasco tienen sus culturas merecen respeto; a los punks tienen sus culturas merecen respeto y así a cada cultura respetémonos.   
A los trabajadores de los medios de comunicación, fotógrafos y prensa escrita, tanto trabajadores de los medios independientes y de paga, ustedes deben mejorar sus trabajos en la comunicación diciendo la verdad para los pueblos y sin convertirlo en grandes negocios.
Siembren una cultura de hablar la verdad en bien de los pueblos pobres. 
Ustedes los trabajadores de los medios de paga, sabemos que ustedes están manejados por sus patrones, no son culpables que no sacan lo que quieres que te lo difundan porque hay un patrón que prohíbe difundirlo y bien que se hace cómplices con gobiernos que no permiten decir las verdades. 
Deben de organizarse y recordemos, compañeros y compañeras, hermanos y hermanas, lo que dijo un día el general Emiliano Zapata, que la tierra es de quien la trabaja. 
Lo mismo les decimos que para los que trabajan en el arte es de quien la trabaja, la cultura es de quien la hace y de quien la trabaja, y la comunicación es de quien la trabaja. 
Para esto requiere organización y que nadie los mande, ni quien los limite ni persigue por usar la libertad de expresión.
Son ustedes que deben cambiar el modo de cómo deben estar organizados y dejarlo atrás como está actualmente, porque actualmente por organizarnos somos reprimidos y acosados por hablar la verdad.
Y hablar de organización es colaborar a cada uno quienes lo integran, como hicimos estas construcciones donde estamos ahora, esto es todo esfuerzo de bases de apoyo zapatistas; se hizo a base de esfuerzos de hombres, mujeres, jóvenes, jóvenas, ancianas, ancianos, niños y niñas, y todo el dinero gastado fruto de 20 años de trabajos colectivos y de distintos trabajos.  
Sigue siendo importante más que nunca de organizarnos porque las cuatro ruedas del capitalismo, la explotación, la represión, el despojo y el desprecio aún en pie y están mejorando más todavía para chingarnos los malos hombres de dinero, y el gobierno nada hace para ayudarnos, al contrario, se pone a lado de los neoliberales y cada vez modernizando esas cuatro ruedas.
No solo están jodiendo con eso, seguro que siguen estudiando cómo modernizar la explotación, cómo mejorar la represión, sobre todo que legalizaron el despojo de nuestras riquezas naturales y porque de por sí nos ven con desprecio nosotros los indígenas, y seguro que ellos ya están imaginando cómo saquear todas las riquezas  que hay en nuestros territorios y quisieran despojarnos a sus maneras. Eso no lo podrán.
Hoy por hoy, hay una pregunta que está al aire, y nos preguntamos ¿será que así Dios quiere que seamos pobres?, ¿o será porque así es nuestro destino de ser muy jodidos?,  ¿será porque nuestro color dorado porque estamos día a día bajo sol en trabajos duros y así diariamente en trabajos duros y como premio es ser pobres? Nosotros respondemos que no, es porque hay alguien como parásitos  de la sociedad de nuestro mundo que nos explota, que nos roba, que planean de cómo nos tiene tan pobres.
Y esos malvados hombres son ellos que piensan de cómo nos tienen explotados, reprimidos, despojados y despreciados.
¿Cuándo, hermanos y hermanas, compañeros y compañeras, hemos visto trabajar un rico de sol a sol y por eso son ricos?, ellos nunca trabajan, se la pasan sentados diariamente pero su ganancia es seguro y cada vez más son ricos; Entonces, ¿Por qué nosotros los pobres trabajamos duro de sol a sol y cada día somos más jodidos?.
Nosotros los indígenas cargamos diariamente día y noche esas cuatro ruedas del capitalismo, la explotación, la represión, el despojo y el desprecio.
Nosotros los indígenas hay algo que nos enorgullece: es que nosotros sí sabemos qué es la resistencia y así son todos los indígenas del mundo.
Nosotros entendemos las traducciones de la libertad, la justicia y la democracia, al igual que los otros continentes, creo lo que nunca le encontramos su traducción es el que chingue a su madre Trump.

Muchas Gracias.
-.-


A los compañeros y compañeras del Congreso Nacional Indígena.
A los compañeros de la Sexta nacional e internacional.
A los compañeros y compañeras del Concejo Indígena de Gobierno.
A nuestra compañera María de Jesús Patricio Martínez, vocera del Concejo Indígena de Gobierno de México.
A los hermanos y hermanas que por primera vez han llegado a conocernos.
Hermanos y hermanas:
En el nombre de la Junta de Buen Gobierno Corazón del arcoíris de la esperanza de la zona Tzot’z Choj,  y en el nombre de las bases de apoyo, hombres, mujeres, niños, niñas, ancianos y ancianas aquí presentes. 
Sean todos bienvenidos, bienvenidas aquí en la sede de la Junta de Buen Gobierno Corazón del arcoíris de la esperanza de la zona Tzot’z Choj, Chiapas, México. 
A los y las que nos acompañan en este encuentro les pedimos una disculpa por no darles un alojamiento cómodo, un alimentación mejor o un mejor servicio. 
Pero sí les agradecemos bastante por acompañarnos en estos días para acompañar nuestra compañera María de Jesús Patricio Martínez, vocera del Concejo Indígena de Gobierno de México y los pueblos que integran el Congreso Nacional Indígena, y todos, todas, que también han llegado a ver y escuchar en la forma en que estamos organizados en esta zona.
A todos los que estamos presentes en este día y a todos los  que querían venir y no pudieron llegar por cuestiones de salud u otras razones  pero también con el mismo corazón y pensamiento de buscar una vida con justicia, democracia, libertad para todos y todas.
A todos los grupos colectivos y organizaciones, adherentes de la Sexta, poblados  y organizaciones indígenas miembros del Congreso Nacional Indígena y las bases de apoyo zapatista, sean todos y todas BIENVENIDAS Y BIENVENIDOS a este lugar de todos.            
GRACIAS 

15 de octubre de 2017
 -.-
 
Buenas tardes compañeras y compañeros.

A las compañeras y compañeros concejales del Concejo Indígena de Gobierno
A las compañeras y compañeros delegados del Congreso Nacional Indígena
A los hermanos y hermanas que por primera vez han llegado a conocernos.
A las compañeras y compañeros de la Sexta nacional e internacional.
A los compañeros y compañeras de los medios libres.
A la prensa nacional e internacional.
En especial a la compañera María de Jesús Patricio Martínez, vocera del Concejo Indígena de Gobierno de México.

A nombre de las niñas, niños, mujeres, hombres, ancianas, ancianos bases de apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional y los compañeros y compañeras del Comité Clandestino Revolucionario Indígena de la zona Tzot’z Choj.

Les damos la más cordial bienvenida en nuestra casa de todos y todas en este Caracol IV Torbellino de nuestras palabras de la Tzot’z Choj. 
Bienvenidos y bienvenidas pues a este encuentro histórico de un evento político para buscar la vida de nuestro país México.
A pesar de las inclemencias del tiempo están con nosotros y seguro que porque también estamos conscientes acabar los males que nos está haciendo los malos gobiernos y por eso estamos buscando la libertad, la justicia y la democracia.  Siéntanse como en casa, como en su territorio porque este espacio es de todos y todas sin importar continente.

Muchas gracias.


Octubre 15/2017

No hay comentarios: